México, D. F., a 29 de julio de 2013

VERSIÓN ESTENOGRÁFICA DE LA ENTREVISTA QUE CONCEDIÓ LA SECRETARIA DE DESARROLLO SOCIAL, ROSARIO ROBLES BERLANGA, A JOSÉ CÁRDENAS.

 José Cárdenas (JC), conductor: Agradezco mucho a la maestra Rosario Robles, secretaria de Desarrollo Social, ex colaboradora en este espacio informativo. Agradezco mucho a Rosario que nos permita entrar en comunicación directa, de viva voz, en este momento, hoy que se ha dado a conocer el resultado del estudio de “Medición de la Pobreza 2012”, donde se habla que hay medio millón más de pobres en la economía nacional.
 JC: Rosario ¿Cómo te va? Muy buenas tardes.
Rosario Robles (RR), secretaria de Desarrollo Social: Hola Pepe queridísimo, me da mucho gusto saludarte, muy buenas tardes.
JC: Al contrario, muy buenas tardes. Una vez que se da a conocer este estudio “Medición de la Pobreza 2012” en donde se señala que la pobreza ha aumentado 0.5 millones, es decir, medio millón de personas, la primera pregunta es: ¿Por qué Rosario? ¿Por qué ha crecido el número de pobres y sigue creciendo?
RR: Por lo que dijimos en la mañana y por eso ofrecimos una conferencia conjunta el secretario de Hacienda y una servidora, porque el énfasis debe ponerse en el terreno económico. Si el país no crece lo suficiente, la pobreza no cambia. Hoy presentamos la tendencia histórica 1992-2012 con sus altas y bajas, pero a final de cuentas es la misma proporción de mexicanos la que está en dicha condición.
JC: Estamos hablando de 53 millones 200 mil mexicanos, según este estudio del Coneval.
RR: Así es. Esa cantidad representa el 45.5 % de la población nacional. La primera gran reflexión tiene que ir vinculada al asunto económico. Si vemos la gráfica de tendencia de la pobreza y la comparamos con el crecimiento de la economía, entonces nos vamos a dar cuenta que cuando hay crisis, que cuando hay menor crecimiento, aumenta la pobreza; y cuando hay mayor crecimiento evidentemente hay menos pobreza. Entonces, la primera gran tarea es crecer y tomar los acuerdos, las decisiones y hacer los cambios que nos permitan que nuestra economía crezca, para ir generando los empleos y los ingresos que se traduzcan en que la gente esté por encima de la línea de bienestar.
JC: En esta conferencia de prensa conjunta, donde estaban tú y el secretario de Hacienda, Luis Videgaray dijo que es necesario abatir la pobreza por medio de reformas.
RR: Exactamente, reformas que permitan que el país crezca. Él hablaba que al final del sexenio estaremos creciendo a un 5 por ciento en promedio y que esto nos va a permitir modificar de manera importante las cifras de pobreza. Esto es, a través de la generación de empleos, distribución del ingreso y de las reformas que ahorita están en el Congreso. Tiene qué ver con la reforma financiera que ya está en discusión, que ya está presentada y las que se tendrán que discutir en los próximos días: la energética y la fiscal.
 JC: ¿Cómo va el índice de la pobreza extrema?
RR: La pobreza extrema disminuyó de 13 millones a 11.7 millones de mexicanos, y hay otros indicadores o carencias que presentan un comportamiento positivo. Por ejemplo el de acceso a la salud, gracias al Seguro Popular; sin embargo, aún quedan 25 millones de mexicanos que no cuentan con él y hay que avanzar en ese sentido. También se logró avanzar en rezago educativo. En donde no se registró mejoría fue en seguridad social, por eso otra de las grandes propuestas del presidente Enrique Peña Nieto, que próximamente presentará: el Sistema de Seguridad Social Universal que permita mejorar este indicador. El otro es el de la alimentación, que si bien tuvo una disminución en los últimos años, si tomamos la gráfica 2008-2012 vamos a ver que tres millones más de mexicanos se sumaron a las cifras de carencia alimentaria. Entonces de ahí que la parte más visible y lacerante de la pobreza y la pobreza extrema, es el hambre. Por ello, abatirla es uno de los objetivos fundamentales de la estrategia del presidente Enrique Peña Nieto en la Cruzada Nacional contra el Hambre.
JC: ¿Pero no demuestran estas cifras finalmente y a grandes rasgos, que la política social del país ha sido un fracaso?
RR: Yo creo que ha garantizado un ingreso y ha permitido éxitos, por ejemplo, en un incremento en la educación. O bien, en la medida en que el programa Oportunidades condicionaba que los niños fueran a la escuela o al centro de salud. A final de cuentas esto generó una paz social y la verdad, sin esos recursos, la desigualdad sería mayor. Pero tenemos que ir a una nueva fase, porque si nosotros vemos las cifras de Coneval observamos que con las transferencias estamos hablando de 53 millones de pobres y si las quitáramos, los pobres serían 55 millones. La diferencia no es sustancial a pesar de los cuantiosos recursos que se invierten en transferencias monetarias; entonces ¿Qué tenemos que hacer y qué es en lo que nosotros estamos trabajando? Trabajamos en el rediseño de los programas sociales, particularmente el de Oportunidades, a fin de vincularlo a una mayor escolaridad y a una salida productiva. Que el aliciente sea que la gente tenga un proyecto productivo, una actividad productiva; que esté en esta perspectiva para poder mejorar su ingreso a partir de su propio pie y no solamente del subsidio.
