Acapulco, Gro., 15 de octubre de 2013

Palabras de Rosario Robles Berlanga, secretaria de Desarrollo Social, durante el evento “Apoyos para la reactivación económica del estado de Guerrero”, celebrado en el Forum Mundo Imperial.

Muy buenas tardes, licenciado Enrique Peña Nieto, presidente constitucional de los Estados Unidos Mexicanos; licenciado Ángel Aguirre Rivero, gobernador constitucional del estado de Guerrero.
Quiero decir algo muy importante sobre el gobernador que me parece, realmente, de honestidad señalar.
Desde el primer momento, el 16 de septiembre, que llegamos aquí hasta el día de hoy, todo el tiempo, en todo momento, recorriendo todo el estado, ha estado el gobernador Ángel Aguirre Rivero conjuntamente con los representantes del gobierno federal. Muchas gracias, gobernador.
Licenciado Luis Walton Aburto, presidente municipal de Acapulco de Juárez, gracias por su hospitalidad, por recibirnos, por apoyarnos, por estar también siempre preocupado por su municipio. Estimados compañeros del gabinete, miembros del presidium.
Señoras y señores. Quiero primero señalar, señor presidente, que en este recinto se han desarrollado muchos acontecimientos desde el 16 de septiembre.
Este Forum es, de alguna manera, expresión de lo que hemos vivido a lo largo de casi un mes: fue albergue, aquí llegaron miles de personas de las colonias inundadas de Acapulco a albergarse, a tener techo, a tener comida; aquí llegaron los turistas también, que de repente no encontraron espacio porque estaban varados y aquí también encontraron cobijo.
En este lugar se hicieron filas y filas enormes de los turistas para poderlos llevar a los puentes aéreos.
Aquí fue el lugar de concentración.
Pasado el momento más crítico, aquí nos concentramos las dependencias del gobierno federal, conjuntamente con las dependencias del gobierno estatal, para poner en marcha todos los programas que usted instruyó Aquí se hizo la Feria de Enseres; aquí hemos trabajado mañana, tarde y noche, y aquí la gente sabía que nos podía encontrar, que podía llegar por una respuesta, por una solicitud, por una petición.
Este Forum se convirtió en el espacio que albergó y que dio respuesta; que dio soluciones rápidas y eficaces, como fue la instrucción que tuvimos de usted desde el primer momento.
Llegamos un 16 de septiembre, casi hace un mes, Gerardo Ruiz Esparza, secretario de Comunicaciones y Transportes; Nuvia Mayorga, la comisionada de Pueblos Indígenas y, quiero decirlo también de  manera muy importante, el subsecretario Javier Guerrero, de Desarrollo Social, que no ha salido de Guerrero y que se instaló en la montaña cuando todo el mundo decía que era muy difícil llegar. Un aplauso, también, para Javier Guerrero. Y llegamos sin saber todavía el impacto, ni la magnitud de los fenómenos que acaban de azotar al país y, en particular, al estado de Guerrero. Y frente a esta situación, desde el primer momento contamos con su apoyo, con su liderazgo, con su fuerza, con su valentía, porque no se nos puede olvidar que desde el 16 de septiembre estuvo usted aquí en Guerrero, apoyando al pueblo de Guerrero y apoyando a todo el pueblo de México.
Por eso Guerrero está en pie y por eso México está en pie, por el liderazgo del presidente de la República.
Fue una durísima prueba, presidente, para autoridades de los tres órdenes de Gobierno, que nos vimos obligados a dar una respuesta pronta y eficaz a la magnitud del desastre.
Pero supimos trabajar todos como un solo equipo, poniendo en el centro a la gente, poniendo en el centro a quienes estaban sufriendo, y nos tocó enfrentar historias de dolor.
A mí, como mujer, como madre, me siguen doliendo las historias de muchas mujeres que me hablaron de que perdieron a sus hijos y perdieron a su familia. Por esas mujeres, señor presidente, yo quiero pedirle, porque sé de su preocupación y de su sensibilidad, que hagamos mucho más. Estas mujeres nos necesitan más que nunca, porque no hay dolor más grande que perder un hijo.
Y lo digo como madre y como mexicana. Para ellas requerimos un programa especial, un programa que las apoye, que las sostenga y que les permita salir adelante.
