Zacatecas, Zac., a 13 de febrero de 2014

Mensaje de la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, durante la inauguración del Foro Regional para la Definición de las Prioridades de la Política Social Zona Norte. 

Gracias, muy buenos días a todos, a todas.
Señor gobernador Miguel Alonso Reyes, muchas gracias por recibirnos aquí en Zacatecas.
Primero, en este Foro de Consulta para el Programa Nacional de Desarrollo Social, este foro regional, le agradezco mucho que Zacatecas sea la ciudad anfitriona y el estado anfitrión de quienes hoy están aquí convocados.
Y agradezco también al presidente municipal, al licenciado Carlos Peña Badillo, que nos reciba aquí en esta maravillosa ciudad Patrimonio de la Humanidad y de todos los mexicanos.
Agradezco a todos nuestros distinguidos miembros del presidium, a nuestras diputadas local y federal; gracias a todos los que hoy aquí se dan cita para este proceso de consulta que, como lo decía el gobernador, lo establece la ley pero que, con base en la instrucción muy clara del presidente Enrique Peña Nieto, hemos desarrollado un amplísimo proceso no sólo en el ámbito nacional, local, en la Ciudad de México, sino que hemos desatado estos foros regionales con el ánimo realmente de enriquecer el Programa Nacional de Desarrollo Social.
También lo hemos hecho a través de métodos de inclusión, a partir de la intervención de muchos ciudadanos, de miles en nuestra página de la Internet que también han hecho sus señalamientos, sus propuestas, para que este Programa Nacional de Desarrollo Social guíe la estrategia del gobierno de la República en materia de política social.
Como aquí se ha dicho, estamos hablando de una política social de nueva generación que se distingue, de manera muy importante, en varios aspectos que me gustaría muy brevemente señalar y dejar sobre la mesa.
En primer lugar, se trata de una política basada en un enfoque de derechos. Ya no estamos hablando de clientes; ya no estamos hablando de corporaciones; ya no estamos hablando de encuestas para ver la satisfacción de los clientes.
Estamos hablando de mexicanos y mexicanas que tienen derechos que están consagrados en la Constitución y que el Estado mexicano debe ser garante del pleno ejercicio de estos derechos.
Y por eso pasamos a una visión radicalmente diferente en cuanto a que no estamos hablando simplemente de prebendas o de dádivas, sino que estamos hablando del derecho que tienen todos los mexicanos a la salud, a la educación, a una vivienda digna, a la alimentación, a la seguridad social, a la cultura, al ejercicio pleno de los derechos sociales.
Por eso es que hemos trabajado durante todo este primer año de gobierno en definir los instrumentos y en orientar la política hacia esta visión que rebasa, en primer lugar, una lógica de asistencialismo y que entiende que un México Incluyente está profundamente vinculado a un México Próspero. Por eso las reformas que se emprendieron como el primer piso básico, necesario para generar las acciones que permitan realmente mejorar las condiciones de pobreza y desigualdad de nuestro país.
Si nosotros analizamos los recursos que se han invertido en los últimos años en materia de desarrollo social, vemos que son cuantiosos, pero si analizamos el número de personas que están en condición de pobreza, eso no se ha modificado de manera sustancial. Y entonces, la primera conclusión que hay que recuperar de manera muy importante es que, para que disminuya la pobreza, tiene que haber crecimiento y desarrollo de México; tiene que haber empleo y una equitativa distribución de la riqueza, porque la mejor manera de combatir la pobreza es generando riqueza y distribuyéndola adecuadamente. Por eso, por ejemplo, el día de ayer estuvimos con el presidente Enrique Peña Nieto en una de las zonas más pobres del país, en Chiapas, en Palenque, en la selva, donde el proyecto que ahí puso en marcha el presidente está en la lógica de detonar el turismo en esa zona tan rica de la cultura de nuestro país, puerta de la cultura maya, a través de la inauguración de una obra como un aeropuerto en el que se invirtieron más de mil 200 millones de pesos y que va a permitir la llegada de más de 300 mil turistas al año a esa región y que, en consecuencia, va a permitir la creación de empleos y el mejoramiento de las condiciones de vida de esa región del país.
