Muy buenos días tengan todos y todas ustedes.

Hay, según me informaron, dos tipos de charros, los de verdad, los de a caballo y los que apoyan a la charrería, Miguel Mancera y yo no somos de los primeros, pero ciertamente somos de los segundos, de los que apoyan esta noble (inaudible), de los que apoyan a esta familia charra que están al centro de los valores que más queremos en México, los valores de la charrería, el valor de la patria, el valor del honor, el valor de la familia están siempre presentes, cada vez que se convocan y se reúnen los charros de México.

En esta ocasión estamos presentes para rendir testimonio y ser testigos de la nueva mesa directiva, de la nueva mesa directiva de una asociación que está a cinco años de cumplir cien, que está festejando 40 años de sesionar en este recinto, de dar fe y agradecer una campaña que tuvo como divisa el servicio y el deseo de dejar huella, el servicio a la familia, el servicio a los socios y el servicio a los visitantes y el deseo de dejar huella trascendiendo, arraigando aún más hondo los valores de la charrería, los valores del mexicano valiente, del mexicano sencillo, del mexicano leal, del mexicano franco.

No podría esta ceremonia estar en mejores manos, ni este consejo, que en las de Arturo Jiménez Mangas, a él nuestra felicitación, nuestro reconocimiento, a Paty su esposa, a Chema, a Mariano, sus hijos.

Los valores de la mexicanidad que representa Arturo Jiménez Mangas, un empresario importante, un charro que descubrió esta afición al deporte nacional a temprana edad, que trabajó para comprar su primer caballo, que es un ganadero distinguido, reconocido, que es un charro competitivo y valiente, que es un empresario talentoso y exitoso, pero sobre todo, que es un amigo que trae a la Asociación Nacional todos estos valores personificados.

A mí me da mucho gusto que me haya pedido que presidiera esta ceremonia, pero me da todavía más, pedirle al jefe de gobierno de la Ciudad de México, a un funcionario con valor, con visión, con liderazgo, aún comprometido de la importancia de la familia charra, que sea él quien le tome la protesta a este nuevo Consejo Directivo.

Y antes de hacerlo, pedirle un reconocimiento para Manuel Basurto García Rojas, él y su Consejo Directivo tuvieron una actitud destacada, un liderazgo comprometido que hoy permite que Arturo Jiménez Mangas reciba una asociación fuerte, prestigiada, unida y con valores.

Muchas felicidades a Manuel, nuestros mejores deseos a Arturo Jiménez Mangas y a su Consejo Directivo.


Ciudad de México, 6 de marzo de 2016