Pregunta: Preguntarle, ¿esta infraestructura, esos 60 millones, serán para rehabilitar o para hacer nuevas escuelas y en qué estados?

Secretario José Antonio Meade Kuribreña: Bueno, el compromiso de este convenio tiene dos vertientes. Una primer vertiente es que Banamex, con cargo a lo que hoy firmamos, va a evaluar todas sus intervenciones conforme a la misma métrica que hacemos en el gobierno al amparo del Coneval.

Entonces, va a buscar medir el impacto que tienen sus programas de fomento social en educación, en vivienda, en salud, en seguridad social, para poder así tener una idea clara de cómo está impactando la pobreza su gestión.

Y va, por encima de eso, a buscar con la Sedesol aportar 60 millones a proyectos específicos que habrán de determinarse hacia adelante. No tenemos todavía definidos cuáles son los proyectos, pero esta aportación que va por encima de lo que ya hace Banamex es una aportación valiosa.

Aquí lo que hay que acordar, y lo que sentimos es valioso de este convenio, es que hay un reconocimiento de la empresa de que el combate a la pobreza efectivamente nos involucra a todos, que hay una obligación moral, una responsabilidad corporativa de que en ella participen no solamente gobierno y diferentes niveles de gobierno, sino que se sumen a ella, y que se sumen a ello con éxito y con entusiasmo, la empresa en el sector privado, por lo que nos sentimos muy contentos del convenio que hoy se suscribe.

Pregunta: Secretario, partiendo de condiciones difíciles en materia económica para los próximos meses, para todo este año. ¿Hay una manera de proteger todos estos recursos, que los programas no se vean afectados?

Secretario José Antonio Meade Kuribreña: Los programas no habrán de verse afectados. Como aquí mismo se ha comentado, Banamex lo ha señalado en sus reportes, en un contexto de preocupación, México tiene finanzas públicas sanas, México tiene una adecuada conducción macroeconómica.

El presidente planteó desde el año pasado que los recursos para el desarrollo social habrían de mantenerse, así lo aprobó la Cámara y estamos tranquilos de que durante este 2016 los programas de la Sedesol no sufrirán ajuste ni recorte ninguno. Y podremos desplegarnos igual que lo hicimos el año pasado, buscando por la vía de mejor coordinación y de sumar a otros actores, lograr mejores resultados.

Y en este sentido, el que se esté sumando así ya una empresa líder en el sector privado pues es algo de lo que nos sentimos contentos y motivados.

Pregunta: Si bien no se van a afectar los programas sociales, ¿cómo va a impactar a los precios de los alimentos que ya hay que ya aumentó en varios productos como el maíz? ¿Qué impacto o cómo ven ustedes esto?

Secretario José Antonio Meade Kuribreña: Bueno, de hecho la última medición que hubo de inflación fue la menor histórica desde que se mide y fue el menor incremento desde el punto de vista de inflación en la canasta alimentaria.

Entonces, desde el punto de vista de precios, pues esperamos que esta situación se mantenga. AL día de hoy no hemos visto un repunte ni en materia inflacionaria ni en materia de la canasta.

Como ustedes saben, tenemos un grupo de precios constituido por instrucciones del presidente, un grupo al que concurren el Banco de México, la Secretaría de Agricultura, la Secretaría de Economía, la propia Sedesol, está también la Conagua y diferentes instancias y desde ahí estamos muy pendientes de ver qué acciones de política pública tenemos que desplegar, de manera temprana, para que no tengamos en la medida de lo posible repuntes en los precios.

Pregunta: Secretario, a un año mañana ya de la Cruzada Nacional, ¿cuál es su balance y qué nos podría decir al respecto?

Secretario José Antonio Meade Kuribreña: Ahorita la Cruzada se anunció ya hace dos y yo creo que la Cruzada tuvo, primero, una gran intuición de reconocer que la pobreza en sus diferentes dimensiones requería del concurso de diferentes dependencias para hacerle frente.

Ha funcionado muy bien como mecanismo de coordinación y además, atrás de que la Cruzada por sí mismo no involucra recursos sino que se constituye en un espacio de coordinación, pidió a Coneval que la evaluara.

Coneval hizo evaluaciones en cinco municipios en diferentes lugares del país y lo que encontró es que en esos cinco municipios la diferencia que hizo la Cruzada fue importante. Se redujo el rezago educativo, se mejoró el acceso a la alimentación, se incrementó la posibilidad de asistir y de beneficiarse de salud y de seguridad social y se mejoraron la calidad de espacios y servicios en la vivienda.

