martes, 03 de junio de 2014

Rosario Robles: Vamos por buen camino en la Cruzada Nacional contra el Hambre, pero aún falta más
 
 Adriana Pérez Cañedo (APC), conductora: Rosario Robles Berlanga, secretaria de Desarrollo Social. Buenas tardes, secretaria.
Rosario Robles (RR), secretaria de Desarrollo Social: Muy buenas tardes, Adriana. Me da muchísimo gusto saludarte.
APC: Igualmente. Hace mucho que no platicábamos.
RR: Así es, así es, Adriana. Pues es que ando para arriba y para abajo, pero aquí estoy. 
APC: Sí, sin descanso ¿verdad?
RR: Así es, así es, pero con mucho gusto y muy contenta de toda está labor que estamos haciendo.
APC: Sí, recuerdo cuando fuiste nombrada por el Presidente, que nos comentabas aquí que estabas consciente de la gran responsabilidad que esto representaba, pero que le entrabas al reto y sí, vemos que no paras.
Ayer veíamos que se daban a conocer algunos avances -así les llama- de la Cruzada Nacional sin Hambre y se habla de millones de personas, tres, que ya comen mejor o 400 mil familias que han sido incorporadas al Programa Oportunidades, los adultos mayores, más personas, millón y medio de personas y visiónales acceden ya a la leche fortical y cosas, o sea, las cifras suenan bien, la pregunta seria, entre otras y lo que tú nos quieras platicar también, por favor Rosario Robles. ¿En qué porcentaje a está altura de la administración del presidente Peña Nieto, se están cumpliendo con las expectativas, no sé si generalice o en rubro más que en otros, Rosario Robles? RR: Bueno, mira, hay un avance muy importante porque en particular la Cruzada Nacional contra el Hambre, cuando se echó a andar por el presidente Peña, se estableció una población objetivo de siete millones de mexicanos, los siete millones que son los más pobres entre los pobres, los que tienen pobreza extrema y carencia alimentaría, decir que tienen hambre y a parte no tienen la vivienda o no tienen una vivienda en condiciones adecuadas, no tienen acceso a la salud, a la educación, a la seguridad social; en fin, tienen varias carencias.
Entonces, la Cruzada se planteó esta población objetivo con un eje muy importante que es el alimentario y hoy a un poco más de un año de que se puso en marcha está cruzada en este mes que estamos dedicando a visibilizar, a rendir cuentas de esto que hemos hecho.
Hablamos de que tres millones ya comen mejor, tres millones ya tiene acceso algunos de los programas que les permiten un mejor abasto, ya sea comedores comunitarios, ya sea la tarjeta Sin Hambre que es una tarjeta que se intercambia por 14 productos básicos en las tiendas de Diconsa, ya sea a través de los huertos familiares; de la producción, el apoyo a la producción para el autoconsumo; ya sea a través de un mejor ingreso, a través de Oportunidades; el Programa de adultos mayores, en fin. Pero podemos decir categóricamente, porque tenemos nombres y apellidos, Adriana, de que tres millones de estos siete millones están ya teniendo un mejor abasto alimentario.
APC: Y ¿tienen con mayor precisión si vamos en el camino correcto?, vamos, la que anda en todos esos caminos eres tú, o sea, ¿se va en el camino correcto?, ¿vamos a buen ritmo o hay que apretar el paso más en ciertas áreas?
RR: Mira, vamos en el camino correcto en la Cruzada Nacional contra el Hambre porque nosotros nos propusimos que en seis años llagaríamos a estos siete millones. En un año estamos en tres millones, el Presidente nos planteó que, ayer nos instruyó para que la meta en el 2014 sea llegar a 5.5 millones de familias y nosotros queremos en 2015, pues estar ya cumpliendo con el objetivo de estar logrando que estos siete millones tengan una mejor condición de vida. Ahora estamos hablando de un país donde hay 53 millones de pobreza, Adriana. La Cruzada va a este segmento, como lo dijo el Presidente ayer...
APC: A los más pobres, como dices.
RR: ... es parte de una estrategia integral que ha significado un rediseño de los programas sociales, de está idea de que tenemos que vincular productivamente y despertar nuevamente la capacidad productiva de una importante porcentaje de la población, darle los instrumentos para que salgan adelante por su propio pie que creo que es lo más importante y para eso hemos estado trabajando.
