Puebla, Pue., 03 de abril de 2013
 Intervención de la secretaria de Desarrollo Social, Mtra. Rosario Robles Berlanga, en el marco de la Firma del Acuerdo Integral para el Desarrollo Social Incluyente con el gobierno del Estado de Puebla.
 Muchísimas gracias.
 Muy buenos días. Muchas gracias, señor gobernador Rafael Moreno Valle, por su hospitalidad, por recibirnos esta mañana. Estamos firmando este acuerdo tan importante para el desarrollo social incluyente con el estado de Puebla, con su gobierno, y con ello cumplimos ya el 70 por ciento de los municipios que están en la Cruzada Nacional Contra el Hambre. Nosotros nos fijamos seis estados prioritarios que concentran la mayoría de los municipios, que son Oaxaca, Guerrero, Chiapas, Estado de México, Veracruz y Puebla, y en todos ellos, hoy con Puebla, concretamos este proceso de abarcar la mayoría de los municipios que están considerados en la Cruzada Nacional Contra el Hambre. Diputado Mario Riestra, muchísimas gracias. Magistrado Roberto Flores, muchas gracias. Estimados miembros del presídium. Estimadas amigas y amigos. Invitados. Medios de comunicación.
Primero quisiera transmitirles un afectuoso saludo del Presidente Enrique Peña Nieto, que por mi conducto les hace llegar un saludo caluroso y el reconocimiento a este acto, a este evento, en el que estamos firmando este Acuerdo. Hoy venimos a sumar esfuerzos y recursos para mover a Puebla.
 Lo podemos hacer porque México tiene un Presidente de la República decidido a construir un país más justo, un país de derechos donde quepamos todos en condiciones de igualdad. Lo podemos hacer porque Puebla tiene un gobernador comprometido con un claro proyecto social, y porque sus habitantes están decididos a escribir una nueva historia, una historia de inclusión, de equidad, de progreso. Los poblanos están orgullosos de su identidad. Por eso consideran ya inaceptable que ser indígena sea sinónimo de ser pobre y de ser excluido, y quieren que los pueblos que hablan otra lengua en la Sierra Norte puedan tener las mismas oportunidades de vida digna que los habitantes de las grandes ciudades como Puebla, Atlixco, Tehuacán, Cholula, etcétera. Los poblanos no se resignan a que su estado siga figurando entre los más pobres del país, algo inaceptable para una entidad con tanta biodiversidad, recursos naturales, infraestructura, pluralidad, patrimonio cultural y arquitectónico. Un estado con tanto pasado y tanto futuro. El día de hoy, la firma de este Acuerdo Integral para el Desarrollo Social Incluyente nos pone en el camino correcto para hacer efectivos estos anhelos.
 Este instrumento de coordinación federalista nos permitirá instrumentar la Cruzada Nacional contra el Hambre en 14 municipios seleccionados para esta primera fase, y aquí quiero ser muy clara: es una etapa inicial que se irá extendiendo a todos los municipios del estado en donde haya una persona, un individuo, un poblano, una poblana, en condición de pobreza extrema y carencia alimentaria.
En estos 14 municipios habitan 198 mil194 poblanos en condición de pobreza extrema y carencia alimentaria, los más pobres entre los pobres. De entrada, estamos atendiendo al 40 por ciento de la población objetivo de la Cruzada, aquí en el estado de Puebla
Estamos yendo lo mismo a las localidades rurales, como Zoquitlán o Huitzilán de Serdán, que a los grandes municipios urbanos como la capital, Tehuacán y Atlixco que, como usted muy bien lo decía, gobernador, concentra un alto volumen de personas en esta condición, y que es una de las recomendaciones más importantes del Coneval: atender la pobreza urbana que genera violencia, que es lacerante, que fractura el tejido social y que es muy importante atender de manera inmediata. En las áreas urbanas y suburbanas es donde más ha crecido la pobreza entre 2008 y 2010, y es muy cierto que hasta ahora no había políticas públicas especificas para atenderla; de ahí la creciente marginación, la descomposición del tejido social. En las ciudades nos estamos jugando el futuro de la gobernabilidad democrática, del desarrollo económico, de la construcción de ciudadanos plenos; esa es la razón que explica la implementación de la Cruzada en las zonas urbanas donde, además, con una clara visión integral, estamos aplicando acciones para la prevención social del delito y la violencia con empleo, con proyectos emprendedores, con el rescate de espacios públicos.
El Acuerdo es, más que una bolsa de recursos, un instrumento para orientar el gasto social hacia los territorios y grupos de población prioritarios en la Cruzada. Se trata de enfocar el gasto para mover los indicadores, no sólo de alimentación, sino también de nutrición, salud, educación, servicios públicos, vivienda, infraestructura; es decir, estamos hablando de una estrategia integral que está enfocada a combatir el problema del hambre, pero también a transformar el entorno en el que viven estos mexicanos, estas familias, estas comunidades, como lo decía nuestro delegado. Ello implica crear un Padrón Único de Beneficiarios. Es muy importante acabar con las duplicidades; es muy importante acabar con la dispersión y tener a gente en varios padrones, a los mismos beneficiarios, y a otros excluidos. Esto lo vamos a resolver en la medida que tengamos un Padrón Único de Beneficiarios de los programas del Gobierno Federal y del gobierno estatal, que nos permita abarcar a todos de manera integral. Y también con esto estamos creando un Sistema Único de Indicadores y un Sistema Único de Evaluación y Seguimiento, para sentar las bases de una política social compartida entre los diversos niveles de gobierno, de una política social de Estado.
