Lunes, 08 de septiembre de 2014
Versión
José Yuste (JY), conductor: En estos anuncios que hizo el presidente Peña con motivo de su segundo informe, uno de ellos que llamó mucho la atención fue este cambio, que no sólo es de nombre, es un complemento, pero es interesante lo que está haciendo. 
Es una definición ya distinta de la forma de trabajar en la política social de Oportunidades, este famoso programa Oportunidades, ahora se va llamar Prospera. Pero tiene mucho que ver con las nuevas, no sólo la nueva definición, el nuevo nombre, sino realmente con todo un cambio con la metodología, en la forma de trabajar, y desde luego sacar de la pobreza las personas. 
Por eso invitamos a Rosario Robles, que nos da muchísimo gusto que estés con nosotros, ¿cómo estás? 
Rosario Robles (RR), secretaria de Desarrollo Social: Muy bien, muchísimas gracias Pepe, muy bien, muy buenas noches.
JY: Buenas noches Rosario, gracias por estar nosotros. La Secretaría de Desarrollo Social. Explícanos por favor de qué se trata este cambio de Oportunidades, qué venía pasando con Oportunidades,que a dos años de la administración cambia a Prospera, ¿cuál es el cambio?
RR: Oportunidades fue un programa exitoso en cuanto a contención de la pobreza, en cuanto a que se garantizó que hubiera un acceso a la educación de niños y sobre todo de niñas de zonas pobres del país, un fortalecimiento de la salud. Pero no logró romper la pobreza, que eso es lo más importante.
El objetivo que tuvo este programa de transferencias monetarias, primero como Progresa después como Oportunidades, era romper el círculo intergeneracional de la pobreza. Pero si tú analizas la gráfica en donde hay un crecimiento constante de los recursos para las transferencias monetarias y el nivel de la pobreza y esto, no hay una correlación con la pobreza, la pobreza sigue igual a pesar de que aumentaron considerablemente los recursos.
Entonces nosotros hicimos una reflexión por instrucciones del presidente Peña Nieto, pusimos sobre la mesa la discusión sobre la política social y planteamos dos vías muy importantes. Por un lado, lo que el Presidente ha dicho, el país tiene que crecer. Con estas tasas de crecimiento que tuvo en los últimos años, es imposible modificar la línea de pobreza porque el ingreso es un factor fundamental para sacar a la gente de la pobreza.
Entonces el país tiene que crecer, el país tiene que generar empleos, el país tiene que tener una derrama económica regional, una mejor distribución de la riqueza y de ahí las reformas que se impulsaron para sentar las bases para ese crecimiento. Entonces esto desde la lógica de la economía.
Y desde la lógica de la política social, el rediseño rebasando una política asistencialista, rompiendo este mito que de que la gente que está en pobreza sólo puede vivir de los subsidios; y señalando que tiene que haber una salida productiva y de incorporación al empleo, o a la actividad productiva para que realmente estas familias puedan avanzar y puedan prosperar
Marco Antonio Mares (MAM), conductor: Rosario, esto que estás comentando, me parece bien importante porque durante mucho tiempo hemos visto que hay una relación muy clara entre la pobreza y la informalidad. ¿De qué manera con este plan que ustedes están proponiendo, con este cambio que están proponiendo, se va a lograr romper esa liga tan estrecha para que de la pobreza se transite hacia el progreso de los individuos, de las familias y se evite la falsa ruta de la informalidad? 
RR: La primera cuestión qué habrá que decir es que una población objetivo de este programa son los jóvenes. Oportunidades becaba en primaria, becaba en secundaria y becaba en bachillerato. Pero terminaban estos jóvenes el bachillerato y ya nadie se hace cargo de ellos. Sí trabajaban, sí tenían un mayor nivel educativo, sí emigraban hacia el otro lado de la frontera, ya no eran problemas del programa.
Nosotros nos estamos planteando que estos 250 mil jóvenes que cada año terminan el bachillerato becados por los programas de transferencias monetarias podrán continuar y puedan realmente mejorar el ingreso y estar en condiciones más favorables que las de sus padres.
Entonces primero, si quieren continuar con una carrera, si quieren estudiar una carrera o una educación técnica superior, van a tener beca esto es muy importante. Si están en una institución de educación pública, tendrán una beca. Segundo, si lo que quieren es trabajar, estos jóvenes tendrán prioridad en el Servicio Nacional de Empleo, que depende de la Secretaría del Trabajo y también serán capacitados para el trabajo. Entonces esto permitirá incorporarlos al mercado laboral, incorporarlos a la formalidad.
Otro de los ejes que estamos planteando de manera muy importante, es que se modificaron 15 reglas de operación de 15 programas productivos, entre ellos el de emprendedores, el de empresas sociales, los programas productivos del campo, las familias que tienen transferencias monetarias, el 40 por ciento tiene tierra. Y entonces para impulsar y apoyar la capacidad productiva de estas familias, ya sea de las mujeres, ya sea de los jóvenes, los jóvenes como emprendedores también tendrán una prioridad en toda esta estrategia.
