México, D. F., a 11 de diciembre de 2013

Palabras de la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, en la presentación de la Agenda Nacional de Juventudes Las juventudes proponen , en el Museo de la Tolerancia.

Muchísimas gracias. Muy buenas tardes a todas, a todos. Agradezco muchísimo a Leonor Calderón esta invitación; a Marcia de Castro, estamos trabajando de manera muy efectiva y muy solidaria en todas estas causas, que son las causas de la igualdad y de la inclusión; son las causas que tienen que ver con lo que el presidente Enrique Peña Nieto ha señalado como un México incluyente. Muchísimas gracias también a Cecilia y Mariana por esta presentación a nombre de las 127 organizaciones que participaron en la construcción de esta agenda nacional.
Muchas gracias a Miguel por sus palabras. Reflexionando sobre lo que aquí se ha dicho, y pensando en todo el planteamiento y el rediseño de la política social que se ha emprendido con este gobierno, hablamos de una política social de nueva generación Vengo de un evento, justamente hace un momento, en la mañana, temprano, con organismos de la sociedad civil también, y con representantes de organismos internacionales, relacionado con el tema de la desnutrición infantil y crónica.
Yo pensaba que justamente este replanteamiento de la política social está basado en un enfoque de derechos que trasciende la visión asistencialista y que incorpora una política que tiene que ver con el ciclo de vida. Evidentemente, no podemos pensar en una visión integral de la política social si no establecemos políticas públicas específicas para cada ciclo de vida. En la mañana platicábamos que si no teníamos una estrategia en los primeros mil días, es decir, desde que está una mujer embarazada hasta los dos primeros años de vida de un niño o una niña, pues no será un joven con oportunidades o una joven con oportunidades, es decir, tenemos que empezar desde el principio con estrategias de inclusión, con estrategias de igualdad y, por supuesto, llegar al momento de este ciclo de vida que tiene que ver con los jóvenes y las jóvenes del país en una visión integral, en una visión transversal. Y en eso hemos estado trabajando. Nos reunimos recientemente con el director del Instituto Mexicano de la Juventud, con José Manuel, con sus diversos directores, y planteábamos la necesidad justamente de este rediseño del Instituto como algo muy importante. El Instituto tiene que ir a una nueva etapa, a un nuevo momento que realmente responda a esta visión de derechos; que realmente responda a este carácter rector, transversal, de la política hacia los jóvenes y de las diversas políticas públicas que hay desde el gobierno federal hacia los jóvenes y las jóvenes y, por supuesto, que permita una articulación y una concurrencia también con las estrategias que se realizan a nivel estatal y municipal en materia de juventud.
Creo que esto es muy importante: rediseñar esta institución justamente y así lo hemos hecho a lo largo de este año, y terminaremos este proceso para que en 2014 podamos estar a la altura de los retos que nos está planteando el que una parte muy importante de nuestra población sea, precisamente, una población joven.
En segundo lugar, quiero señalar que nos sumamos de manera muy entusiasta a este proceso de participación, de consulta, no sólo lo celebramos y felicitamos.
Ciento veintisiete organizaciones participando, definiendo esta agenda tan importante, también con el concurso y la participación de todo el sistema de Naciones Unidas que, yo creo, es un acompañamiento vital, fundamental en todo este proceso y el que, además, como decía José Manuel, llega en un momento clave porque estamos construyendo este Programa Nacional de la Juventud, y aquí me parece clave que se asuma esta agenda, José Manuel, como parte de este proceso de consulta. Aquí ya hay una consulta importante y creo que, además de todo este proceso que se está haciendo a nivel nacional, evidentemente asumir esta Agenda Nacional de Juventudes como parte de la construcción del programa para los jóvenes y las jóvenes, es algo que nosotros, hoy, debemos asumir como un compromiso y aquí lo hacemos con mucha claridad y mucho entusiasmo.
Algunos aspectos que se plantean en la agenda, no menciono todos porque es muy amplia y ya se han referido de manera muy importante a ella tanto Cecilia como Mariana, Marcia y Leonor, pero un aspecto que para nosotros es clave, además del fortalecimiento del Instituto Mexicano de la Juventud, es evidentemente también el asunto legislativo, el que podamos conjuntamente con el Poder Legislativo impulsar un nuevo marco que nos permita tener una ley que esté a la altura de estas aspiraciones. Pero, sobre todo, plantearnos el tema de la inclusión y de la igualdad como un tema permanente y sistemático. Este país tiene a la mitad de su población en pobreza y si estamos hablando de que 9.4 millones de mexicanos de entre 15 y 24 años están en situación de pobreza, y que 1.8 están en situación de pobreza extrema, no podemos enfrentar realmente los desafíos que nos estamos planteando y no podemos construir una visión de futuro.
