Muy buenas tardes, muy feliz año, muy feliz Día de Reyes.

Oportuna esta visita, una buena forma de empezar el año en un mes en el que se hacen y se renuevan propósitos, en un mes en donde estos propósitos reflejan el ánimo de hacer las cosas diferentes.

Y el convenio que acabamos de firmar se suscribe en esa lógica, se suscribe en hacer el propósito de, en Jalisco, consolidar una tendencia positiva que en materia de pobreza se ha venido generando, pero hacer el propósito de hacerlo más rápido, de hacerlo de manera más consistente y más sostenible. Y rompiendo paradigmas en términos de los instrumentos que vamos a utilizar y la forma como vamos a compartir la información para lograrlo.

Decía el gobernador que intercambiar los padrones, hacerlos transparentes, no solamente permite que nuestro despliegue sea de cara al ciudadano, no solamente nos permite saber quién es y dónde está el beneficiario, sino sobre todo nos permite saber qué ocupa, cuál es el apoyo que requiere, cuál es el empujón que le podemos dar desde el gobierno para salir adelante.

Si lo que ocupa es un espacio para apoyar sus ingresos, para que esté tranquilo y pueda buscar nuevos horizontes de emprendimiento, si lo que necesita es un apoyo para seguir yendo a la escuela, si lo que necesita es un apoyo para comer mejor y que esté presente la leche Liconsa en la dieta de sus hijos. Si lo que ocupa es una beca para que la niña o niño vaya a la escuela, si lo que ocupa es un apoyo de salud para que su única preocupación sea mejorarse cuando enfrenta una crisis de índole sanitaria.

Porque lo que está atrás de la pobreza, porque lo que duele de la pobreza, es que cuando se hace presente en nuestras vidas implica que el niño o la niña deje de ir a la escuela, implica que la salud se quebranta y quebranta con ella el patrimonio, implica que lleguemos a una vivienda que no sea digna o a la que le falten servicios y cuando a una vivienda le faltan servicios implica la necesidad de que la jefa de la familia, el jefe de la familia, salga a buscar agua al pozo y la traiga y la caliente para poder cocinar o lavar la ropa.

Que el jefe o la jefa de la familia salga del hogar y vaya a recoger leña para poder calentarse o preparar sus alimentos, que por falta de drenaje se viva en condiciones de falta de salubridad, que se vaya uno a la cama pensando preocupado si habrá manera de dar de comer a los hijos al día siguiente y se tendrá forma de hacerse llegar de alimentación.

Peo hoy venimos a un Jalisco con esperanza, en donde las cosas están funcionando bien. Seis visitas, decía el gobernador Aristóteles Sandoval, seis visitas que implican un reconocimiento a un estado que, como aquí él comentó, redujo de manera importante la pobreza moderada.

Redujo de manera dramática la pobreza extrema, más del 40 por ciento de reducción del 2012 al 2014. Este es un cambio profundo, es un cambio importante, y es un cambio que queremos consolidar. Y es un cambio que para consolidarlo cuenta con el acompañamiento del Gobierno Federal, y sabemos nosotros que contamos con el suyo y el de los presidentes municipales que aquí nos acompañan.

Partimos sobre la base de 348 mil mujeres jefas de familia que hoy cuentan con un seguro de vida que les permite estar tranquilas de que la orfandad no implicará pobreza.

342 mil adultos mayores jaliscienses que reciben su pensión, y que por lo tanto el final de su vida productiva no implica que la vejez sea sinónimo de miseria.

222 mil jaliscienses que reciben el apoyo de por lo menos uno de los 90 programas involucrados en la Cruzada. Casi 30 mil familias que cuentan con la Tarjeta Sin Hambre y que con ella pueden acercarse a los expendios de Liconsa, más de 683 en todo el estado, para adquirir productos con alto valor nutricional.

231 mil jaliscienses, los más de ellos niños menores de 12 años, que saben que tendrán acceso a proteínas por la vía de la leche Liconsa. 154 mil familias que reciben apoyo de alimentación, salud y educación por la vía de Prospera.

Esa es la base sobre la que habremos de empezar a trabajar para consolidar los buenos resultados que en Jalisco se han visto. Porque queremos un Jalisco en donde todos sea prosperidad, queremos un Jalisco en donde todo sea oportunidad, en donde la angustia que implica la pobreza esté ausente de la preocupación de la vida del jalisciense.

Si sumamos los recursos que implican los programas de Sedesol con los recursos que podrán movilizar los municipios al amparo del Fondo de Aportaciones de Infraestructura Social, y estamos hablando de un esfuerzo de más de 6 mil 500 millones de pesos, ello habrá de ayudarnos a cimentar el esfuerzo que se hace desde el Gobierno Federal, con el liderazgo del presidente Peña Nieto, que hacen el gobernador del estado y los presidentes municipales.

Pero apalancar ese esfuerzo con el compromiso de la sociedad civil y acurrucarlo con solidaridad del sector empresarial, y reconocer con ello que lo que importa es México, lo que importa es su gente y lo que importa es para esa gente, y para ese México que queremos, es lograr muchas mejores condiciones.

La pobreza solamente se combate en equipo, es la única forma de alcanzar buenos resultados. Juan José Arreola decía: “El hombre tiene la nostalgia de la creación, no se conforma con vivir si no también necesita crear.” Y  hoy a todos nosotros nos toca crear el ambiente necesario para que Jalisco sea mejor para todos.

Muchas gracias, muy buenos días y muy feliz año.