La política social ya se no puede hacer desde el centro del país, afirmó la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, durante la firma del Acuerdo Integral para el Desarrollo Social Incluyente con el gobierno del estado de Veracruz.

“No al centralismo, pero tampoco a la dispersión que llevaba al país a tener 32 políticas sociales, una para cada estado y una del Gobierno Federal, sin comunicación entre sí, sin sinergias, instrumentándose de forma paralela, duplicando apoyos y compitiendo muchas veces una con otras”, agregó la titular de la Sedesol.

Tales señalamientos fueron hechos durante el evento en que la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, y el gobernador Javier Duarte de Ochoa, firmaron el Acuerdo Integral para el Desarrollo Social Incluyente - Cruzada Nacional Contra el Hambre (CNCH), en el World Trade Center de Veracruz.

Ahí, la secretaria de Estado afirmó que el Acuerdo es un instrumento que concentra los esfuerzos, los programas y las acciones donde más se necesitan: donde están los veracruzanos que enfrentan el reto de la pobreza extrema y el hambre; donde la pobreza es un reto para la cohesión del tejido social y la gobernabilidad democrática; donde se traduce en inseguridad y en desafío a las instituciones del Estado.

Agregó que una política social que realmente pretenda erradicar la pobreza ya no se puede hacer desde el centro del país: “No al centralismo, pero tampoco a la dispersión que llevaba al país a tener 32 políticas sociales, una para cada estado, y una política social del Gobierno Federal, sin comunicación entre sí, sin sinergias, instrumentándose de forma paralela, duplicando apoyos, compitiendo muchas veces una con otras”.

Estamos hablando, agregó, de la prevención social de la violencia y esto, que quede muy claro, no tiene nada que ver con lo electoral. No le podemos decir a la gente “muérete de hambre porque hay elecciones y hasta después llegará el Gobierno Federal”.

Dijo también que el Acuerdo parte de la decisión del presidente Enrique Peña Nieto de impulsar la construcción de un México más justo e incluyente, con el respaldo y la corresponsabilidad de los tres órdenes de Gobierno. “Ya no estamos en el pasado. Ahora todo es consensuado con los gobernadores, con los presidentes municipales. Nada, absolutamente nada, será al margen de los gobiernos locales”.

La responsable de la política social del país mencionó que la Cruzada Nacional Contra el Hambre atenderá a 7.4 millones de mexicanos. Precisó que 821 mil 767 son veracruzanos que enfrentan hambre y pobreza extrema, por lo que la primera fase de la Cruzada atenderá a 383 mil 606, el 47 por ciento de ellos, que habitan en 33 municipios, hasta llegar al 100 por ciento en las siguientes etapas.

“Vamos a llegar lo mismo a municipios pequeños o de tamaño medio donde hay un alto porcentaje de población en esta condición, por ejemplo a Filomeno Mata, que tiene al 44 por ciento de su población en pobreza extrema y carencia alimentaria, pero que aporta tan solo 7 mil potenciales beneficiarios a la Cruzada, y a las grandes ciudades como Xalapa, con menos de 5 por ciento de población en esta condición, pero que aporta más de 23 mil beneficiarios.”

La funcionaria federal se refirió a la ampliación del Programa Pensión para Adultos Mayores, con lo que el número de personas atendidas pasará de 3.1 a 5.6 millones, con un apoyo para vivir una vejez más plena y sin pobreza, así como del Seguro de Vida para Jefas de Familia, para que “si ellas, que son el abrigo y sustento de sus familias, llegaran a faltar, sus hijos contarán con un ingreso seguro que les permitirá concluir sus estudios hasta la universidad.”

Robles Berlanga agregó que “la sociedad está cada vez más convencida de que sí es posible transformar a México”, por lo que convocó a trabajar unidos, en armonía, con ánimo positivo y propositivo para hacer de México el país que todos anhelamos: moderno, democrático, competitivo, seguro, incluyente y justo, ya que tenemos la energía, la capacidad, la pasión y el talento para mover a México hacia el gran futuro que le espera.

Por su parte, el gobernador de Veracruz afirmó que quedan atrás la dispersión y la duplicidad que habían marcado los programas federales de combate a la pobreza, por lo que calificó de “histórico” el Acuerdo firmado, porque las autoridades de los tres órdenes de Gobierno se han propuesto, de manera conjunta, combatir al principal cáncer social, al enemigo mortal de la sociedad: la pobreza y la marginación.

Duarte de Ochoa recalcó que la Cruzada no es sólo destinar más dinero, sino transitar de ser emisores de recursos a ser facilitadores de las herramientas para que la gente se supere a partir de su propio esfuerzo. “La corresponsabilidad es la clave del éxito”, afirmó.

Atestiguaron la firma los secretarios estatales de Gobierno, Gerardo Buganza Salmerón; de Desarrollo Social, Marcelo Montiel Montiel, y de Finanzas y Planeación, Salvador Manzur Díaz, así como varios presidentes municipales, entre ellos Carolina Gudiño Corro y Anselmo Estadía Colom, de Veracruz y Boca del Río, respectivamente.

Por parte de la Sedesol estuvieron presentes el subsecretario de Prospectiva, Planeación y Evaluación, Juan Carlos Lastiri Quirós; el coordinador de Delegaciones, Pedro de León Mojarro, y el delegado en Veracruz, Ranulfo Márquez Hernández.