Martín Carmona, conductor: Saludo esta mañana de viernes al secretario de Desarrollo Social, el doctor José Antonio Meade. Secretario ¿cómo le va?, muy buenos días.
 
José Antonio Meade, secretario de Desarrollo Social: Martín muy buenos días, muchas gracias por el espacio, por platicar conmigo y dejarme hacerlo con tu auditorio.
 
Martín Carmona: Al contrario secretario, buenos días. Antes de entrar a lo que nos ocupa y a la actividad que va a tener este día allá en San Luis Potosí, ¿qué opinión le merece y qué retos enfrenta también la secretaría con el tema de las zonas económicas, que apenas lanzó el Presidente esta misma semana?
 
José Antonio Meade: Sin duda, Martín, un espacio de oportunidad importante, que va evolucionando la política que desde el gobierno se instrumenta para ir enfrentando los retos de generar oportunidades de inclusión.
 
Yo te diría que eso se suma a tres cambios fundamentales: el primero el enfoque de la Cruzada, que reconocer que para quienes tienen carencias, en particular y alimentaria y viven en pobreza extrema, se requería el concurso de todas las dependencias, 19 y 90 programas para hacerle frente a ese reto.
 
Una segunda que reconocía que para superar de manera estructural la pobreza había que vincular los programas de apoyo que tiene el gobierno con los que tiene de inclusión productiva y empezar a construir puentes entre ellos.
 
Y una tercera que reconoce que así como las personas en muchos casos requieren de algún elemento de apoyo adicional, también las regiones requieren de condiciones especiales, como las que estas zonas económicas, que anunció el Presidente, habrán de prever para generar una menor brecha de las oportunidades que ofrece el norte y el sur del país.
 
Martín Carmona: ¿Será posible llevarles un mejor desarrollo humano, alimentario y educativo a los habitantes del sur sureste, que tan atrasados están todavía en estos indicadores, secretario?
 
José Antonio Meade: Y sobre todo empleo. Se ha avanzado mucho, al amparo del despliegue de estos programas, en ir poco a poco abatiendo las carencias, y son muchas más los que en el sur sureste del país tienen condiciones más dignas en su vivienda, reciben en ella servicios, terminan y acceden a educación primaria, secundaria.
 
Tienen acceso a un servicio de salud prácticamente de forma universal, y lo que hace falta es generar condiciones de mayores empleos, y eso es justamente lo que las zonas económicas pueden ayudarnos a detonar.
 
Martín Carmona: ¿Habrá alguna modificación a los programas de Desarrollo Social, por ejemplo Prospera, si se pudiera adaptar o tener un perfil especial para esa zona, o seguirá aplicándose normal?
 
José Antonio Meade: Seguirá aplicándose en los mismos términos, pero profundizando en la transformación que ya planteó el Presidente y que ahora se da de manera incipiente.
 
Que Prospera como puente entre la pobreza y las oportunidades, al amparo de incluir y de beneficiar a la población Prospera con programas de inclusión productiva, que tendrán más sentido a la luz y de frente a esas zonas económicas especiales.
 
Martín Carmona: Bien secretario, se encuentra usted en San Luis Potosí para poner en marcha un albergue para jornaleros.
 
José Antonio Meade: Vamos de camino a hacerlo, estamos por salir ahora ya del aeropuerto, pero nos falta poner acento en un tema que ha estado en la atención de los medios recientemente, que es justamente la situación de los jornaleros mexicanos, que tienen, que para buscar oportunidades de empleo, que seguir el ciclo agrícola, que seguir las lluvias y los ciclos temporaleros.
 
Más de dos millones de jornaleros agrícolas se identificaban en la última Encuesta Nacional de Jornaleros, muchos de ellos están migrando fuera de sus estados, muchos de ellos hablan, uno de cada cinco una lengua indígena, y muchos niños involucrados.
 
Y este albergue pues lo que pone es un principio de solución y atención para esta zona específica. El albergue El Sabinito en San Luis, pues habrá de dar atención a los jornaleros que atiendan en esa área, pero habrá también de permitirnos poner de relieve, que con este grupo de mexicanos, pues hay una deuda pendiente de subsanar y que es importante que poco a poco vayamos haciéndoles justicia tanto a los jornaleros como a sus familias.
 
Martín Carmona: Quizá no le corresponde a usted ver el tema de los salarios, pero también esto, el hecho de que se ve a la presencia de la Federación, a través de la Sedesol, ayuda, ¿no?, para poner un poco de orden en materia de ingreso a los jornaleros.
 
José Antonio Meade: De orden, de atención, de protegerlos y de darles un espacio justamente digno, que es lo que pretendemos, en términos de que los mexicanos todos, con igualdad de circunstancia, puedan ejercer plenamente sus derechos, y uno de ellos es darle un espacio digno dónde vivir.
 
Que los jornaleros casi por construcción, por definición, por la forma como trabajan no tienen acceso a él, y en este caso en particular este albergue habrá de proveerles pues ese espacio de dignidad y de apoyo.
 
Martín Carmona: Ya. ¿Y cómo se ha sentido, secretario? Tiene ya casi un mes que lo nombraron después de andar por el mundo revisando los asuntos de la política exterior mexicana, ahora pues incursionando en zonas como ésta de San Luis Potosí para conocer la parte de la atención social.
 
José Antonio Meade: Contento, agradecido, comprometido y entusiasmado de que por la vía de la coordinación, al amparo del liderazgo que en ese tema da el Presidente, siguiendo el ejemplo de su compromiso, habremos -poco a poco- de generar para más mexicanos estas condiciones de mayor inclusión, de un mejor ejercicio de estos derechos que es al final la razón fundamental de la política y yo por eso agradezco mucho esta oportunidad.
 
Martín Carmona: Pues muy bien, secretario de Desarrollo Social, doctor José Antonio Meade, muchas gracias por platicar con el auditorio de Enfoque.
 
José Antonio Meade: Gracias, Martín, un abrazo y un saludo.
 
Martín Carmona: Saludos, que le vaya muy bien. Ahí tiene usted al titular de Desarrollo Social explicándonos esta estrategia que se tiene para atender a los jornaleros del país, más de dos millones, nos decía, se mueven por diferentes zonas del territorio nacional para encontrar trabajo precisamente en el campo mexicano.
 
Y darles una residencia digna, sin duda, que es positivo y le aseguro de ahí se desprenden presiones para quienes los contratan que -ya hemos sabido- los contratan con salarios míseros, con salarios sumamente bajos, y tener la presencia de la Federación a través de toda esta infraestructura que les permita tener un lugar dónde vivir, dónde descansar, pues sin duda que le mete presión a los empresarios que abusan, abusan de los jornaleros mexicanos.