Pero así como enfrentamos momentos de dolor, también pudimos constatar la fuerza de un pueblo. Yo siempre dije, en cada lugar al que íbamos, acompañados siempre del gobernador, que entendía por qué este estado se llamaba Guerrero. Son unos guerreros, son unas guerreras; son luchadores, tienen fuerza y sabían, y esto es lo más importante, que contaban con sus gobiernos, con el presidente de la República y con su gobernador. Deseo informarle que tan sólo en el mes de la contingencia, tomando en cuenta los recursos que llegaron a través del Fonden, de despensas, de cobertores, de todo tipo de apoyos; tomando en cuenta los proyectos que pusimos en marcha, la entrega de enseres, los programas de empleo temporal para la rehabilitación de playas, de viviendas, de caminos; los apoyos para la restauración de suelos y áreas naturales; los apoyos para mantener la planta productiva laboral sin que hubiera un solo despido en condiciones en las que el turismo había caído; los apoyos parciales inmediatos para vivienda; la inversión en créditos blandos del Infonacot; el apoyo para los trabajadores afectados, para las pequeñas y medianas empresas; todos los recursos destinados a la reconstrucción de caminos y carreteras, del agua y de los sistemas relacionados con el agua y la energía eléctrica; la identificación de reservas territoriales y los apoyos inmediatos para infraestructura urbana, por citar algunos, todos ellos equivalen a una inversión, en tan sólo un mes, de más de 3 mil millones de pesos del Gobierno Federal para Guerrero. Esto es lo que permitió que muchas familias tuvieran un ingreso durante este periodo. Muchos de estos recursos, se me olvido decir también, de manera muy importante, lo relacionados con el pago de cosechas siniestradas y de apoyo a los cultivos del campo; muchos de estos recursos se canalizan a través del gobierno del estado y muchos otros fueron entregados y están siendo entregados - concluirán en estos días estas entregas- por las diversas dependencias del gobierno federal.
Quiero decirle, presidente, que aquí todos trabajamos como un solo equipo. Aquí no había Sedesol, Sedatu, Comunicaciones y Transportes, Gobernación, Agricultura y demás; aquí todos éramos un solo equipo, representando al gobierno federal, y como tal trabajamos.
Aquí estuvimos haciendo honor a la gran responsabilidad que usted nos brindó. Hoy salimos de la contingencia y vamos a la etapa de reconstrucción. El decreto que acaba de firmar el gobernador, a nuestro juicio, es fundamental, porque habla de una reconstrucción que no pretende reproducir viejos vicios, sino planear para que Guerrero esté mejor. Una reconstrucción en la que participen los tres órdenes de gobierno; que participe la sociedad civil como garante de que los recursos extraordinarios que llegarán para reconstruir Guerrero realmente se inviertan en mejorar la condición de vida de la mayoría de los guerrerenses, dentro de este programa de reconstrucción. De manera especial, de manera especial una región rezagada; una región muchos años olvidada, la más pobre de nuestro país, que es la montaña, deberá ser objeto de atención todavía más especial, porque ahí están los más pobres de los pobres y ahí están los indígenas de Guerrero.
Por eso en esta reconstrucción, entre todas las secretarías hemos hecho una bolsa de 470 millones de pesos para proyectos productivos en todo el estado y, de manera especial, para la montaña guerrerense.
Concluyo diciendo, presidente, que aquí debemos rendir homenaje, evidentemente, a los héroes y a las heroínas anónimos que nos encontramos en nuestro recorrer por el estado.
Hombres, mujeres, jóvenes que tendieron su mano solidaria aquí, con sus hermanos guerrerenses, como se hizo en todo el país. Y también rendir un homenaje muy especial a 19 mil 270 funcionarios públicos, miembros del Ejército, de la Armada, de la Policía Federal, que se desplegaron en todo Guerrero. Diecinueve mil servidores públicos representando al presidente Enrique Peña Nieto en Guerrero, trabajando ante la contingencia, acompañados de mil brigadistas que nos ayudaron al censo que levantamos.
Esta fue una gran inversión de capital humano que permitió dar respuesta a una contingencia tan dura como la que enfrentamos.
Guerrero tiene hoy retos muy importantes.
Guerrero, como usted lo dijo, debe estar mejor.
Guerrero tiene hoy la posibilidad, con este proceso de reconstrucción, de reinventarse, de reconstruirse, de regenerar su tejido social y de abatir rezagos históricos, pobreza histórica y desigualdad. Usted, señor presidente, con su energía, con su compromiso, con su capacidad de instruirnos y de darnos lineamientos, nos entusiasmó siempre, nos dio fortaleza; siempre nos llamó a no bajar los brazos ante una tarea que, a momentos, lo quiero decir honestamente, se antojaba muy difícil y complicada.
Pero supimos cumplir y sobre todo supo cumplir al pueblo de Guerrero.
Guerrero está de pie, Guerrero vive.
Muchas gracias, presidente.
ooOoo