Acapulco, Gro., a 24 de septiembre de 2013

24092013 montana 02jpg

Luego de que no se había podido acceder por tierra ni por aire debido a las condiciones climáticas y a lo inundado del terreno, los habitantes de los municipios de Metlatónoc y Cochoapa, en la montaña guerrerense, recibieron la ayuda del Gobierno Federal, informó la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga.

“Llegaron ya mil 500 despensas a Metlatónoc y rescatamos a cuatro personas heridas en Cochoapa”, expresó la funcionaria federal, quien refirió que la ayuda seguirá fluyendo a estos dos municipios, considerados los más pobres de México.

La funcionaria estuvo en el corazón de la montaña, en Tlapa, donde tras realizar un sobrevuelo por la zona constató el informe del Ejército de que hay localidades devastadas, puentes rotos y gran cantidad de deslaves, “por lo que el Ejército y la Marina arribarán en helicópteros para prestar la ayuda necesaria”.

Robles Berlanga se reunió con los presidentes municipales de las comunidades de la montaña, la mayoría de ellos con población mayoritariamente indígena, a quienes refirió que se hacen grandes esfuerzos para atender las necesidades de las comunidades aisladas en las costas chica y grande y en las zonas alta y baja de la montaña guerrerense.

Lo primordial es llevar agua y alimentos a los más necesitados, en especial a quienes se encuentran en esas 37 comunidades que identificaron los elementos del Ejército y de la Armada en sus sobrevuelos del fin de semana.

Hay sitios que estarán aislados todavía durante un tiempo, hasta que se restablezcan las vías de comunicación. “Hay lugares que perdieron sus cosechas, la tierra y los animales de traspatio. Por eso es importante que les llegue la ayuda, porque les servirá mientras recuperan sus medios de trabajo y subsistencia”, acotó la funcionaria federal.

“La gente perdió todo: colchones, ropa, electrodomésticos, viviendas y hasta familiares; hay lugares que definitivamente son inhabitables y hay que construir en otro lado”, expresó Rosario Robles.

Por eso, aún con la generosa e importante solidaridad de la población y de los recursos del Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden), la magnitud de la problemática de Guerrero requiere que el apoyo no cese, que sigan las donaciones, agregó.

“La ayuda humanitaria, lo que tiene que ver con los víveres, el agua, la ropa, que ha distribuido el gobiernos federal y estatal, está llegando directamente”, añadió.