Muy buenos días. Muchas felicidades en este principio de celebración del Día del Artesano.

Varias cosas que van a pasar hoy, varios elementos nos hacen estar muy contentos. Primero, el Día Internacional del Artesano coincide con el día de mi santo.

Es el día de San José, que era carpintero de oficio, que era de los primeros artesanos, de los artesanos más conocidos, reconocidos por su papel en la familia, reconocido como santo patrono de la iglesia, reconocido por su discreción, por el cuidado que tenía de que su presencia se sintiera siempre delicada y siempre cercana.

Pero no siempre dimensionado como lo que era, como un artesano que cumplía en esa familia, lo que muchos de los artesanos de México cumplen en la suya. Una presencia importante, un apoyo para la economía familiar, una familia la de San José que seguramente vivía de lo que San José hacía con sus manos.

Igual que las familias de todos quienes aquí están, que no solamente nos dan identidad nacional sino que con su trabajo permiten un soporte, un soporte digno a las familias, a sus familias, a las que cuidan todos los días empeñándose por hacer un trabajo lucidor, un trabajo que hable de su historia, de sus tradiciones, de su presente, de sus anhelos, pero que se traduce en una capacidad de generar para las familias ingresos.

Muy contento también de que es la primera vez de algo que debiéramos de hacer cada vez más, que se reconozca el papel y el valor de la artesanía como una expresión artística importante.

Estamos muy contentos de hacer coincidir la feria con la inauguración de una exposición que habla sobre la creación en el arte popular y nos sentimos muy honrados, nos sentimos muy agradecidos de estar aquí en este exconvento de San Juan Evangelista, con 500 años de historia, que ahora va a albergar entre sus muros a muchos años de historia, también de expresión de nuestro arte popular.

Cuando uno recorre los stands de la feria reconoce uno, no solamente el talento sino la historia y la tradición de cada uno de los estados, y de cada uno de los artesanos en una expresión que habla de lo que en cada estado sucede, de lo que en cada estado ha sido tradición.

Esta ocasión es también la primera vez que reconocemos en el DF, ya no en la Ciudad de México, a muchos artesanos que del resto del país han hecho de la ciudad su hogar, y que permiten que en la Ciudad de México hoy se reconozca el lenguaje artesanal del que se habla en Nayarit, del que se habla en Chiapas, del que se habla en Veracruz, del que se habla en Yucatán, en San Luis Potosí, en Zacatecas, en Guerrero y que con esto venga a enriquecer el tejido cultural de la Ciudad de México.

Estamos muy contentos entonces de estar en este centro comunitario, de que se vaya a quedar la exposición y que vaya a vivir aquí un mes y medio. Nos va a dar mucho gusto que lo puedan ver muchos capitalinos porque el destino de esta exposición es, después de lucirse aquí, empezar a darle la vuelta al mundo y convertirse en un gran embajador del arte popular.

El mundo va a poder ver, a través de la exposición que hoy aquí vamos a recorrer nosotros, el gran talento de Guerrero con sus lacas de Olinalá, de Michoacán con los objetos de cobre de Santa Clara, de Oaxaca con los huipiles de la zona triqui y los tapetes de la zona del Valle, de Puebla con la cerámica de barro de Acatlán.

Y es además oportunidad de reconocer el papel relevante que juega Fonart al centro de la economía de los artesanos. Con sus ferias, que estamos seguros que van a ser exitosas, con sus concursos, que motivan al artesano a poner lo mejor de sí en cada una de las piezas con las que participa. El papel que juega Fonart preservando y rescatando estilos y tradiciones, estimulando al artesano y apoyándolo en la compra de sus insumos en la mejora de su técnica.

Hoy aquí estamos celebrando el Día del Artesano. Lo estamos haciendo como debiéramos de hacerlo mucho, compartiendo sus obras hoy con los habitantes de una de las zonas más populares de la capital, dando apoyos a la actividad artesanal para que sea una fuente sostenible de ingreso y haciéndolo como familia, como nos ha pedido el presidente Peña Nieto.

Hoy aquí están los artesanos, pero también está presente la familia Sedesol. Los artesanos son en ocasiones parte de la familia de 65 y Más. Son jóvenes que trabajan con Imjuve. Son, en ocasiones también beneficiarios del programa de Prospera, clientes de las tiendas de Diconsa, bebedores de la leche de Liconsa, apoyados en su economía social por INAES.

El hecho de que hoy estemos aquí como una familia amplia, la familia ampliada de Sedesol ilustra el papel importante, el papel central que el presidente Peña Nieto le da a los artesanos del país. Y como ustedes pueden ver, con Juana mi esposa, el papel central que la artesanía, que los textiles, que la tradición popular juega en nuestra casa, en donde permanentemente está presente el trabajo de las manos de los artesanos y, por si no fuera suficiente, Juana lo lleva siempre puesto, y la verdad se ve bastante guapetona.

Muchas gracias.


Ciudad de México, 18 de marzo de 2016