APC: ¿Cómo es la coordinación con otras Secretarías? Porque más allá de las herramientas con las que cuenta la Secretaría de Desarrollo Social, sabemos que hay poblaciones de los pobres más pobres, que ni calles tienen o que no tienen agua, o que no tienen una clínica pequeñita aunque sea para atender a los habitantes de los alrededores, entonces, pues aquí entra la Secretaría de Salud o Comunicaciones y Transportes, porque por la Sedesol no puede con todo, ¿no?
RR: Así es.
APC: ... y sí tiene mucho que ver de atender a los más pobres entre los pobres, pues el agua potable por ejemplo, para evitar enfermedades prevenibles. ¿Cómo va esa coordinación con las demás?, ¿en qué puntos se encuentran también los trabajos en relación al apoyo a los más pobres de México?
RR: Son 70 programas de 19 dependencias federales que participan en la Cruzada Nacional contra el Hambre, éste a nivel, éste ámbito es federal, además de que estamos en coordinación con los gobiernos estatales y los gobiernos municipales, porque a cada nivel de Gobierno le corresponde en determinadas responsabilidades. En el caso federal hemos establecido -por decisión del Presidente- una Comisión Intersecretarial, que nos hemos reunido muchísimas veces y que hemos logrado convertir al territorio en el eje articulador de toda nuestra estrategia. Te pongo un ejemplo, ayer que estuvimos en Guachochi con el Presidente.
APC: En Chihuahua, sí.
RR: En Chihuahua. Guachochi, porque ahí fue donde el Presidente durante la campaña se comprometió a combatir el hambre y regresamos a decirle a la gente aquí el Presidente está cumpliendo, pero ahí el Gobierno municipal tiene un presupuesto de 115 millones de pesos, con la Cruzada Nacional contra el Hambre le hemos allegado 584 millones de pesos, cinco veces más...
APC: ¿Y qué se hace con eso?
RR: Que va a caminos, que va a vivienda, que va a mejoramiento de la vivienda, que va a que... a disminuir el rezago educativo, que va al agua potable, que va al drenaje, que va a los albergues indígenas, que va hasta las carreteras, que va a todo la estrategia integral que no solamente es el tema alimentario, sino -como tú dices- son todas estás carencias hasta la electrificación...
APC: Sí, sí.
RR: ... entonces todas las dependencias intervenimos; de acuerdo al municipio se hace una matriz de inversión y a ver, para rezago educativo, ¿a quién le toca? Es a la SEP estatal, porque está descentralizado. "Aquí hay tantos niños que no han terminado la primaria", tenemos que trabajar, en ese sentido, de manera conjunta. "Que el Centro de Salud no tiene medicinas", eso le toca a los gobiernos de los estados.
En Chihuahua, el Gobierno estatal ha hecho un esfuerzo extraordinario de tener ambulancias en todas las comunidades, Centros de Salud de tiempo completo, centros de rehabilitación, medicinas suficientes.
Entonces lo trabajamos con el Gobierno estatal. "Aquí las viviendas hay que mejorarlas, hay que construir nuevas viviendas", pues con Sedatu o con la propia Sedesol. "Aquí falta el agua potable", pues con la Comisión de Pueblos Indígenas o con la Conagua.
Todos intervenimos, por eso te hablo de que se multiplicó por cinco el recurso porque todos, pero con una gran diferencia.
En lugar de llegar de manera dispersa, cada quien por su lado sin ninguna planeación, unos por aquí, otros por allá, llegamos ahora de manera coordinada a los lugares a donde verdaderamente se tiene que llegar.
 APC: Otra cosa, ayer veíamos que se habían entregado 294 mil tarjetas Sin Hambre. Con estas tarjetas, los dueños pueden adquirir 14 productos básicos que aseguran su alimentación.
RR: Así es.
APC: ¿Cuál es el criterio para este padrón? Sabemos que basta con ver, no hay que preguntar; con ver, desde China y con neblina se notan las carencias, ¿no? Pero ¿cuál es el criterio y cuál es el compromiso que adquieren esas 294 mil personas que tienen cada una tarjeta para adquirir los 14 productos básicos que aseguran su alimentación? Esas dos cosas: ¿Cómo se define un padrón? y ¿cuál es el compromiso de quienes son beneficiarios?
RR: Sí se levanta un cuestionario. Nosotros estamos, por reglas de operación, obligados a acreditar que se trata de familias que están debajo de la línea de bienestar. APC: Aunque se vea que les falta porque salta a la vista.
