Muy buenos días tengan todas y todos ustedes.

Muchas gracias por habernos acompañado en este que es un evento muy importante para la Sedesol, que es un evento muy importante para Liconsa y esperamos nosotros que también sea un evento muy importante para Jiquilpan, porque estamos regresando a Jiquilpan a rendirle homenaje a quien fue uno de los principales arquitectos del programa de abasto de leche en el país.

Una buena política pública, una buena idea, una idea que perdura ya por muchas décadas merece ser reconocida y queremos empezar por agradecerle mucho a Cuauhtémoc Cárdenas que nos haya acompañado.

Ustedes y yo tenemos algo en común; los dos vivimos en entidades que gobernó Cuauhtémoc Cárdenas, acá Cuauhtémoc Cárdenas fue gobernador, en México fue jefe de gobierno. Y los dos debiéramos de aprovechar esta oportunidad para agradecerle al ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas los esfuerzos que hizo desde el gobierno de Michoacán en favor de Jiquilpan, y desde el gobierno de la Ciudad de México en favor de quienes allá habitamos. Muchas gracias al ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas por esa labor de servicio infatigable.

El ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas y yo, además de compartir una amistad de mucho tiempo, compartimos recientemente una responsabilidad, yo era el secretario de Relaciones Exteriores del Gobierno Federal y él era el canciller de la Ciudad de México, y juntos nos tocaba capotear retos que en materia de política exterior teníamos la federación y el Distrito Federal.

Y debo decir que para mí fue motivo de especial gusto y de especial privilegio compartir esa trinchera. Él de defender, de cuidar el buen nombre de la Ciudad de México en el mundo, y yo de hacer lo propio en beneficio del país. Yo estoy cierto que él entregó muy buenas cuentas en beneficio de la ciudad y espero yo haber hecho lo mismo en beneficio del país.

Quiero agradecerles a todos ustedes su asistencia a esta ceremonia, es una ceremonia que nos permite honrar a las grandes figuras de nuestro pasado para expresarles nuestra admiración por sus logros y refrendar nuestro compromiso con sus ideales.

Vasco de Quiroga, Josefa Ortíz de Domínguez, José María Morelos, Melchor Ocampo, son nombres que todo mexicano, no sólo todo michoacano, aprende desde la infancia en reconocimiento a sus méritos extraordinarios. Son los nombres de michoacanos que dejaron como legado un mejor país, una sociedad con mayor justicia, libertad y prosperidad.

En ese grupo selecto ocupa un lugar especial el general Lázaro Cárdenas del Río, uno de las más influyentes artífices del México post revolucionario. El general Cárdenas se distinguió a lo largo de su vida por un continuo compromiso con las causas de los campesinos y de los trabajadores de México, por la firmeza con la que reivindicó la soberanía de nuestra nación y por su solidaridad con los perseguidos de otros países a quienes dio generoso acilo cuando lo necesitaron.

Del general Cárdenas nos acordamos de varias cosas y le agradecemos diferentes instituciones, todo mundo lo recuerdo en la valerosa gesta que implicó recuperar la soberanía de México en materia de sus recursos energéticos en Pemex. Lo recordamos en la institución que a diario se imparte en el Instituto Politécnico Nacional, lo recordamos en los miles de mexicanos que se acercan al IMSS para de él recibir servicios de salud, servicios pensionarios, prestaciones sociales, créditos, incluso para el consumo y complementados con el Infonavit, para la vivienda.

Pero debiéramos reconocerle también el papel que jugó en materia de abasto social, en particular el que jugó al amparo del abasto social de leche. Y aquí jugó un papel importante la política exterior, hay  muy pocos programas de los que La Voz de Michoacán da cuenta hoy, y dio cuenta en 1957.

Si uno revisa la nota que consignó La Voz de Michoacán el 9 de mayo de 1957, esa nota decía: “La directora de la UNICEF nos visitará. La señora Adelaida Sinclair, directora suplente del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, llegará mañana a México procedente de  Nueva York, en una visita de dos semanas que tiene por objeto observar programas asistidos por la UNICEF en México, aprovechará su estancia para trasladarse a Jiquilpan, Michoacán, en donde visitará el estado que guarda la construcción de la planta deshidratadora de leche para la cual UNICEF está enviando maquinaria secadora y pasteurizadora. La planta empezará a producir leche en polvo en enero del año próximo, suficiente para dar gratuitamente un vaso de leche diario a más de 300 mil niños, a través de la Secretaría de Salubridad y Asistencia.”

Yo quisiera que nos preguntáramos, ¿cuántos de los programas que en 1957 estaban llamando la atención del mundo, hoy siguen vigentes?, ¿cuántos siguen dando buenos resultados?, ¿cuántas plantas siguen activas y participan en la vida del adulto mayor, de la mujer embarazada, de las niñas y niños mexicanos?

Esta planta, que hoy lleva el nombre del general Lázaro Cárdenas del Río, produjo más de 73 millones de litros y este año que entra habrá de producir 75 millones de litros que aseguran el abasto social de leche en Michoacán, en Guanajuato, en San Luis Potosí y en Aguascalientes.

Es una planta además que acopia leche de más de mil ganaderos de las cuencas lecheras de Chapala y del Valle de Morelia. Con cargo a esta planta se derraman en esta zona más de 420 millones de pesos.

En Michoacán, y de conformidad con la prioridad que el presidente Enrique Peña le ha conferido a esta entidad, Liconsa atiende a un padrón, como ya dijo Héctor Pablo, de más de más de 234 mil beneficiarios.

Por primera vez en la historia las niñas y los niños de todos los municipios de Michoacán, de los 113, empiezan su día alimentándose con la leche que en Liconsa se produce.

Hoy la Secretaría honra la memoria del general Lázaro Cárdenas, celebra su legado como un infatigable promotor del desarrollo de México, del bienestar de todos los mexicanos, sin importar su origen, su etnia, se clase social o su credo político.

Y lo hacemos acompañados de las diferentes autoridades del Estado y de Jiquilpan, del presidente municipal, de los diputados federales, de los diputados locales, de los funcionarios de Liconsa, nacionales y de la región, lo hacemos acompañados de entrañables amigos como Eviel Pérez Magaña, hasta hace poco senador de la República, y uno de los funcionarios, uno de los legisladores, que más se ha comprometido y distinguido no solamente por la buena política pública en el país, sino por la vocación enorme con que sirve y trabaja por Oaxaca, su estado natal.

Hoy honramos pues, la memoria de un gran mexicano, y al hacerlo reiteramos el compromiso del Gobierno de México y del de cada uno de nosotros con el combate a la pobreza, con la búsqueda de un México cada día más próspero, justo e igualitario.

Y quisiera yo terminar preguntándoles a quienes hoy nos acompañan ¿cuál es la mejor leche de México? ¿La leche de cuál?

Yo siempre digo que es la segunda mejor, porque la primera es la leche materna, pero entonces la segunda mejor leche de México, ¿cuál es?

Muchas gracias.


Jiquilpan de Juárez, Michoacán, 13 de diciembre de 2015