Realmente hay una condición de pobreza y de pobreza extrema que afecta a una parte muy importante de nuestro país. No puede haber cohesión, no puede haber seguridad, no puede haber movilidad social ni sentido de pertenencia, si el país no está realmente dando una opción a nuestros jóvenes; si el país no los está incluyendo y si no los está incorporando como parte fundamental de su propio desarrollo y de su prosperidad.
Y nuestros jóvenes, la única opción que tienen, en el mejor de los casos, es la economía informal o en algunos lugares, sumarse a las filas de la delincuencia o del crimen organizado, pues este país no está haciendo la tarea y no está construyendo un futuro. Por eso hemos emprendido todo este proceso de consulta; por eso hemos definido también, y lo platicaba ayer con nuestros líderes en materia juvenil del gobierno, que el Instituto tiene que estar presente en toda la estrategia de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, porque es una estrategia de inclusión social y bienestar en la que tiene que estar presente la visión de los jóvenes de manera transversal, porque ahí estamos hablando de combatir el rezago educativo; ahí estamos hablando de combatir la deserción escolar; ahí estamos hablando de vivienda, de calidad en la vivienda y de acceso a los servicios en la vivienda, y estamos hablando del ejercicio de un derecho básico, que es el derecho a la alimentación.
Si un joven tiene hambre, es un joven que no puede desarrollar todo su potencial, toda su capacidad, todo su talento. Estamos hablando del derecho a la seguridad social, del acceso a la seguridad social. Todos estos son ejes de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, y por supuesto tiene que estar esta visión transversal, sobre todo en el grupo que trabaja lo relacionado con ingreso y empleo. Ahí tienen que estar los jóvenes. Estamos dando pasos muy importantes. Por ejemplo, en el caso del Programa Oportunidades, el país le invierte a un niño, a una niña en la primaria para que sigan estudiando; invierte en la secundaria y le invierte en la educación media superior Y hasta ahí se queda.
Esos jóvenes a los que el país invirtió 15 años para que pudieran estar en el sistema de educación pública, no tienen después la liga, la salida productiva ni la de mayor nivel de educación; es decir, no estamos vinculando esta mayor generación de capacidad humana con un vínculo productivo y con una salida productiva. 
Entonces, hemos ya trabajado para que el Programa Oportunidades y los jóvenes que cada año se becan en educación media superior, que son más de 150 mil, se vinculen a los diversos programas de empleo del gobierno de la República, de ingreso del gobierno de la República, productivos, y también que sean población prioritaria en las becas de educación superior y rompamos el carácter regresivo que hoy tiene la administración de becas en nuestro país, a nivel de educación superior.
Estamos trabajando y ha lanzado aquí está Patricia Chemor Uno de los grandes temas que tiene que ver con prevención de embarazo adolescente en las comunidades pobres de México, justamente lo que estamos viendo son niñas de 13, 14, 15 años con niños en los brazos, y ahí esa joven ya no pudo definir su futuro, ya no pudo decidir sobre su futuro, y entonces todo el tema de prevención del embarazo adolescente y un ejercicio responsable de la sexualidad, creo que es uno de los temas más importantes de la agenda de inclusión social hoy en México.
Y así hay que hablarlo.
Así, esta campaña que se ha emprendido de manera muy importante con Conapo, de manera muy inteligente, muy creativa y de manera clara y transparente, poniéndole a las cosas su nombre, porque el que durante tantos años se hayan obviado estos temas nos ha llevado a que muchos de nuestros jóvenes vean truncados sus caminos a edades muy tempranas porque no supieron, no tuvieron la información y no pudieron acceder a una prevención, que es lo más importante.
Estamos trabajando en la prevención de la violencia, como un tema fundamental de los jóvenes, en el Programa Nacional de Prevención de la Violencia y en el propio sistema; en el propio Oportunidades estamos estableciendo la corresponsabilidad a nuestros jóvenes becarios para que asistan a talleres de no violencia, particularmente la no violencia de género, y la construcción de una cultura de paz, como un tema fundamental.
Así es que hemos dado pasos, pero todavía tenemos que trabajar mucho más en este sentido.
Los jóvenes son una poderosa fuerza de cambio; los jóvenes y las jóvenes, aquí nos lo han dicho, quieren una sociedad más igualitaria, y nosotros, como gobierno, estamos obligados a aprovechar ese entusiasmo, ese idealismo, esa vitalidad, y canalizarlos hacia la construcción de un mejor país, de un México incluyente.
Cuentan con nosotros.
Tomamos la agenda, nos la llevamos, y será parte, evidentemente, de este proceso de consulta y de construcción del Programa Nacional de Juventud. Muchas gracias.
ooOoo