JC: Ahora Rosario, vemos la cifras, lo que ha comentado el secretario de Hacienda, lo que haz comentado tú. Han sido 20 años de escasísimo crecimiento económico, casi nulo crecimiento. Van casi 20 años desde aquella crisis económica del 94, han pasado varios años de la crisis económica de 2008 y la gente no entiende tanto de cifras como de necesidades y urgencia, la gente no encuentra trabajo y la gente que tiene trabajo, su salario cada vez le alcanza para menos. Eso es lo que realmente hace cuestionar a la gente sobre la eficacia de la política social.
RR: Sí, es que tenemos que romper el mito de que los pobres solamente pueden vivir de los subsidios y con políticas asistencialistas. Por eso se habla de incrementar y democratizar la productividad. Si nuestro campo no vuelve a ser un campo productivo, en donde los pequeños y medianos productores tengan opciones de asistencia técnica, de créditos y de insumos más baratos, difícilmente vamos a lograr abatir la pobreza en el medio rural. En las zonas urbanas si no hay un empleo, si no hay un ingreso, si nuestros jóvenes no tienen opciones productivas, pues difícilmente vamos a poder abatir esta pobreza urbana. Entonces, por eso es que necesitamos tasas de crecimiento que generen los empleos que el país necesita y los empleos que permitan que estos jóvenes, estos habitantes del medio rural, que todos los que están por debajo de esta línea de bienestar, tengan la posibilidad de un ingreso a partir de su potencial productivo. Y lo segundo, algo muy importante que también decía el doctor Videgaray, el secretario de Hacienda, hoy en la mañana, era lo relacionado con los precios de los alimentos. A partir de 2008, el ingreso de la población se vio mermado por el aumento en el precio de los alimentos. Entonces esta es una variable en la que tenemos que trabajar de manera muy importante, para lo cual ya tenemos la instrucción que tanto la secretaría de Hacienda como Agricultura, Economía y Desarrollo Social, podamos presentar una propuesta que permita que no se nos disparen los alimentos, o no estar dependiendo tanto de alimentos que vienen del exterior y volvamos a recuperar nuestra capacidad productora de alimentos y nuestra soberanía en ese sentido.
JC: Pero finalmente secretaria ¿Se puede combatir la pobreza dejando del lado asistencialismo?
RR: Yo creo que es combinando Pepe, porque hay sectores de la población que requieren de un acceso inmediato de alimentos, pues tú no le puedes pedir a la gente que sea productiva, si no está bien alimentada. Tú no puedes pedir a los niños y niñas que tengan un rendimiento adecuado en la escuela, si no tienen lo suficiente para comer. Entonces, ahí tienes qué ir con políticas que nos permitan garantizar el abasto alimentario. Pero también apostarle a la idea de que estas localidades, estos municipios, estos territorios, no sólo dependan de los subsidios y de las políticas asistencialistas, sino que de alguna manera despertemos otra vez esa vocación productiva que tienen y que tenemos los mexicanos. Es decir, la gente se va al otro lado sin nada y sale adelante. Aquí, muchos campesinos mexicanos alimentaron a toda una población en crecimiento porque el campo era productivo. Es decir, se trata de encontrar otra vez esos mecanismos que permitan fortalecer esta capacidad productiva y traducirlo en una dinámica de inclusión económica, de inclusión productiva, donde todos estén incorporados a la política económica del país y no un México dividido en progreso y desigualdad.
JC: Secretaria, muchas gracias. Rosario, gracias por tomarnos la llamada.
RR: Al contrario Pepe, un abrazo a todos muy grande.
JC: Un saludo muy grande para ti, un beso también. Es la maestra Rosario Robles, secretaria de Desarrollo Social, ex colaboradora en este espacio informativo. A mí lo que me preocupa de lo que dijo la secretaria de Desarrollo Social es la apuesta que está haciendo el gobierno de Peña Nieto a superar el problema del rezago económico y social de nuestro país, supeditándolo a la aprobación de las reformas, sobre todo: la energética y la hacendaria, que son las madres de todas las reformas. Están apostando a un crecimiento a partir de estas reformas que permiten hacer al país mucho más productivo, generar más riqueza, provocar más empleos. Eso, bienvenido y enhorabuena.
Pero ¿Y si las reformas no se aprueban o no se aprueban como se necesitan de acuerdo con los trazos del plan del gobierno en la parte económica, en el diseño que está elaborando Luis Videgaray por instrucciones del presidente de la República, si no se aprueban, qué va a pasar? Pues que vamos a seguir hablando dentro de un año, dentro de dos o 10 de esta crisis de la pobreza que lleva -en este momento- 45 millones de mexicanos que viven en esas condiciones y 12 millones de ellos están en la pobreza extrema, en el aire, en el hambre, en la absoluta pobreza.
(josecardenasinforma 103.3 FM OL)