El 60% de los 400 municipios incluidos en la primera etapa de la Cruzada son indígenas, afirma Rosario Robles Berlanga.
Pide corresponsabilidad de estados y municipios para alinear programas y construir un padrón único de beneficiarios.
La Titular de la Sedesol se reunió con integrantes del Consejo de la Conferencia de Congresos Locales (Copecol).

El 60 por ciento de los 400 municipios considerados en la primera etapa de la Cruzada Nacional Contra el Hambre (CNCH) son indígenas, porque la pobreza tiene mucho que ver con el olvido de los pueblos originarios, afirmó la Secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, ante los integrantes del Consejo de la Conferencia de Congresos Locales (Copecol).

En reunión con legisladoras y legisladores de diferentes signos partidistas, procedentes de 15 estados de la República, la Titular de la Sedesol afirmó que la Cruzada, como estrategia de inclusión, tendrá como rasgo distintivo la participación comunitaria a través de asambleas y talleres de planeación para definir prioridades y aterrizar programas que respondan a la cosmovisión, organización y diversidad indígenas.

Acompañada por los subsecretarios de Desarrollo Social y Humano, Ernesto Javier Nemer Álvarez, y de Prospectiva, Planeación y Evaluación, Juan Carlos Lastiri Quirós, así como del Presidente del Copecol, Eduardo Andrade Sánchez, la funcionaria dijo que en los indígenas está la raíz de la tradición comunitaria, de la participación y de la solidaridad, lo cual facilitará y garantizará la contraloría social en este proceso.

Explicó que “el 60 por ciento de los 400 municipios considerados en la primera fase de la Cruzada son indígenas. Sabemos perfectamente que la radiografía de la pobreza en el país tiene que ver con el mundo indígena, con este olvido de mucho tiempo. Por eso están considerados de manera fundamental en esta estrategia”, enfatizó la funcionaria federal.

Señaló que la Sedesol trabajará de manera coordinada con la Comisión Intersecretarial Para la Instrumentación de la Cruzada Contra el Hambre, donde participan varias Secretarías de Estado y la Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), para transformar el entorno de esas comunidades donde hay pobreza y hambre.

Si logramos que los mexicanos coman tres veces al día, que generen su propia capacidad productiva; si transformamos las condiciones de salud, de educación y de vivienda en que actualmente se encuentran, vamos a dar un paso gigantesco en el combate a la pobreza extrema, mencionó la funcionaria federal.

Comentó que este año el trabajo se centrará en 400 municipios rurales y urbanos, cifra que se va a ampliar en la medida en que se concrete la estrategia y se reoriente el presupuesto a los objetivos de la Cruzada Nacional Contra el Hambre.

En este sentido, la secretaria de Desarrollo Social y el presidente de la Copecol coincidieron en exhortar a los estados y municipios a actuar de manera corresponsable para promover, a través de sus congresos locales, mayores recursos para las comunidades identificadas con carencia alimentaria y pobreza extrema.

“Es momento de poner en el centro de la acción a la gente, y de poner justamente a quien menos tiene para llevarle los beneficios de las acciones de Gobierno”, indicó la secretaria de Desarrollo Social.

Invitó a los legisladores a realizar una gran movilización ciudadana en favor de la Cruzada y participar como observadores de la misma, a fin de alejar la inquietud de que los apoyos no siempre llegan a quienes más los necesitan.

Robles Berlanga aseguró que se debe transparentar la información de cada uno de los programas sociales, por lo cual se construirá un padrón único de beneficiarios, para evitar duplicidades. “Tenemos toda la disposición para llegar a un padrón único, pero necesitamos la misma voluntad de parte de los gobiernos estatales y municipales, para poder cruzar la información, en un compromiso colectivo.”

Informó que la Sedesol rediseña algunos programas sociales, con el propósito de avanzar en la consolidación de la política social de nueva generación. Puso como ejemplo el programa de Desarrollo Humano Oportunidades, porque está demostrado que las transferencias monetarias no resuelven el problema de la pobreza, si no se acompañan de la participación comunitaria y de la productividad, traducida en ingreso.

En el encuentro con la titular de la Sedesol estuvieron diputados locales de Aguascalientes, Campeche, Chiapas, Estado de México, Guerrero, Hidalgo, Michoacán, Puebla, Morelos, Nayarit, Nuevo León, Querétaro, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas.

COPECOL1JPG