México, D. F., a 4 de diciembre de 2013

Intervención de la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, en el Foro Internacional La estrategia productiva en el desarrollo social: impacto en el desarrollo regional, mejorar la calidad de vida y , celebrado en el Palacio de la Autonomía.

Dr. Jacques Rogozinski, Director General de Nacional Financiera;
Agradezco la presencia en este Foro Internacional de todas las distinguidas personalidades que hoy nos acompañan, representantes de gobiernos de Europa, América del Norte y Latina, investigadores y académicos, empresarios, representantes de la sociedad civil, A todas y a todos, la más cordial bienvenida.
Muy buenos días a todos, a todas, por estar en este Foro Internacional de Estrategia Productiva en el Desarrollo Social, su Impacto en el Desarrollo Regional, para Mejorar la Calidad de Vida y Favorecer la igualdad. Este título, creo, resume mucho todo este rediseño de la política social y la estrategia que estamos tratando de instrumentar desde el gobierno de la República. Damos la más cordial bienvenida a todos nuestros invitados, quienes hoy participan en este foro, en este intercambio de experiencias muy importante con relación a la economía social, las empresas sociales, la economía solidaria, el fortalecimiento del sector social que, sobre una lógica productiva, es parte de lo que nos hemos estado planteando en la Secretaría de Desarrollo Social, en el marco de esta política de nueva generación que nos ha instruido el presidente Enrique Peña Nieto.
Una política social, que esté vinculada a la salida productiva, que tenga el eje productivo como una estrategia fundamental, como la mejor herramienta para poder combatir verdaderamente la pobreza, una política social que fortalezca las capacidades productivas de los productores sociales; de quienes están ahí, en esas condiciones de pobreza, y que son productores que tienen potencial productivo y que es absolutamente indispensable fortalecer en un marco de desarrollo. 2 Para nosotros, este tipo de encuentros resultan verdaderamente importantes para todos aquellos que estamos involucrados desde muy distintos ámbitos de responsabilidad, en la lucha por erradicar la pobreza.
La globalización es mucho más que un simple intercambio de mercancías y flujos de inversión; es también lo que aquí estamos viendo: o Poner al servicio de la comunidad internacional las diferentes experiencias nacionales y los modelos exitosos de política pública; o Ampliar los marcos de cooperación; o Intensificar el diálogo a nivel global para encontrar mejores soluciones a los complejos dilemas sociales que enfrentamos.
El tema que aquí habremos de discutir no podría ser más oportuno para México que se encuentra inmerso en una revisión a fondo de toda su política social.
El Presidente Enrique Peña Nieto, desde el inicio de su administración, definió como una de sus prioridades construir un México Incluyente, donde los mexicanos que menos tienen, puedan contar con un piso básico de desarrollo para superar su condición de pobreza. En diciembre de 2012 recibimos un país muy fragmentado socialmente, con 53 millones de mexicanos en condiciones de pobreza, y de ellos, 11.5 millones de mexicanos en condiciones de pobreza extrema.
Teníamos que actuar con sentido de urgencia, porque en los últimos 20 años, a pesar de las enormes inversiones públicas y la instrumentación de una enorme diversidad de programas, no se han modificado los indicadores de pobreza. Este es el primer gran desafío que nos planteamos: ha habido cuantiosas inversiones, particularmente en los programas de transferencias económicas condicionadas y sin embargo, las cifras de la pobreza no se han movido significativamente.
Estamos hablando no sólo de los últimos 20 años, en os que existen estos programas, sino de los últimos 30, en los que casi la mitad de los mexicanos viven en esta condición de pobreza. Inmediatamente nos hicimos la pregunta.
No se trata de ampliar las transferencias monetarias. Los resultados probablemente sean exitosos en algunos aspectos, básicamente en el tema de la contención, 3 pero no están siendo una estrategia efectiva para verdaderamente modificar las condiciones de pobreza de millones de mexicanos.
Nos planteamos la necesidad de vincular la política social con la política económica; de generar las bases, y así lo ha señalado el presidente, este ha sido un año de reformas, éste es su primer año de gobierno, un año de reformas que permitan sentar las bases para un mayor crecimiento económico, porque lo que ha mantenido a la mitad de los mexicanos en esta condición son las tasas tan bajas de crecimiento que ha registrado la economía, y por supuesto una distribución muy desigual del ingreso.
En México, el decil más alto está 31 veces por encima del decil más bajo.
Entonces, no solamente estamos hablando de una pobreza, sino también de una gran desigualdad que caracteriza a la economía mexicana, que caracteriza a México. De ahí que nos replanteáramos esta política social, primero a partir de un enfoque de derechos sociales y humanos; una política social incluyente y progresiva, que nos permitiera avanzar a una nueva generación de políticas públicas en la materia, que nos permitiera construir ciudadanía, como un aspecto fundamental de esta política social; el fomentar la participación social y comunitaria, que generara mejores mecanismos de cohesión social, como un aspecto fundamental también para modificar la política de ventanilla o política individualista que había caracterizado a la política social, e involucrar a quienes son sus derechohabientes en un esquema de participación y de contraloría social, de manera muy importante.
Y nos planteamos también avanzar en un reto y demostrar que es posible derrotar el mito de que las personas que viven en condiciones de pobreza no tienen capacidades productivas y sólo pueden vivir de subsidios. Esa es la idea que se ha sembrado durante muchos años en México, de que la única vía para sostener a estas familias, es la vía del subsidio.
