Si México midiera la pobreza basándose –únicamente– en los esquemas que establecen los organismos internacionales, el número real de pobres sería de 12.5 millones de personas, es decir 77.2 por ciento menos que los 55 millones que registra el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval). Así lo explicó José Antonio Meade Kuribreña, titular de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol).

Entrevistado por el periodista Pablo Hiriart, para el programa “pablohiriart.com”, del canal Proyecto 40, quien hasta hace un mes era el responsable de Relaciones Exteriores explicó que la forma en la que el Coneval realiza el diagnóstico es más complejo e incluyente que la que utiliza la ONU, y por ello, divide a la población en pobreza extrema y moderada.

La diferencia en las cifras se debe a que los organismos consideran –en pobreza– a los habitantes que viven con menos de un dólar con 25 centavos al día, es decir, los que no tienen ni “la capacidad de adquirir las calorías necesarias para su movilidad cotidiana”; mientras que el Consejo la dimensiona en una forma “multidimensional” en la que no sólo se toma en cuenta el ingreso, sino también el acceso a seis derechos mínimos, que son ejercer a plenitud la alimentación, educación, salud, seguridad social, vivienda y servicios en la vivienda.

El secretario aceptó el incremento que hubo de dos millones de mexicanos con carencias, de 2012 a 2014, pero agregó que este problema no es tan grande como parece, ya que responden a dos realidades distintas y por ello deberán de redoblar esfuerzos y tener mejor coordinación dentro del gobierno.

“Si la medimos con la métrica de pobreza multidimensional a la que estamos obligados, y que es la que se evalúa cada dos años, efectivamente hubo un incremento en la pobreza, pero son dos métricas distintas, y cada métrica arroja resultados diferentes, y dentro de la misma métrica multidimensional hay dos realidades distintas: menor pobreza extrema y mayor pobreza moderada”, aseguró el titular de Sedesol.

Cuestionado en distintas ocasiones sobre esa forma compleja forma de dividir la pobreza en dos sectores, Meade Kuribreña explicó que se debe a que “hay una pobreza que tiene que ver con ingresos (moderada) y por lo tanto con precios; y una pobreza que tiene que ver con la capacidad de ejercitar plenamente los derechos (extrema)”, es decir, con el acceso a la alimentación, educación, salud, seguridad social, vivienda y servicios en la vivienda. Y es justo en este segundo sector donde se ha reducido el número.

Sin embargo, aceptó que al mismo tiempo hay más mexicanos que, por razón del movimiento en la línea de ingreso se ubican en pobreza moderada. Básicamente, señaló, porque “subieron los precios, eso implica que sube el umbral, que sube el límite por abajo del cual se considera que el mexicano está en pobreza moderada. Y cuando un número importante de mexicanos que viven en esa vecindad de los 2 mil 600 pesos (que es donde hoy se ubica la línea) tienen un impacto en precios, que implica adquirir esa canasta alimentaria, requiere más ingreso, y son menos los que lo tienen. De la misma forma que si los precios bajan, y el ingreso necesario para adquirir esa canasta alimentaria y no alimentaria fuera menor, el número en pobreza disminuye”.

En el tema de la efectividad de los programas de Sedesol, el secretario respondió a los señalamientos que le hizo Hiriart sobre que “se invierte mucho en asistencialismo en lugar de invertir en empleo” y que el país es criticado “por ser una fábrica de pobres”, haciendo hincapié en que “parte del cambio de Oportunidades a Prospera recoge esa impresión, recoge que el Estado no puede quedarse solamente en el apoyo y que tiene que empezar a construir puentes entre el apoyo y la inclusión productiva”, dijo.

A la pregunta de si le interesaría ser presidente de la República, Kuribreña sólo respondió que a él le interesa “ser muy buen secretario de Desarrollo Social”, pues aseguró, “es una gran oportunidad”.

Meade finalizó la entrevista asegurando que su mayor satisfacción, antes de cerrar su gestión, será el día que “haya más mexicanos en capacidad de aprovechar cabalmente sus derechos fundamentales”.