Es en esta perspectiva que estamos trabajando y, al mismo tiempo, en la perspectiva de rediseñar los programas sociales para que rebasen la lógica asistencialista y permitan generar ingresos a través del trabajo de la gente, porque eso es lo digno y eso es lo que garantiza una construcción de ciudadanos plenos.
Hemos cambiado Oportunidades, y esto es algo bien importante porque, por primera vez en la historia de un programa de transferencias monetarias, y me atrevo a decir que es la primera vez en el mundo, lo que hoy se está haciendo es vincular el Programa Oportunidades a doce programas productivos de la Secretaría de Agricultura, de la Secretaría de Economía, para que tanto las mujeres que están en el programa, y que el 40 por ciento de esas familias tienen tierras, puedan acceder a los programas productivos que tenemos en materia agropecuaria en el país, y para que esos jóvenes, que son 150 mil que cada año se gradúan a nivel bachillerato, puedan seguir estudiando becados una educación a nivel superior y puedan también incorporarse al mercado formal, a la economía formal, a través de un empleo, a través de un crédito, de un proyecto emprendedor o de una empresa social.
Este es el gran viraje que hemos dado al Programa Oportunidades y cambiando otros, que aquí estarán el día de hoy también a discusión, como la creación del Fondo México Social, que nos permita apuntalar a las empresas sociales que tenemos en el país, particularmente en nuestro campo; que nos permitan apoyarlas en una lógica de producción y de productividad, porque así nos lo plantea el Plan Nacional de Desarrollo cuando nos mandata para democratizar la productividad, que no es otra cosa que llegar a donde está la producción social, que son nuestros productores del campo y del país.
Hemos establecido, como un eje rector, el trabajo a partir del territorio.
Abandonamos la política de ventanilla y dijimos el territorio tiene que ser el eje articulador y en donde se coordinen las diversas instancias que tenemos que ver con el desarrollo social, que no solamente es la Sedesol ni el gobierno federal, sino somos los tres niveles de gobierno , y le hemos dado al Fondo que los municipios administran y ejercen para mejorar la infraestructura social, unos lineamientos y una ruta que nos permita verdaderamente modificar indicadores relacionados con la pobreza.
También hemos avanzado, y esto es uno de los grandes aspectos de los compromisos establecidos por parte del presidente Enrique Peña Nieto, con el tema de crear un sistema de seguridad social universal, que hoy tiene ya dos componentes muy importantes, que son la Pensión para Adultos Mayores a partir de los 65 años, que quedará como ley y no solamente como un programa gubernamental, una vez que el Congreso de la Unión termine de desarrollar el proceso, y también el Seguro para Jefas de Familia, que es una pensión para la orfandad y que garantiza que niños y niñas que se queden huérfanos puedan ser apoyados desde que son pequeños hasta que terminan la universidad.
En tan solo un año de Gobierno, el Programa de Adultos Mayores de 65 años ha incorporado a 2 millones y medio de personas en el país; para que tengamos una idea de lo que esto representa, significa el 70 por ciento de lo que se hizo durante ocho años anteriores. Y tenemos también a 3 millones de mujeres jefas de familia incorporadas a este seguro, que uno no quisiera dar, porque cuando alguien se beneficia de este seguro es porque la mamá no está, porque falleció.
Pero, al final de cuentas, nos ha tocado ya entregar este seguro, este apoyo, y dentro del dolor, cuando las que se quedan de tutoras son las abuelas, me acaba de tocar un caso de una abuela cuya hija de 27 años, con cinco hijos, murió y se quedaron estos niños a cargo de la abuela y recibirán una cantidad para su educación y para su alimentación hasta que concluyan la universidad. Y ya son 3 millones de mujeres que están en este seguro para su protección y la protección de sus hijos. Y también el tema relacionado con la pobreza urbana, como uno de los grandes virajes y uno de los grandes ejes de esta política social de nueva generación. De los 53 millones de pobres que hay en el país, el 70 por ciento vive en las ciudades.
Cuando lanzamos la Cruzada Nacional Contra el Hambre e incorporamos ciudades, nos cuestionaron, nos discutieron, nos dijeron que lo hacíamos por razones que no tenían que ver con la justicia social y el combate a la pobreza.
