Oaxaca de Juárez, Oaxaca, a 2 de marzo de 2013

Versión estenográfica de la participación de la Mtra. Rosario Robles Berlanga, Secretaría de Desarrollo Social, durante la Firma del Acuerdo Integral para el Desarrollo Social Incluyente. Cruzada Nacional Contra el Hambre.

Distinguidos miembros del presidium; Miembros del Poder Judicial; Congreso del Estado; Señores subsecretarios; Señoras y señores, muy buenas tardes a todos. Me da muchísimo gusto estar en Oaxaca.
Quiero en primerísimo lugar, señor gobernador, ser portavoz de un saludo muy afectuoso del Presidente Enrique Peña Nieto; de reiterar su compromiso con Oaxaca; de reiterar con la Firma de este Acuerdo, la voluntad de apoyar a uno de los tres estados que ha establecido como prioritarios en esta lucha de combate contra el hambre y la desigualdad.
Oaxaca es uno de ellos. Oaxaca cuenta con el respaldo y el apoyo del Gobierno de la República y, en especial, del Presidente Enrique Peña Nieto. Estamos firmando el día de hoy este Acuerdo Integral para el Desarrollo Social Incluyente, que nos permitirá coordinar esfuerzos y presupuestos con las autoridades locales, con el gobierno estatal y con los gobiernos municipales, para hacer de Oaxaca un estado más justo y equitativo.
Es un acuerdo muy importante porque habla de que el Gobierno de la República está decidido a emprender este gran esfuerzo extraordinario de la mano de los gobiernos estatales.
Tenemos una instrucción muy clara: nada al margen de los gobiernos locales; nada al margen de los gobernadores. Todos elegimos trabajar así, porque así es como podemos potenciar nuestros esfuerzos.
Este acuerdo es más que una bolsa de dinero, aunque hay que aclarar que se multiplican considerablemente los recursos destinados a Oaxaca, pero las cifras por sí solas no dicen nada.
Es mucho más que eso, es una nueva estrategia de desarrollo social para actuar a nivel territorial. Permitirá que la coordinación intersecretarial, que hemos construido a nivel federal, vaya de la mano con la coordinación con los otros dos órdenes de gobierno, para realizar programas y políticas hacia un mismo objetivo y hacia territorios y poblaciones muy específicas. Lleva la instrucción de establecer además, no sólo este acuerdo con los gobiernos estatales, sino la necesidad de tener un padrón único, un sistema único de indicadores y un sistema único de evaluaciones y seguimiento que nos permita hablar de una política social compartida entre los diversos niveles de gobierno.
Se llama Acuerdo Incluyente porque tiene como perspectiva construir un México donde quepamos todos en condiciones de equidad, donde todos nos podamos ver a los ojos, sin distinción de lengua, color de piel, religión, preferencia política, lugar de residencia, edad, condición social o género.
En este acuerdo caben todos los oaxaqueños; lo mismo los que habitan en la costa que en los valles centrales o la mixteca; lo mismo que los pueblos mixtecos que los zapotecos; lo mismo los habitantes de Huajapan, que de Juchitán, que las pequeñas comunidades rurales de la sierra.
El acuerdo es una nueva política social que apoya y da abrigo a todos los oaxaqueños. Lo hacemos así, porque estamos comprometidos con el esfuerzo enorme que está haciendo el Gobierno del estado, en particular el Gobernador Gabino Cué, por construir un Oaxaca comprometido con la paz, con la igualdad, con la seguridad, la prosperidad y el bienestar de todos y de todas los oaxaqueños. Una felicitación muy sincera, gobernador, por este esfuerzo extraordinario y esta visión social que habla del enorme compromiso humanitario de su gobierno. Muchas felicidades. Este acuerdo parte de la convocatoria que lanzó el Presidente Enrique Peña el pasado 21 de enero, desde el corazón del municipio de Las Margaritas, en Chiapas, para lanzar esta Cruzada Nacional Contra el Hambre que nos permita hacer efectivo el ejercicio de nuestro Artículo Cuarto Constitucional: el derecho a la alimentación. Nadie, absolutamente nadie, puede sentirse satisfecho mientras haya una sola familia que padezca hambre.
En un México con tantos avances institucionales, democráticos, económicos, el hambre resulta una vergüenza moral. Para atender este reto, el gobierno de la República ha puesto en marcha uno de los programas más ambiciosos, un programa que tiene precisamente por objetivo combatir el hambre y la pobreza extrema. La Cruzada Nacional Contra el Hambre busca apoyar a 7.4 millones de mexicanos en condiciones de pobreza extrema y con carencia de acceso a la alimentación; los más vulnerables, los más pobres entre los pobres, y que se implementará en una primera fase en 400 municipios de las 32 entidades federativas. Y siéntanse muy contentos porque Oaxaca es el estado que más municipios tiene en la Cruzada Nacional Contra el Hambre: 133 de los 400 municipios están en Oaxaca.
Es el estado que ocupa el primer lugar. Este programa no es un maratón de entrega de despensas; nada cambiaríamos si lleváramos comida por una o dos semanas, pero dejamos a la gente viviendo en las mismas condiciones de pobreza, exclusión y desigualdad. Por eso estamos impulsando una visión integral que busca transformar la condición de vida, el entorno en que viven estas familias y garantizar el ejercicio pleno de sus derechos.
