La Cruzada Nacional Contra el Hambre ha encontrado en las mujeres a uno de sus aliados más importantes para la disminución rápida y sostenida de la pobreza, gracias a su participación en la vida económica y social de sus comunidades, afirmó la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, ante indígenas tzeltales de este municipio de los Altos de Chiapas.

Durante un recorrido de supervisión en la aplicación de los programas sociales del Gobierno de la República, la titular de la Sedesol se reunió con habitantes de esta comunidad de gran tradición artesanal para hablar de la importancia de “jalar parejo” y de seguir organizándose para enfrentar con éxito los desafíos de la pobreza.

A las mujeres, que prácticamente desde niñas moldean el barro, la funcionaria federal les pidió no dejar de luchar para construir, con sus propias manos, un mejor futuro y “ganar voz y voto en sus comunidades, que se traducirá en mayor bienestar y democracia, así como en un mejor tejido social y familiar”.

Teniendo como marco un templete en cuyo pie fue colocada una gran variedad de piezas artesanales realizadas en barro, como jarrones, floreros, ollas multicolores, jaguares, floreros con cuello de cisne, la titular de la Sedesol se dijo “convencida de que si ustedes consiguen más espacios para participar en la vida económica, eso se traducirá en liderazgo, respeto, equidad y en una disminución más rápida y sostenida de la pobreza”.

Robles Berlanga , rodeada por mujeres con sus cabellos adornados con listones multicolores, vestidas a la usanza tradicional, con blusas bordadas con flores coloridas y enaguas de colores oscuros, como el negro, azul o morado, lució la indumentaria tradicional –blusa naranja, cruzada con un rebozo blanco, y enagua negra rematada por una faja grana-.

La funcionaria federal dijo que como resultado de la coordinación con el gobierno estatal y municipales, y como parte de los trabajos de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, hoy Amatenango del Valle, Chalchihuitán, Zinacantán, Larráinzar, Santiago El Pinar y Chenalhó, entre otros, son municipios que se preparan para activar proyectos productivos agropecuarios, de cuidado y reproducción de gallinas, siembra y cultivo de papa y chile habanero, así como textiles, entre otros.

La Cruzada, explicó, no es solamente venir a darles de comer un día, sino ver que ustedes puedan salir adelante con sus propias manos. “Así como saben moldear el barro para hacer sus jarrones, sus platos, sus floreros, con esa dedicación que tienen para hacer las cosas bien, buscamos transformar su futuro para que con estos proyectos productivos puedan generar y tener mayores ingresos”.

La responsable de la política social nacional dijo que hoy las mujeres de Chiapas y de todo el país son ejemplos de lucha y dignidad, que tienen en la Cruzada a una de sus aliadas más importantes, porque entre sus múltiples propósitos, esta estrategia integral busca darles un papel protagónico en el desarrollo económico y social de sus comunidades.

Afirmó que si en México queremos familias fuertes, como bastión de valores y seguridad para nuestros hijos, para reducir las conductas de riesgo y la delincuencia, tenemos que apoyar a las mujeres, que son el eje de la estructura social tradicional.

En esta comunidad rodeada de pinos donde se venera al agua y al sol, pero también a Santa Lucía y San Francisco de Asís, en medio de la algarabía de la fiesta de San Antonio, la titular de la Sedesol supervisó el funcionamiento la estancia infantil “Trabajadores agrícolas”, con capacidad para recibir a 25 niños, lo cual permitirá a sus madres salir a trabajar.

El acto protocolario en la plaza principal es amenizado por la flauta y el sonido sordo de los tambores usados para venerar a San Antonio de Padua. Frente al palacio municipal está la banda de Natividad de Amatenango. Al ver a la gente congregada en la explanada, el presidente municipal Moisés López León refiere que con la Cruzada estamos viendo el cambio en las viviendas, con los techos y los pisos firmes; con el empleo temporal, con los nuevos proyectos productivos; con las clínicas de salud, que ahora sí funcionan; con los baños ecológicos…

Acompañada del gobernador Manuel Velasco Coello, la titular de la Sedesol constató el cumplimiento de las instrucciones que diera el pasado 21 de enero el presidente Enrique Peña Nieto, al poner en marcha la Cruzada Nacional Contra el Hambre en el municipio de Las Margaritas: hacer efectivo el derecho constitucional de los mexicanos a una alimentación nutritiva, suficiente y de calidad, como mandata el artículo cuarto constitucional.

Personal operativo del Programa de Abasto Social de Leche, Liconsa, informó a la secretaria Robles Berlanga que continúa el levantamiento del padrón y la entrega de tarjetas para la dotación y venta de leche subsidiada a 4.50 pesos el litro, que inicia con mil 352 niñas, niños, jóvenes y adultos beneficiados.

La secretaria mencionó que gracias a esta lechería, “por primera vez va a llegar la leche a Amatenango del Valle, por lo que los niños van a poder estar bien alimentados; por eso estamos trabajando, para que haya alimentos, para que todos tengan qué comer”.

Por su parte, la Gerencia de Diconsa en la zona explicó que su flotilla de camiones recorre semanalmente los más de 37 kilómetros que hay desde San Cristóbal de las Casas para llevar a los indígenas tzeltales los insumos de la canasta básica a precios preferenciales, para que puedan tener una alimentación más nutritiva.

También con el Programa de Coinversión Social (PCS) se comienzan a impulsar en Amatenango del Valle 20 proyectos, que generarán 730 empleos.

Además –explicó la secretaria Robles Berlanga- con recursos del Programa de Empleo Temporal y el apoyo de los bancos de Alimentos del Centro y del Soconusco se trabaja en la recuperación de miles de toneladas de comida que a diario se desperdician en el estado, para canalizarlas a quienes más lo necesitan.

Reiteró a las mujeres chiapanecas que “no están solas; vamos a trabajar de la mano, con el corazón, para sacar adelante a sus familias, a sus hijos, porque sé que en sus pueblos hay hambre, pero no sólo de alimentos, sino de justicia y de vivir con dignidad”.

“Me declaro chiapaneca por adopción y tengo un enorme compromiso con el desarrollo incluyente de todos ustedes, y de todos los mexicanos”, dijo la funcionaria federal, tras mencionar que en esta zona tzeltal ya se verifica la rehabilitación de espacios hospitalarios, así como el mejoramiento de vivienda, impulso a cultivos de traspatio, que demuestran la visión integral de la Cruzada.

En Chiapas, la Cruzada Nacional Contra el Hambre intervendrá en 55 municipios, de los cuales 12 son prioritarios en una primera etapa. Uno de ellos es Amatenango del Valle, de difícil geografía y acceso, donde hoy la esperanza comienza a dibujar una sonrisa en los winik atel, hombres y mujeres trabajadores, como se definen ellos mismos en su lengua original.

La secretaria de Desarrollo Social fue acompañada durante el recorrido de supervisión por Manuel Velasco Coello, gobernador de Chiapas; Ernesto Nemer Álvarez, subsecretario de Desarrollo Social y Humano de la Sedesol; Martha Angón Paz, directora general de Políticas Sociales; Moisés López León, presidente municipal de Amatenango del Valle, entre otros funcionarios federales, estatales y municipales.

amatenango02 640jpg
 Descarga esta información en formato PDF