Muchas gracias y muy buenos días. Estamos en un recinto especial, estamos en el Palacio de la Autonomía de la UNAM. Es un recinto que tiene casi 500 años. Es un recinto que se construye en México más o menos al mismo tiempo que la tradición del nacimiento llega a México. Estamos, por lo tanto, en un edificio que ha dicho mucha historia y parte de la historia que ha visto este edificio tiene que ver con la artesanía y el trabajo de los artesanos mexicanos.

La tradición del nacimiento nace hace muchos años en Italia. Se dice que los nacimientos vivos que representaba San Francisco, poco a poco esa representación viva se fue cambiando de expresión para el nacimiento que conocíamos ya en el Renacimiento.

Cuando estaba yo pensando qué podía platicar en esta ceremonia, en este evento, cuando uno mete palabras a Google, Google luego hace el intento de adivinar qué es lo que uno va a buscar y si uno pone nacimiento mexicano lo que Google adivina que uno va a buscar es nacimiento mexicano en El Vaticano.

Y eso quiere decir que después de 500 años ya le dimos la vuelta completa, nos llega el nacimiento de Italia y nos regresa el nacimiento a Italia por la vía, por el talento, por la expresividad de los mexicanos y hoy los italianos van al Vaticano para ver cómo deben de representarse los nacimientos. Y seguro este ciclo va a empezar a construir una nueva historia en la representación de los nacimientos ahora en Europa, con influencia del trabajo y la expresividad del nacimiento mexicano.

Hoy estamos aquí para celebrar muchas historias y para construir una nueva agenda de trabajo. Estamos aquí contentos de que el año que entra tendremos un mayor presupuesto del que tuvimos este año. En un entorno económico muy complicado, el presidente propuso, y el Congreso aceptó, una propuesta de presupuesto para Fonart más alta en el 2016 que el que tuvimos en el 2015.

Tendrá Liliana Romero para trabajar 226 millones de pesos, por eso nos preocupamos mucho, y nos quedamos muy preocupados cuando dijo que quería entregar 100 millones en este concurso, entonces se iba a quedar sin nada qué hacer el año que entra.

Pero queremos con este presupuesto hacer más y hacerlo con un sentido más integral. Hay diez millones de artesanos en México, diez millones de artesanos con quienes tenemos una deuda porque aportan mucho a la economía de este país. Son diez millones de artesanos que hoy se convierten en la tercera fuente de gasto del turista extranjero.

Cuando un turista viene a México gasta en el hotel, gasta en el restaurant, pero gasta en nuestras artesanías, y debemos nosotros de trabajar para consolidar esta fuente de expresión mexicana en una fuente de riqueza y en una mayor fuente de ingreso.

Habremos de trabajar junto con la Secretaría de Turismo en tratar de construir rutas que giren sobre el trabajo y sobre la expresión artesanal. Eso hemos hecho mucho Juana y yo, con la gran frustración de que cada vez que llegamos a casa de un artesano el artesano nos decía “no, esa pieza no porque va a ir a un concurso de Fonart”.

Entonces, pensábamos: “pues lo que hay que hacer es ir al concurso de Fonart”. Y cuando llegábamos al concurso de Fonart nos decían: “No, esa no porque ya la compró Banamex”.

Nos hemos dado cuenta de que eso sigue siendo cierto. Cada nacimiento que salía de los galardonados decía “Bueno, ¿y ese?” “No, ese ya nos lo ganaron.” “¿Y ese?” “No, pues ese ya nos lo ganaron también.” Total que ya nos ganaron todos y nos volvimos a quedar sin visitar al artesano en su casa y sin comprar en Fonart por lo que necesitamos más artesanías y más trabajo como el que aquí se está haciendo.

Hay muchas más historias que aquí vale la pena resaltar. Alma pasó acá con su hijo, que le aplaudía mientras estaba acá arriba. A la mejor lo que necesitamos es que vuelva a pasar acá arriba, para que le volvamos a aplaudir. Edna pasó igual, y lo que es importante de eso es que la producción artesanal va pasando de abuelos a padres a hijos.

Hoy nos decía Luis, nuestro galardonado, que ya lo han sido sus alumnos y que lo han sido también sus maestros. Este premio es el certamen, por lo tanto, es reconocimiento al artesano como lo es a sus maestros y como lo es también estímulo a sus alumnos.

El trabajo de rescate que hizo Oralia Elías se refleja el trabajo y la mística artesanal de Metepec, quienes saliendo hoy pasen luego a la tienda de Juárez, para ver qué nos dejó Banamex que podamos nosotros comprar, van a ver el Árbol de la Vida de Soteno, y lo van a ver plenamente restaurado y van a reconocer en ese árbol de la vida los colores que hoy trae Oralia Elías, también como rescate de esa tradición artesanal.

Es un rescate, por lo tanto, que encuentra en especial el nacimiento pero que encuentra origen en el Árbol de la Vida, Árbol de la Vida que se rescata en Metepec al amparo del trabajo de los Soteno, y que hoy debiéramos de agradecerles a ellos como tradición, ese compromiso con el rescate de lo mejor que tiene la artesanía mexicana.

No puedo terminar esta participación sin hacer dos reconocimientos adicionales.

El primero de ellos es a Cándida Fernández, porque no importa la tristeza que nos da que siempre nos gane las artesanías, debemos de reconocerle que siempre ha estado ahí, que Banamex y su fomento artesanal, su fomento artístico, su patronato, han sido de quienes más han creído en el trabajo artesanal de México. El que tiene las mejores colecciones, el que las exhibe de manera permanente, el que encuentra en la artesanía un motivo de orgullo para México en el mundo.

Recorría uno en el mundo el trabajo artesanal y cuando estaba uno, igual en Uruguay que en Paraguay que en Perú ,y encontraba uno un artesano le decía: “No, hombre, esta es la pieza que le gustó a Cándida” y se convertía en su mejor argumento de venta.

Por lo tanto, yo creo que es muy importante que así como reconocemos a los artesanos reconozcamos a las instituciones que lo promueven y en esa complicidad, la que han hecho Cándida y Liliana, debe ser reconocida por nosotros y celebrada con un fuerte aplauso.

Hay que reconocer igualmente a los artesanos que nos regalan su magia y su expresividad, pero hay que también ser justos con alguien que por mucho tiempo hizo de Fonart una institución de enorme prestigio. Acá nos acompaña la “Chiquis” Echeverría y queremos mandarle un beso, un abrazo, un saludo y un reconocimiento por tantos años de trabajo.


FOTO 4 Secretario Meade durante la entrega del Premio Nacional de Nacimientos.jpg
FOTO 3 Secretario Meade durante la entrega del Premio Nacional de Nacimientos.jpg
FOTO 2 Secretario Meade durante la entrega del Premio Nacional de Nacimientos.jpg