México, D. F., a 01 de agosto de 2013

Versión estenográfica de la intervención de la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, durante la inauguración del Foro “Retos y perspectivas frente a la medición multidimensional de la pobreza 2012”

Muchas gracias, muy buenos días. Señor Rector José Narro Robles, muchas gracias por recibirme como siempre, con tanta hospitalidad, en ésta que es mi querida casa, mi Universidad.

Agradezco mucho a Rolando Cordera, coordinador del Programa Universitario de Estudios de Desarrollo, por la invitación a este foro, y por la rapidez con que se organizó para reflexionar, a partir de los datos que nos presentara el Coneval el lunes pasado.

Saludo con mucho gusto también al doctor Gonzalo Hernández Licona, secretario ejecutivo del Coneval.

Quiero decirlo, estamos trabajando de manera muy coordinada, porque yo entiendo que todos estos procesos de medición, que siempre serán perfectibles, son muy importantes para definir políticas públicas y, sobre todo, para generar mejoras continuas. Lo hemos dicho desde el lunes: no estamos juzgando, estamos reflexionando de qué tenemos que hacer a partir de este punto de partida para poder mejorar la situación.

Agradezco también a Mario Luis Fuentes, director del Centro de Estudios e Investigaciones de Desarrollo y Asistencia Social, miembro de la Junta de Gobierno, con el que he compartido muchas veces visiones, análisis, perspectivas, sobre lo que debe ser la política de desarrollo social en nuestro país. Agradezco la presencia de Estela Morales, coordinadora de Humanidades. Muchas gracias.

Aquí están subsecretarios, expertos, miembros de la Comisión Interinstitucional de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, todos interesados en esta reflexión, porque nos llama y nos motiva el que finalmente la tendencia que se presentara este lunes pasado, más allá del análisis 2010-2012, la tendencia sigue siendo, después de muchos años, veinte años, un país de pobres. Un país en el que la pobreza no ha cambiado estructuralmente.

Tendrá sus pequeñas bajas, sus muy grandes altas cuando estamos hablando de crisis económicas, que son las que más afectan y las mayores generadoras de pobreza, pero al final de cuentas tenemos una tendencia histórica que nos lleva a plantear que casi la mitad de los mexicanos se encuentra en esta condición de pobreza. Y entonces eso lo tenemos que reflexionar. No estamos analizando particularmente un sexenio. Estamos analizando el modelo económico y social que ha seguido este país en las últimas décadas.

 Y necesitamos hacer un alto en el camino, reflexionar, y qué mejor que este espacio para mejorar. Quisiera destacar en este sentido la importancia de que por primera vez, frente a los datos del Coneval, hayan sido conjuntamente la Secretaría de Hacienda y la Secretaría de Desarrollo Social, las que expresaran un punto de vista del gobierno de la República.

Este no es un tema de la Secretaría de Desarrollo Social.

Cuando se presentan estos datos no se está evaluando a una Secretaría del gobierno; éste es un tema en donde van de la mano la política económica y la política social. Y es el gran mensaje que quisimos dar el lunes, de cómo está viendo el gobierno de la República esta información y cómo pretende afrontar este reto, que yo creo que ya es un cambio muy significativo. A mi me enseñaron en la Facultad de Economía de la UNAM que si hay crecimiento, si hay empleos, si hay una mejor distribución del ingreso y movilidad social, hay menos pobreza. Y bueno, era cuando se estudiaban siete semestres del capital en la Facultad de Economía, y aprendí esa fórmula muy sencilla. No podemos seguir como estamos. Hay una cifra muy interesante, un dato muy interesante que presenta el Coneval, dentro de la gran cantidad de cifras y datos que presentó el lunes, pero hay una que a mí me resulta muy interesante. Mas allá de la necesidad de mejorar la muestra y demás, el hecho contundente es que las transferencias monetarias condicionadas, importantes desde luego, exitoso el programa en muchos sentidos, mayor formación de capital humano, los niños tienen más acceso a la salud y a la educación por el condicionamiento de la transferencia, pero han sido insuficientes.