Pero es ahí, en las ciudades, y particularmente en 131 ciudades del país, donde se concentra la mayor pobreza urbana y la mayor pobreza de México.
El no haber atacado esta pobreza, que es invisible muchas veces, que está en las zonas periféricas de las ciudades, nos ha generado conflictos sociales y de violencia, porque es esta polarización y desigualdad la que más lacera y la que más le duele a millones de mexicanos. Pero también, y a la par, hemos trabajado a donde no había llegado la política social.
Con el programa Oportunidades llegamos a 30 mil localidades a las que nunca había llegado el Gobierno, gracias a esta orientación, que tiene que ver con llegar a donde están los más marginados y los más pobres del país, y porque en lugar de estar en la ventanilla decidimos ir al territorio y al trabajo de campo, como la  estrategia más importante del Gobierno.
Y en esta lógica, la lógica incluyente, el género, las mujeres, porque la pobreza tiene, además, cara de mujer, y esto es algo bien importante; nuestros jóvenes, que requieren posibilidades y oportunidades; nuestras personas con discapacidad, que por primera vez dejaron de estar en una lógica de salud para pasar a una lógica de derechos al pertenecer a la Secretaría de Desarrollo Social, y los indígenas de México, eternamente olvidados y excluidos, hoy considerados de manera muy importante en este Programa Nacional de Desarrollo Social.
Pero mientras las grandes reformas sientan sus bases y dan resultados, muchas de ellas con procesos de mediano y largo plazo, y de ahí la trascendencia del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, que no pensó en lo inmediato ni en el proceso electoral que venía; él pensó en lo que el país necesitaba e, independientemente de otros aspectos, sentó estas bases tan importantes para el crecimiento de México, pero mientras tanto nos mandató para que esta cara más vergonzante y más dolorosa de la pobreza que es el hambre, la atendiéramos de inmediato con la Cruzada Nacional Contra el Hambre.
De siete millones de mexicanos que nos planteamos como población objetivo para los seis años de gobierno, en tan sólo un año podemos decir que tres millones ya comen mejor; que tres millones están ejerciendo su derecho a la alimentación, el cual no ejercían hace un año cuando se lanzó la Cruzada Nacional Contra el Hambre.
También replanteamos el papel de instituciones tan importantes como las de las redes de abasto popular más importantes que tiene este país, que es Diconsa, con esta función que tiene de que lleguen los productos básicos a las comunidades más apartadas y, ahora, a las zonas urbanas a las que antes no podía entrar, y también del papel de Liconsa, llegando ahí donde antes no llegaba esta leche subsidiada y que al mismo tiempo es fortificada, a través de nuestra tarjeta SINHambre, que permite que cada mes por 638 pesos las familias puedan adquirir 13 productos básicos avalados por nutriólogos en las tiendas de Diconsa; a través de los comedores comunitarios y, por supuesto, las estrategias locales como las de Buen Provecho y demás que ustedes han puesto en marcha a nivel de Zacatecas, así como en otras entidades.
Quiero concluir diciendo que hemos dicho que no solamente es lo que estamos haciendo, sino cómo lo estamos haciendo. La participación social en este tipo de foros, pero también en la comunidad, es fundamental en esta política social de nueva generación.
 Hoy tenemos 57 mil comités comunitarios de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, en donde la gente de la comunidad, de la localidad, está participando, definiendo prioridades, planificando, planeando, cuál es la prioridad, precisamente, para esa comunidad y esa localidad. Y eso es lo que hace también de manera muy importante, marca la diferencia de esta estrategia con otras anteriores.
Para mover a México, señor gobernador, señores y señoras presentes aquí en este foro, hay que sumar y eso es lo que estamos haciendo.
El objetivo es el mismo, nos une la misma causa: la prosperidad de millones de mexicanos y mexicanas, que no es otra cosa que la felicidad del pueblo de México ¡Muchas gracias!
------ Les pido que se pongan de pie para declarar inaugurado formalmente este Foro Regional de Consulta para la Definición del Programa de Desarrollo Social 2013-2018 en esta ciudad de Zacatecas.
Siendo las 13:05 horas lo declaramos formalmente inaugurado.
 Muchas gracias a todos y a todas por su presencia y participación.
¡Muy buenas tardes!
oo0oo