Además del tema alimentario para garantizar que todas las familias en condiciones de pobreza extrema, sobre todo los niños y las niñas, puedan hacer sus tres comidas. Estamos impulsando también la atención a la salud, sobre todo para los niños más pequeños y las mujeres embarazadas; una mejor educación con escuelas de tiempo completo, donde los niños puedan recibir además una buena alimentación.
La Cruzada atenderá también el tema de la vivienda, porque de nada sirve garantizar el alimento si la familia que recibe ese apoyo no cuenta con agua potable, con drenaje, con una letrina que evite enfermedades y que se contaminen los mantos de agua de la comunidad, o luz eléctrica y demás servicios. Y de nada serviría esta Cruzada Nacional Contra el Hambre si las mujeres siguen siendo víctimas de desigualdad y de un trato de violencia. Por eso es que estamos hablando de un enfoque integral, de una visión que va más allá de un aspecto parcial y que busca atacar en su dimensión multidimensional a la pobreza.
Como decíamos, Oaxaca participa en esta Cruzada, en una primera etapa, con 133 municipios, que son a los que más urge esta atención, y que coincide en gran medida con las prioridades que ha establecido el gobierno estatal.
En estos 133 municipios nosotros hemos identificado a más de 252 mil oaxaqueños y oaxaqueñas en condición de pobreza extrema y con carencia de acceso a la alimentación, de los 540 mil a los que habrá de ir a atender en las diversas etapas en todo el estado. Pero es muy importante aclarar que no sólo estamos considerando municipios de carácter rural, sino que atendiendo a las recomendaciones de Coneval, estamos incorporando y es el caso de Oaxaca capital, a municipios urbanos; porque en las zonas urbanas también hay hambre, también hay pobreza extrema y hay carencia de alimentación, y porque es fundamental atacar esta pobreza urbana por su volumen, por su cantidad y porque lacera, genera violencias, desarticula el tejido social, genera encono y resentimiento, sentimientos que es muy importante atajar. Por eso, están municipios, como es el caso de Oaxaca y otros, considerados en esta Cruzada Nacional Contra el Hambre de manera muy importante.
En la Cruzada Nacional Contra el Hambre hemos construido un sistema que va desde la coordinación intersecretarial a partir de la participación de 19 dependencias, a partir también de la firma con los gobiernos estatales de los acuerdos incluyentes, pero lo más importante, que es el gran esfuerzo que queremos emprender conjuntamente con el gobierno del estado, su componente más importante tiene que ver con la participación social y comunitaria. Este es un programa que se va a construir de abajo hacia arriba, porque lo que nos importa y a quienes nos debemos, como dice el gobernador, es a la gente, a los que menos tienen, y ahí va a estar el compromiso, y ahí está el compromiso del Presidente Enrique Peña Nieto, con los más pobres entre los pobres. Estamos hoy, pues, aquí en Oaxaca firmando este compromiso y este Acuerdo tan importante.
Pero quiero aprovechas mi presencia para informarles que, al mismo tiempo y como parte de los recursos que le corresponden a la Secretaría de Desarrollo Social, se están poniendo en práctica ya dos compromiso más, cruciales, del Presidente Enrique Peña Nieto: se ha lanzado ya la convocatoria para que todas las mujeres jefas de familia que están en condición de pobreza puedan participar en el Seguro para Jefas Madres de Familia, para mujeres que son el sostén de su hogar y que siempre están con la preocupación de qué pasaría con sus hijos en caso de que llegaran a faltar. A partir de este gran seguro que ha lanzado el Presidente Peña, las mujeres que son el sostén del hogar pueden estar tranquilas. Si ellas faltan, sus hijos van a estar protegidos desde el primer día de vida hasta que cumplan 23 años y hayan concluido sus estudios universitarios.
De la misma manera, el programa que comprometiera el Presidente Enrique Peña durante la campaña presidencial se hace hoy realidad y los Adultos Mayores serán beneficiarios, ya no sólo a partir de los 70 años, sino de los 65 años, de una pensión universal que ya en los próximos días estaremos en condiciones de concretar aquí en Oaxaca.
Señor gobernador, le agradezco muchísimo el que nos haya recibido el día de hoy; que podamos establecer esta intención de trabajar conjuntamente a favor de estos 133 municipios que participan en la Cruzada Contra el Hambre y de todos los programas que componen el Ramo 20 en el que participa la Secretaría de Desarrollo Social. Sepa usted que esfuerzos como el de las cocinas comunitarias queremos llevarlos a otros estados de la República y replicarlos, porque son muy exitosos y porque atienden claramente el objetivo de mejorar la alimentación y la nutrición de nuestros niños, de nuestras niñas, de las mujeres y de las personas en condición de vulnerabilidad.
Sepa usted que cuenta incondicionalmente con nosotros porque estamos comprometidos, al igual que usted, por un Oaxaca sin hambre, por un Oaxaca con bienestar.
 Muchas gracias.
 ----000 —