Estas transferencias no han significado un salto cualitativo en términos de combate a la pobreza, a pesar de los recursos multimillonarios que se han dedicado a ellas. Esto es parte de la reflexión. Nosotros por eso, además de vincular y de plantear que es necesario que el país crezca, como dijo el secretario de Hacienda, por lo menos en un 5 por ciento para que empecemos a disminuir estas cifras, y qué tenemos que hacer para generar este crecimiento. Desde la lógica de la política social, estamos planteando varios cambios, uno de ellos es mantener la transferencia monetaria condicionada, pero incorporándole un nuevo diseño que tenga que ver fundamentalmente con la salida productiva; que el vínculo de programas como Oportunidades con aspectos productivos, ya sea en materia agropecuaria, en el medio rural; ya sea a partir del vínculo de los jóvenes a los que estamos capacitando con un mayor nivel educativo con el mercado laboral; buscar los mecanismos que nos permitan relacionar estas transferencias precisamente con la salida productiva, con una mayor escolaridad de estos jóvenes, y con la formalidad.

En eso estamos, y evidentemente que las reflexiones de muchos de ustedes nos ayudarán a nosotros a encontrar, a mejorar estos mecanismos.
Estamos también trabajando, y por eso aquí está parte de nuestra Comisión Intersecretarial, en una visión de coordinación institucional, que convierta el territorio en el eje articulador de la política pública, en el que podamos aterrizar con la concurrencia y la coordinación de los programas que tienen que ver con el desarrollo social. Y me refiero no sólo a los de la Secretaría de Desarrollo Social, sino a los de todas las secretarías que tenemos que ver con este proceso. Y estamos trabajando también a partir de los indicadores. Es decir, qué acciones y qué programas tenemos que fortalecer para que estos indicadores disminuyan.

Es muy interesante en las cifras que presenta Coneval cómo hay avances, por ejemplo, en indicadores como el de salud, sobre todo por el programa de Seguro Popular, más allá del debate de si éste es un acceso efectivo a la salud, porque es muy diferente estar afiliado a tener el ejercicio pleno del derecho a la salud que mandata nuestra Constitución, pero al final de cuentas en el indicador hay un avance, aún cuando siguen 25 millones de mexicanos fuera del Seguro Popular.

Hay avances en otros indicadores. Hay uno que registra un retroceso, que es el de la seguridad social, en el que el presidente Peña presentará en septiembre una propuesta del Seguro Social Universal vinculado a la reforma hacendaria, que será también un cambio radical en cuanto a esta materia se refiere. Hay una disminución muy leve del indicador relacionado con el acceso a la alimentación, lo que nos sigue planteando a nosotros con mucha claridad, si cruzamos con pobreza extrema, que esta población es la más pobre entre los pobres, y a la que tenemos que atender, sobre todo con este esfuerzo de la Cruzada Nacional contra el Hambre que estamos emprendiendo.

Entonces estamos ya trabajando, y quiero simplemente terminar diciendo que nos va a ayudar mucho esta reflexión para fortalecer una visión de Estado, para definir líneas que nos permitan a nosotros, ya hacia el presupuesto de 2014, tratar de ir generando esos cambios y rompiendo esas inercias de muchos años, y que además nos permita algo muy importante, algo que ha planteado el presidente Enrique Peña Nieto, que es la construcción de un México incluyente. No podrá haber un México en paz, si no hay un México incluyente.

No podremos hablar de un México próspero, si casi la mitad de los mexicanos están en condición de pobreza y si la diferencia entre el decil más alto y el decil más bajo es de 20 veces, porque no solamente es el tema de la pobreza, sino de la profunda desigualdad que hay en este país. Y entonces, como siempre, para mí es un gusto señor rector, contar con el respaldo y el apoyo de una institución tan importante como es la Universidad Nacional Autónoma de México. 

Muchas gracias.