Nos hemos propuesto el gran desafío de demostrar que ahí hay enormes capacidades productivas; de ahí surgen muchos de los mexicanos que se van del otro lado de la frontera y son profundamente exitosos allá.
Creemos nosotros que si generamos los mecanismos podremos garantizar que las transferencias monetarias sean simplemente una estrategia temporal que sirva de puente en tanto se generan las condiciones para que estos mexicanos y mexicanas tengan su propia opción productiva, su propia salida productiva, que les permita salir adelante por su propio pie. 4 Hay bases importantes que nos permiten pensar de manera optimista con relación a esta perspectiva.
Primero, las familias que tenemos en el Programa Oportunidades, que es el programa de transferencias monetarias condicionadas, el 40 por ciento tiene activos, el 40 por ciento tiene tierras. Ahí hay una base muy importante, que si vinculamos a proyectos productivos, que si generamos mecanismos de organización, de operación y de agregar valor en la medida en que exista una cadena productiva, podremos dotar a estas familias de mejores instrumentos.
También, cada año, más de 150 mil jóvenes se gradúan de Oportunidades; niños que empezaron siendo becados desde la primaria, que fueron becados en la secundaria; que los becamos en la educación media superior, y que hasta ahí llegan porque encuentran un umbral, un techo de cristal que ya no pueden romper. Tenemos que involucrarlos e incorporarlos a niveles mayores de educación o a aspectos relacionados con la producción, con la economía formal, con un vínculo productivo.
Eso nos permitirá ahondar en esta perspectiva. En las encuestas realizadas por la Secretaría, de los mexicanos que están en condición de pobreza, seis nos responden que preferirían un empleo y mejores ingresos, en lugar de la transferencia monetaria. La gente tiene dignidad, quiere realmente salir adelante por su propio pie. Y es sorprendente, particularmente en el caso de las mujeres. Las mujeres ponen un puesto de quesadillas en la esquina, pero salimos adelante. A donde vamos, las mujeres nos piden ser productivas; las mujeres nos exigen proyectos que les permitan superar su condición de pobreza. Entonces, ahí hay una base muy importante y una idea de autonomía y de dignidad.
Se argumenta mucho que las transferencias monetarias han empoderado a las mujeres porque les permite tener un ingreso que les permite romper la subordinación con relación al marido, pero yo les digo que no las hemos empoderado porque pasaron de ser dependientes del marido a ser dependientes del gobierno, que también es masculino. Entonces, no estamos hablando de un verdadero empoderamiento de las mujeres.
Necesitamos una autonomía económica real de las mujeres, y esto se da comentando este tipo de esquemas de desarrollo.
Para eso es lo que nos hemos propuesto, aquí realmente con un gran apoyo de Nacional Financiara, que todo mundo siempre piensa en alguien como la visión financiera ortodoxa, pero que con una 5 gran sensibilidad social y con Fosir también hemos encontrado esta empatía para desarrollar un proyecto, un fondo México Social, que nos permita realmente hacer esta apuesta.
Que las empresas sociales de México, que las empresas sociales, que incluso están ubicados en los municipios que nosotros tenemos como parte de la Estrategia Nacional de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, que ahí podemos realmente desarrollar y fortalecer todo este potencial productivo. Es muy chistoso, porque nosotros, en nuestro programa de opciones productiva, que es chiquito que recuperar esos fondos nos lo impiden, nos lo impide la ley. tados, es que me que estamos pidiendo que sea un fondo recuperable.
Pero así lo hemos diseñado, estamos trabajando conjuntamente, precisamente para demostrar que esto no tiene que ser a fondo perdido; que aquí puede haber un esquema de negocios; que aquí puede haber una visión de gobierno corporativo; que aquí puede haber una ruta que realmente permita demostrar que la empresa social puede, todavía en esta lógica que tenemos de un mayor desarrollo y un mayor crecimiento del país, puede ser un gran impulso para esta estrategia de fortalecimiento de nuestra economía; que ahí tenemos una veta que explotar, así como estamos haciendo estas grandes reformas para que el país tenga mayores niveles de crecimiento.
Yo estoy absolutamente consciente de que si fortalecemos este sector social de la economía, nuestro crecimiento será mayor. Para ello se han tomado también decisiones muy importantes, como la reforma financiera, que permitirá tener un mayor acceso al crédito en condiciones más accesibles, más baratas y, con este sistema de fondos, que es el que queremos discutir y compartir con ustedes, y conocer las experiencias de otros países y también de experiencias exitosas que ha habido aquí en México.
Con este sistema queremos fortalecer el sector microempresarial, diseñar instrumentos ágiles y adecuados, garantizar una gestión transparente a través de órganos de gobierno y comités de 6 inversión; brindar un seguimiento especializado para aportar valor agregado a las empresas y contar con una base social amplia económicamente activa y autónoma.
Todos estos objetivos, o estos aspectos, serían los que distinguirían a este Fondo México Social.
Empezar con algunas empresas, empezar probablemente con un fondo pequeño; es una apuesta, es apostar y demostrar con ello que esto es viable, que esto es una ruta, y si tenemos éxito, podremos realmente consolidar toda esta estrategia y apostarle para que en los siguientes años realmente crezca y se fortalezca en el país. No me queda más que agradecer a todos ustedes su presencia, el que hayan venido desde sus países a transmitirnos estas experiencias exitosas, que a nosotros nos van a servir muchísimo.
Muchas gracias, muy buenos días y muy bienvenidos a todos.
ooOoo