Secretario José Antonio Meade Kuribreña: Muy buenas tardes tengan todas y todos ustedes.

Quiero darle la bienvenida aquí a la secretaría a Rocío Ruiz Chávez, que representa muy dignamente al secretario de Economía.

Quiero agradecerle mucho a Lorena Martínez Rodríguez, a la procuradora, que nos haya acompañado.

Este es un convenio que se inscribe en una lógica amplia de una instrucción que nos ha dado el presidente de que trabajemos juntos desplegando acciones, en protección de la economía familiar.

Hemos constituido ya hace algunas semanas un grupo de trabajo amplio, donde participan muchas dependencias con este objetivo puntual y este convenio que hoy suscribimos es una acción concreta, que se inscribe, justamente, en la lógica de proteger el patrimonio familiar.

Estamos muy contentos de que Lorena haya escogido participar en este convenio. Lo dijo bien, es un reflejo de confianza en la institución. Nos da mucho gusto además porque permite resumir muy bien lo que durante estos últimos meses, años, hemos venido haciendo entre Sedesol y la Procuraduría Federal del Consumidor, y nos parece importante y agradecemos que dejemos sentadas las bases de un trabajo institucional, de un trabajo que no depende de la permanencia de personas y que habrá de depender más bien de lo que este instrumento nos permita hacer, poniendo de acuerdo las voluntades y alineando los instrumentos que las instituciones ambas tenemos a nuestra disposición.

Quisiera señalar que son tres los objetivos centrales que busca este instrumento. El primero de ellos es que trabajemos juntos para fortalecer la protección de los derechos del consumidor, en particular en este caso, como objeto de este convenio, de los beneficiarios de programas a cargo de la Secretaría de Desarrollo Social y no omito saludar y reconocer a cada uno de sus titulares.

El segundo objetivo de este documento es que busquemos promover una cultura de consumo responsable.

Y el tercero de ellos es que propiciemos, al amparo del despliegue que este convenio nos permite, propiciar mejores condiciones de acceso a productos y servicios en los mercados y eso lo queremos hacer, primero, para mejorar la alimentación y proteger los ingresos y para, por esa vía, fortalecer la economía y el bienestar de la población en situación de pobreza.

Con esos fines vamos a trabajar en cuatro estrategias puntuales que el convenio delimita. La primera de ellas es que habrá de haber especial cuidado por parte de la Profeco de monitorear los productos de la canasta alimentaria y no alimentaria definida por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, de la Coneval.

La Coneval escoge los productos que están en la canasta, en función del porcentaje del gasto que las familias en ellas realizan, de la frecuencia con la que aparecen en la canasta del consumo y señalando así que son bienes que impactan en las familias más vulnerables, las que enfrentan más fragilidades, darle seguimiento a esos precios se vuelve muy importante.

La segunda acción concreta, que al amparo del convenio habrá de desplegarse son realizar pláticas, talleres y cursos dirigidos a la población atendida por los programas sociales que opera Sedesol, para promover, justamente, la preparación de alimentos sanos y accesibles para las familias de escasos recursos.

La tercera acción puntual es que nos va a permitir este convenio que difundamos, a través de los programas sociales, la información que genera Profeco, información que es valiosa, información que es útil en el proceso de toma de decisiones de las familias de los beneficiarios de nuestros programas, fundamentalmente los que Profeco genera a través de su programa ¿Quién es quién en los precios? y ¿Quién es quién en el envío de dinero?

La suma de estos dos programas, el ¿Quién es quién en los precios? y el ¿Quién es quién en el envío de dinero?, va a permitir mejores decisiones en el gasto por un lado y por otro, identificar los canales más adecuados para el envío de remesas, remesas que al mes de octubre habían superado ya los 20 mil millones de dólares y que, sin duda, juegan un papel relevante en fortalecer las economías de las regiones que son objeto especial y particular de migración.

El cuarto elemento de este convenio, la cuarta acción concreta que este convenio nos permitirá desplegar es capacitar a todos nuestros comités comunitarios, a los que se constituyeron en el marco de los programas sociales que opera la Sedesol.

Y la idea es que estos comités comunitarios funjan como multiplicadores en sus comunidades en materia de educación para el consumo responsable y sustentable, en materia de que se conozcan los derechos básicos de los consumidores y las diferentes alternativas de consumo.

Quisiera cerrar diciendo e insistiendo en que eso está inscrito en una política amplia que despliega el presidente en materia de protección de la economía familiar, en una convicción plena de que la estabilidad de precios, sobre todo de los alimentos que integran la canasta alimentaria y de los productos y servicios que integran la no alimentaria.

Es un tema fundamental por la incidencia que tiene en la pobreza multidimensional y una estrategia que habremos de desplegar junto con la Profeco, que nos permita estar permanentemente cerca de los precios de los alimentos básicos, de sus cadenas de valor, de hacer diagnósticos puntuales sobre los factores que pudieran tener incidencia en la volatilidad que en objetivo o que en ocasiones se presenta en materia de algunos de estos bienes.

Es entonces una estrategia amplia, una estrategia que busca por la vía de política pública generar mejores condiciones de abasto y de precio, en la convicción de lo que el presidente nos ha señalado, que la pobreza sólo se vence cuando se vence la indiferencia, que la lucha contra la pobreza es, a final de cuentas, un tema político, un tema económico, pero también un compromiso moral que debemos de asumir todos y que hoy, con la suscripción de este convenio, nos da un instrumento poderoso, con un organismo extraordinario, serio y profesional, con una titular extraordinaria, seria y profesional, a quien le deseamos la mejor de las suertes en esta conclusión de encargo y en cualquier otra actividad a la que escoja dedicarse.

Estamos seguros que estamos dando un paso firme en esta ruta que nos hemos trazado. Estamos seguros que es un instrumento poderoso, que la educación del consumidor y su empoderamiento es fundamental como instrumento para generar mejor inclusión, para remover banderas, para remover barreras, para identificar obstáculos que impiden un uso eficiente del gasto de las familias y para, por esa vía, generar una estrategia adicional en materia de inclusión.

Pues muchas gracias, Lorena, y muchas gracias a todos ustedes.