Muy buenos días, estábamos esperando que Gerardo nos trajera una muestra, aunque fuera de Rosca de Reyes. Dice que sí la trae, que a ver a quién le toca el niño para que regresemos acá con los tamales.

El presidente Peña Nieto, al principio de su administración, tomó una decisión importante. Un programa histórico, un programa importante, un programa que transforma la vida de muchas familias de mexicanos, era el programa de Oportunidades, es un programa cuyos principios fundamentales siguen estando vigentes, es un programa que buscaba que las causas profundas de la pobreza se combatieran, que los niños fueran a la escuela, que las niñas y niños tuvieran acceso a la salud, que tuviéramos acceso a un apoyo al ingreso para efectos de alimentación.

Pero era importante que complementáramos lo que hacía Oportunidades con un puente hacia el sector productivo. La transformación, entonces, de Oportunidades a Prospera es un reconocimiento de que, para que las oportunidades efectivamente se materialicen, tenemos que construir puentes entre el apoyo que ayuda, que es importante, que combate a la pobreza, y el puente que nos lleva a generar mejores espacios de inclusión productiva, de inclusión laboral y de inclusión financiera.

No podemos construir un México próspero, un México incluyente si no logramos que todos aquellos que tienen un sueño, un proyecto, tengan capacidad de financiarlo, que todos aquellos que tengan voluntad y capacidad de trabajar, lo puedan hacer en un empleo formal y bien remunerado, que todo aquel que tenga un proyecto lo pueda materializar con el acompañamiento del gobierno, en eso radicó el cambio de Oportunidades a Prospera.

Y un buen ejemplo de ese puente es el programa de Opciones Productivas, que hoy Gerardo dignamente representa. Un programa que tiene como eje el construir ese espacio de oportunidad, ese espacio de riqueza, ese espacio de combate a la pobreza por la vía de la generación del proyecto productivo y del empleo.

Una segunda vertiente se pone de relieve en este evento que tiene que ver con el papel de la sociedad civil, justo venimos de un evento en donde el gobernador Núñez y un servidor nos comprometimos a coordinarnos y a trabajar para que en Tabasco podamos frenar y, eventualmente, disminuir el crecimiento de la pobreza.

Pero es un trabajo que en el Gobierno Federal involucra a más de 19 dependencias y más de 90 programas y que tiene un espejo, en términos de programas y de entes involucrados, en el gobierno estatal: el programa de Corazón Amigo, el programa de Casa Amigo, el programa que al amparo del DIF se les da a quienes están dispuestos a poner parte de su tiempo para sumarse al trabajo voluntario, al trabajo social.

Todos esos esfuerzos queremos conjuntarlos para hacer una sola estrategia que permita que la inclusión sea la divisa que distinga al trabajo que, de manera coordinada, hacemos gobierno Federal y estatal en Tabasco.

Pero no podemos solos y en ese esfuerzo necesitamos sumar a otros actores, necesitamos sumar a las universidades, necesitamos sumar a la sociedad civil, por eso, el poder en este evento. Abrir un espacio de testimonio a María del Carmen Pérez Jiménez, quien nos platica del proyecto de Una enseñanza con Amor pone de relieve lo que juntos podemos hacer, sociedad civil y gobierno.

A los programas de gobierno a veces les hace falta flexibilidad, a veces les falta orientarse y encontrar la forma especial de ayudar al que tiene una discapacidad, a quien enfrenta un reto distinto para darle ese empujoncito que requiere para poder ser parte de una pre primaria, de una primaria con un enfoque de mayor inclusión.

Ese reconocimiento de que se requiere flexibilidad, de que se requiere innovar, de que se requiere amor, de que se requiere un esfuerzo, y que la sociedad civil está dispuesta a hacerlo, es lo que está atrás del programa de co-inversión social.

Ese empeño de la sociedad civil recibe el aliento del gobierno, no solamente por la vía del estímulo fiscal sino directamente a través del gasto. Y esa suma del esfuerzo de la sociedad comprometida con el gobierno que lo acompaña nos permite que multipliquemos, como nos platicó Vicky, el número de ejemplos exitosos de una vinculación entre el gobierno y la sociedad en beneficio de los que menos tienen.

Por eso este evento era importante, por eso era un evento que complementaba el esfuerzo y el anuncio que hicimos en la mañana, por eso el gusto que tenemos hoy de acompañarlos, de sentirnos acompañados por una sociedad civil tabasqueña comprometida que habrá de contar, en su gobierno federal y en su gobierno estatal, del apoyo para que sigamos trabajando por un Tabasco incluyente.

Muchas gracias, muy feliz año y muy buenos días.


Villahermosa, Tabasco, 5 de enero de 2016