“La tarea que tenemos desde la Sedesol es hacer política pública para asegurar el ejercicio de los derechos sociales de todos los mexicanos, y así, evitar la caída de ciertos sectores en situaciones de pobreza o en carencias”, así lo expresó el subsecretario de Evaluación, Planeación y Desarrollo Regional de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), Javier García Bejos, al participar en la inauguración del Ciclo de Conferencias sobre Pobreza, Desigualdad y Desarrollo Social en México que organiza la dependencia.

Con el tema “Hacia un sistema integral de apoyo a los adultos mayores”, la sesión contó con la participación de dos destacados invitados del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), David Kaplan e Ignez Tristao, quienes hablaron sobre los retos que supondrá asegurar una adecuada atención a los adultos mayores en el futuro inmediato.

Ignez Tristao recalcó que, según Coneval, de los 9 millones de adultos mayores que habitan en el país, casi el 80 por ciento presenta algún nivel de pobreza. La experta puntualizó que, debido a la transición demográfica en curso, se pronostica que para el 2030 la población de adultos mayores en México crecerá más de 55 por ciento, es decir, más de 14 millones de mexicanos tendrán más de 65 años de edad para entonces.

Uno de los diversos retos que enfrentará el país en este sentido, añadió el doctor Kaplan, será el sistema de pensiones. Al respecto, afirmó que deberán explorarse esquemas mixtos para financiar las pensiones (contributivo y no contributivo), lo que implica una presencia importante del gobierno.

Ante lo dicho por los especialistas del BID sobre las presiones que enfrentará México en esta materia, el subsecretario señaló que el trabajo de la Sedesol por los adultos mayores es permanente, lo que ha permitido hacer mejoras a los programas que atienden a este sector de la población.

En medio de mejoras continuas, como la eliminación de la prueba de vida, el Programa Pensión para Adultos Mayores atiende ya a más de 5 millones y medio de adultos mayores, mediante el otorgamiento de una pensión mensual de 580 pesos, capacitaciones, sesiones de rehabilitación y grupos de esparcimiento.

Al agradecer a los especialistas del BID su participación, el funcionario federal dijo que este tipo de foros permiten el intercambio de ideas y experiencias valiosas para la mejora continua de los programas sociales. Por este motivo, la dependencia encabezada por el secretario Luis Miranda fomenta la interacción entre académicos, expertos y funcionarios públicos mediante estos espacios de reflexión.

Ciudad de México, a 9 de marzo de 2017