 Y esto es muy importante: queremos que nos midan; queremos que se mida paso a paso todo lo que hacemos en la Cruzada Nacional Contra el Hambre, porque de lo que se trata es de mover los indicadores y de demostrar que estamos abatiendo las carencias en las que vive la población. Estamos haciendo, entonces, con esta acción, trabajando para que los tres órdenes de Gobierno vayamos juntos, para que planeemos juntos y para que actuemos juntos en el territorio para superar el hambre y la pobreza extrema. Con ello estamos dándole un carpetazo al añejo sistema centralista, fortaleciendo nuestro sistema federal, y quiero ser muy clara y categórica, señor gobernador: lo hacemos por instrucción precisa del Presidente de la República, de trabajar todo en coordinación con el gobernador del estado. Nada al margen del gobierno estatal, todo de la mano, porque somos un equipo y nuestra prioridad es, como usted lo dijo, nuestro jefe, que es el pueblo; los que nos mandan son la gente. Este Acuerdo lo firmamos en el marco del mes de la Cruzada Nacional Contra el Hambre; este mes que estamos dedicando para sensibilizar, para concientizar, para convocar a la sociedad a participar porque, como usted lo dijo, ésta no es nada más una tarea del gobierno, sino de toda la sociedad. Combatir el hambre es una tarea de todos y de todas; es una Cruzada que todos debemos emprender, por solidaridad con quienes menos tienen; por solidaridad con quienes padecen esta situación. En este mes realizaremos una serie de actividades tendientes a convocar esta participación. Participación de los jóvenes de manera muy importante; participación de la empresa privada, y aprovecho aquí para convocar a los representantes de las diversas cámaras locales a que se sumen a este esfuerzo, como lo estamos haciendo a nivel nacional, firmando convenios para la participación en la Cruzada Nacional Contra el Hambre y la aportación del inmenso capital que existe en la empresa privada para apoyar estas causas, que son de todos los mexicanos. Los proyectos tienen que ir de abajo hacia arriba, desde el tejido social hacia las políticas públicas; de ahí la instrucción que he dado a los delegados federales para que salgan, para que, como ha convocado el Presidente  Peña Nieto, se ensucien los zapatos para consensuar las acciones con las familias y las comunidades en todos los municipios. e la mano con los presidentes municipales, haremos asambleas con la comunidad para que ahí se definan las prioridades, y las prioridades de la Cruzada sean las prioridades de la gente.
Vamos a estar en los municipios, los vamos a visitar. Vamos a estar trabajando con ustedes porque, como lo ha dicho el Presidente de la República, no importa signo político; la única camiseta que tenemos puesta todos es una: la de México, la de nuestra Patria, y con ustedes vamos a estar trabajando, señores presidentes municipales.
Quiero decirles, además, de que en este Acuerdo incluimos no solo lo relacionado con la Cruzada Nacional Contra el Hambre, sino también todo lo que tiene que ver con los recursos del Ramo 20, los recursos que transparentamos y que decimos que están aquí, a disposición de la gente, del estado, y que vamos a aplicar durante este año. Destacan dos programas de manera muy importante: la ampliación del Programa de Adultos Mayores a 65 años, que ya ha sido lanzada esta convocatoria y ya ha empezado el registro para que aquellos adultos mayores de 65 a 69 años, porque de 70 ya existía el programa, puedan incorporarse a este programa. Y hemos puesto en marcha ya también el programa para Jefas de Familia, el Seguro para Jefas de Familia, para que todas aquellas mujeres que viven en condición de pobreza y que son el sostén de su hogar estén tranquilas, porque saben y sabrán que si llegan a faltar sus hijos estarán protegidos, estarán apoyados para concluir sus estudios hasta la Universidad.
Estos programas forman parte de las prioridades planteadas por el Presidente de la República el primero de diciembre, y se inscriben en el eje de México Incluyente, que es uno de los cinco ejes que planteó el Presidente Enrique Peña Nieto. Basta, pues, de pobreza en nuestro país. Basta de que haya mexicanos, poblanos, que vivan en condición de hambre, de carencia alimentaria. Vamos juntos a mover a Puebla. Vamos juntos a mover a México.
 Muchas gracias, señor gobernador.
Estamos con usted porque, como usted lo dijo, la pobreza es asunto de todos y a problemas comunes son necesarias soluciones compartidas. A nombre del Presidente Peña Nieto, le agradezco su gesto; le agradezco su colaboración y nos reiteramos a sus órdenes. Muchas gracias.
 oo0oo