La secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, llamó a rediseñar el Programa de Desarrollo Humano Oportunidades para romper el círculo de la pobreza generacional y acabar con las inercias de la entrega de transferencias económicas, para crear puertas de salida para que las familias que viven en pobreza, vulnerabilidad, exclusión y desigualdad salgan de esas condiciones por su propio pie.

Al inaugurar los trabajos de la Convención Nacional del Programa Oportunidades, en este municipio, Robles Berlanga destacó que la instrucción del presidente Enrique Peña Nieto es clara: “Crear un programa que tenga salidas” y donde el éxito sea la salida de las personas, no su permanencia en el programa, porque al salir de él estarán abandonando la fila de la pobreza.

Resaltó que esto se logrará con trabajo, que a la postre permita romper la inercia de recibir el subsidio gubernamental; esto sólo puede lograrse a través de un programa que incentive la productividad y la formalidad, que rompa paradigmas.

“Queremos un programa donde la gente, con base en las habilidades adquiridas, pueda insertarse en el mercado de trabajo o bien, invertir sus energías en proyectos de carácter productivo, que les generen ingresos y les permitan superar la línea de bienestar mínimo”, dijo la funcionaria. 

“Se trata de impulsar y construir una política social de nueva generación con visión de derechos y ciudadanía”, añadió Robles Berlanga, quien convocó a los trabajadores del Programa a actuar con decisión, a imaginar y aplicar los cambios que se necesitan; a diseñar las puertas de salida a la pobreza, que precisa vincular el capital humano con el mercado de trabajo y el mundo de la productividad, siempre dentro de la formalidad.

Rosario Robles aseveró que en esta administración “no venimos simplemente a administrar instituciones, sino a mover políticas públicas, programas y presupuestos, para lograr resultados reales y positivos para los ciudadanos que más lo necesitan.

Por eso, de acuerdo con las instrucciones del Jefe del Ejecutivo, se busca impulsar nuevas políticas que realmente combatan la pobreza, que sean menos paternalistas y asistencialistas, para que los beneficiarios puedan acceder a los beneficios de los procesos productivos para acabar la dependencia de los subsidios gubernamentales.

Para ello, explicó que se ha realizado un intenso trabajo de diagnóstico acerca del rumbo que debe asumir el Programa, mediante foros con organismos internacionales, centros de investigación, instituciones académicas y expertos, aprovechando que el de Oportunidades es un programa reconocido y replicado en más de 30 países.

Recordó que Oportunidades es el programa social más importante del Gobierno de la República, que atiende a más de 6.5 millones de familias y por el cual más de 6 millones de menores de edad y jóvenes acceden a la educación, gracias a las becas que se otorgan desde el tercer año de primaria hasta concluir el bachillerato.

Debido a eso, Rosario Robles pidió a todo el personal de Oportunidades comprometerse con las familias que más lo necesitan para “realizar los muchos cambios que se necesitan para convertirlo en una herramienta más efectiva para romper el círculo vicioso de la pobreza”.

Para ello, continuó, “tenemos que reconocer las insuficiencias del programa, como el hecho de que en los últimos 12 años recibió recursos sin precedentes y, a pesar de ello, no se logró romper el círculo de la pobreza ni disminuir el número de personas con carencias, lo que nos lleva a pensar que no se ha beneficiado a toda la población que lo requiere”.

El reto ahora, dijo a los trabajadores de Oportunidades, encabezados por su coordinadora nacional, Paula Hernández Olmos, “es llegar a 30 mil comunidades a las que nunca ha llegado un programa social. Esto es, llegar a todos los rincones del país”. 

El gobernador de Querétaro, José Eduardo Calzada, destacó en su intervención la deuda histórica que se tiene con millones de mexicanos que viven en pobreza extrema y carencia alimentaria en todo el país, quienes “ven en esta administración la oportunidad de salir adelante con un gobierno solidario y con acciones para promover un México más justo y próspero”.

En tanto, Paula Angélica Hernández Olmos, coordinadora nacional del Programa de Desarrollo Humano Oportunidades, resaltó que se busca rediseñar el programa a fin de lograr una mayor inclusión y equidad social, a través de la productividad, y “para ello debemos fortalecer las actitudes y capacidades del personal para lograr un desarrollo más efectivo”.

A la inauguración de la Convención asistieron Paula Angélica Hernández, coordinadora nacional del Programa de Desarrollo Humano Oportunidades; José Eduardo Calzada, gobernador de Querétaro, y Fabián Pineda, presidente municipal de San Juan del Río, entre otras personalidades de la política, coordinadores estatales y servidores públicos. 

 Descarga esta información en formato PDF