De manera particular, el 57 por ciento de la muestra evaluada reportó tener menos inseguridad alimentaria.

Yo creo que los resultados son muy alentadores de un mecanismo, insisto, temprano, apenas con dos años de funcionamiento, pero suficiente para comprometernos de nuevo en renovarlo, en fortalecerlo, en darle mayor vigor y mejor presencia.

Pregunta: ¿Y cuál sería el paso siguiente?

Secretario José Antonio Meade Kuribreña: Lo que estamos buscando ahora aprovechar es el que la Cruzada nos tiene convocados a estas 19 dependencias y 90 programas para que cada uno de los programas aporten información de las carencias que en el programa tienen los beneficiarios, para que quienes están en la mesa y puedan ayudar a subsanarlas lo hagan.

Entonces, estamos buscando que el diálogo sea en las dos direcciones, no solamente del padrón de quienes sufren pobreza extrema y dentro de las carencias que tienen está la carencia alimentaria, sino que estamos buscando también que se aporte la información de los beneficiarios del resto de los programas, para que podamos juntos mejorar y dar una atención mucho más incluyente.

Esto pone al centro de la estrategia de inclusión a la Cruzada y la fortalece como mecanismo de coordinación.

Pregunta: Secretario, de continuar la depreciación tan fuerte del peso frente al dólar, que ya bueno está en casi 20 pesos, ¿cómo va a afectar a la población más pobre?

Secretario José Antonio Meade Kuribreña: El elemento fundamental de transmisión que pudiera impactar, bueno, son dos, uno es por el lado de ingresos en donde las remesas siguen siendo un elemento importante de ingreso de las familias mexicanas y el otro elemento tiene que ver con precios y ahí, como comentábamos al día de hoy, tenemos un grupo que de manera permanente le da seguimiento, que de manera preventiva toma acciones de política pública y lo que hemos visto hasta el día de hoy es una inflación que es la más baja que hemos visto en nuestra historia reciente y en particular, en la canasta alimentaria un comportamiento que por primera vez también en mucho tiempo está en línea con la inflación.

Habremos de seguir trabajando en estar pendiente en esa que es una variable muy significativa, pero al día de hoy no hemos visto que haya un impacto en términos de precios que pudiera generar una presión que nos preocupara, pero con cargo a la instrucción que el presidente nos ha dado, seguimos permanentemente vigilantes todas estas dependencias que aquí he comentado.

Pues muchas gracias, buenos días.

Pregunta: Un estudio del Banco Mundial estableció una relación entre el aumento de la violencia y el de jóvenes que no estudian ni trabajan. ¿Tiene usted alguna evaluación desde la Secretaría de Desarrollo Social sobre esto, qué puede responder a esto?

Secretario José Antonio Meade Kuribreña: Nosotros no tenemos una evaluación respecto a ese tema puntual, pero sí el compromiso de generar, de manera coordinada, menor rezago educativo y un entorno de mayor oportunidad y eso habremos de hacer.

Pregunta: En el apagón analógico, ¿van a transparentar el padrón? Porque ha habido un incremento casi de 10 millones 120 mil televisiones que era el límite que tenían.

Secretario José Antonio Meade Kuribreña: De hecho, el padrón es transparente desde el principio y desde el principio señalamos nosotros que íbamos a informar a todos aquellos que tienen el beneficio que concurrieran a la televisión para poderla recoger.

Lo que encontramos es que, por diversas razones, por razones de enfermedad, por coyunturas, por lo que fuera, hubieron algunos que teniendo derecho a ellos no se presentaron a recogerlas. Se abrieron, por instrucciones del presidente, mesas de atención en todos los estados y como resultado de esas mesas de atención se ha seguido haciendo entrega al beneficiario que tenía derecho y que por la razón que fuera no pudiera o no hubiera podido concurrir a recogerla.

Eso implica que al día de hoy se han repartido casi 10 millones 100 mil televisores y sentimos nosotros que prácticamente con eso se termina el esfuerzo. Ya en las mesas de atención las necesidades de ajuste son las menos, con lo que podemos estar ciertos de que el despliegue fue exitoso, de que el beneficio llegó a quien tenía que llegar y que llegó de manera absolutamente transparente y respecto a la cual podemos perfectamente bien rendir cuentas.

Pues muchas gracias.