RR: Así es. Este levantamiento lo hacemos a través del programa Oportunidades, que tiene mucha experiencia en el levantamiento de este tipo de censos, en los que se califica a la familia, es un término muy técnico, muy frío pero así se dice, se califica... la familia tiene que calificar para tener acceso a esta tarjeta, porque estamos hablando de familias de muy escasos recursos.
 Se les entrega esta tarjeta y mes con mes recibe 640 pesos para intercambiarlo por 14 productos que fueron avalados por nutriólogos y que permiten mejorar la dieta alimentaria. ¿Qué les pedimos a las familias a cambio? Comprometerse con la comunidad en diversas labores y actividades que se realizan. Con muchas de ellas estamos instalando un huerto familiar que ellas tienen que sostener para complementar la dieta.
Es decir, en Diconsa tienen arroz, frijol, harina de maíz, atún, sardina, etcétera, pero todo es envasado; falta la parte que tiene que ver con lo fresco.
APC: Los perecederos, jitomate, cebolla, rábanos.
RR: Exactamente, que los produzcan en su casa y que puedan complementar su alimentación.
Aparte, muchas de estas mujeres participan, como las que cocinan voluntariamente en los comedores comunitarios.
APC: ¿Por qué dices "mujeres"? Yo recuerdo que hubo un tiempo, al principio cuando este proyecto inició con otro nombre, que se destinaba el dinero a los señores y los señores iban a la cantina con él, no le daban a la señora y el niño no iba a la escuela.
Luego dijo "no, queremos ver que el niño vaya a la escuela y aquí estén las calificaciones, y vamos a pesar y a medir al niño para que veamos si efectivamente está bien alimentado". ¿Por qué has mencionado sólo a las mujeres?
RR: Porque la mayoría de las beneficiarias son mujeres, tanto del programa Oportunidades, el 96 por ciento son mujeres, como de la tarjeta Sin Hambre. Entonces evidentemente por eso hablo de "mujeres".
En Oportunidades está la corresponsabilidad, que el niño vaya a la escuela y que el niño vaya al centro de salud.
Lo hemos debatido tanto y hemos hecho mesas ahora, incluso con perspectiva de género para Oportunidades, sonde decimos que es una manera para que los hombres evadan su responsabilidad.
Hay que hacerlos corresponsables, pero las mujeres nos dicen "es que si no van al centro de salud y no llevan al hijo a la escuela, nos van a quitar Oportunidades". Incluso muchas declaran no tener marido para que todos nos hagamos corresponsables, porque sino dicen "me lo van a quitar".
Fíjate cuáles son las paradojas de la vida, ¿no? En donde tienes que ir alineando los programas en función de las necesidades de la gente y por eso esta comunicación con todos ellos, y todas ellas.
Pero en los comités comunitarios que hemos formado, que son más de 60 mil, participan muchos hombres.
 Aunque, debo reconocerlo, la inmensa mayoría son mujeres que están detrás del agua potable, de la electrificación, de que los programas lleguen a quien verdaderamente los necesita.
APC: Claro. También en muchos de los casos, los hombres ya se fueron a Estados Unidos o van en camino.
RR: O muchas de estas comunidades están solamente con las mujeres.
Pero déjame decirte, y es algo bien importante, que ahora la pobreza -y esto es a partir de datos de INEGI y Coneval- no solamente está en estas poblaciones rurales e indígenas que todo mundo nos imaginamos, sino el 60 por ciento de la pobreza en este país está en las ciudades. Ya tenemos estos cinturones de miseria. Ciento treinta y un ciudades del país concentran el 40 por ciento de la pobreza urbana. Entonces, allí también tenemos que actuar, ahí también estamos trabajando.
APC: Y es otra dinámica, otra educación.
RR: Es otra lógica de intervención. Se nos cuestionaba mucho al principio por qué poníamos ciudades en la Cruzada Contra el Hambre y hemos acreditado y demostrado que en las ciudades también hay hambre y hay pobreza extrema y que si no actuamos, ahí, esa polarización social es la que nos genera esta violencia que estamos viviendo, y estos enconos y resentimientos que tenemos que atajar.
APC: Pues ha sido un placer, como siempre, Rosario Robles Berlanga, hacer un recuento de cómo van las cosas en esta Cruzada Nacional Contra el Hambre. ¡Ojalá que pronto volvamos a platicar!
RR: Claro que sí, Adriana. Te agradezco mucho el espacio y te mando un abrazo muy fuerte.
APC: Igualmente. Gracias, buenas tardes.
RR: Muy buenas tardes.
APC: Rosario Robles Berlanga, secretaria de Desarrollo Social.