Entonces estamos pensando que estos jóvenes que se vayan graduando del bachillerato, puedan tener vínculo ya sea con la actividad productiva o con un mayor nivel educativo. Y que las mujeres puedan tener también acceso a proyectos productivos, a pequeños negocios que también las relacionen con la formalidad. 
Además de toda la estrategia de inclusión financiera que tiene este programa, que es como su gran eje también, que estas familias, son seis millones en el país, son seis millones 100 mil, puedan tener acceso al crédito a una tasa de 9.99 por ciento al año, lo que es realmente... realmente nadie puede dar una tasa mas que la banca de desarrollo mexicano, gracias a la reforma financiera, una tasa de esta proporción en plazos muy favorables. Tendrán acceso a este crédito bajo, tendrán acceso de fomento del ahorro y también a un seguro, de manera automática tendrá un seguro por muerte accidental, son parte de la Estrategia de Seguro para Jefas de Familia.
Entonces aquí también estaremos dando un salto gigantesco en términos de inclusión financiera. En dos años estamos pensando de 6.6 millones 100 mil mujeres mexicanas.
JY: Esta es una parte clave, Rosario, y que tú has insistido en ella y me llama mucho la atención, el tema de las mujeres, porque en efecto, muchas veces los apoyos no se los puedes dar a los hombres, está más que comprobado aquí y en otras partes del mundo que si se los das a los hombres se lo gastan, las mujeres sí lo logran invertir pero, ¿cuánto va a ser para las mujeres?, ¿cómo van a hacer que esto sí lleve adelante, a cabo?, y ¿cómo se ayuda a la pobreza (sic) con esto? 
RR: Bueno, tendrán acceso a diversos programas. Uno es de la inclusión financiera que el crédito inicial desde dos mil pesos que normalmente estas mujeres acceden al crédito por la vía de la usura o del agiotista para contingencias, para circunstancias emergentes y que muchas veces se tienen que endeudar para sortear algún problema, un imprevisto, ¿no?
Aquí ya van a contar con esta línea pre aprobada que les permitirá acceder a estos dos mil pesos, pero además tendrán acceso a otros programas que cuentan con apoyos también en términos de créditos, si ellas echan a andar su tierra y sabemos que el Presidente acaba de lanzar este programa que permite tener una tasa del 6.5 por ciento, que la garantía será la cosecha y que tendrán apoyos técnicos y seguimiento por la vía de la asistencia técnica, etcétera.
Ellas podrán también acceder a este tipo de programas o al Proagro productivo, o a los programas de emprendedoras. Es decir, por ejemplo, el día del evento allá en Ecatepec entregamos ya apoyos para tortillerías, para panaderías porque las mujeres se organizan y las mujeres salen adelante y además son magníficas pagadoras. Todos los microcréditos en el mundo, incluido aquí en México, hay unas tasas de recuperación superiores del 95, 96, 97 por ciento, ¿no? 
MAM: Rosario, lo que estamos viendo es que hay un cambio de perspectiva en varios de los programas sociales que está llevando a cabo la secretaría que tú encabezas pero esto es hacia adelante y en función de un crecimiento económico esperado. Sin embargo, estamos en una coyuntura difícil de tiempo atrás, de muchos años de muy bajo crecimiento económico que sigue hoy todavía observándose en la economía mexicana y en ese tránsito está la Cruzada Contra el Hambre, está toda la política de desarrollo social y la inminente evaluación que viene por parte de Coneval. 
En ese conjunto de factores, ¿cómo te sientes?, ¿viene la evaluación?, ¿vas a aprobar?, ¿vas a reprobar? 
RR: Evidentemente que romper estas inercias y sobre todo estos niveles de pobreza, estamos hablando de 53 millones de pobres en nuestro país que es la última evaluación de Coneval, no es de la noche en la mañana.
Por ejemplo, el efecto de Prospera no se va a notar en esta evaluación porque ahorita ya se está levantando la Encuesta Ingreso y Gasto del INEGI con base en la cual Coneval hace su estimación de la pobreza en el país. Estos son procesos que yo creo que nosotros empezaremos a dar resultados mucho más contundentes hacia la segunda evaluación que será hasta 2017.
Sin embargo, el hecho de que el Presidente haya señalado que en el país había hambre, que nos hayamos planteado una población objetivo de siete millones de mexicanos, que de esos tres millones ya tengan acceso a algún programa alimentario del Gobierno, que estén en mejores condiciones, que hayan disminuido sus carencias, sobre todo la carencia alimentaria, yo pienso que se va a reflejar de manera importante en esta encuesta del próximo...en esta evaluación del próximo año de Coneval.
Igualmente hemos hecho un esfuerzo para que recursos que eran para combatir la pobreza y que durante los últimos años se habían destinado a otros ámbitos como el fondo de aportación, a la infraestructura social que ejercen los estados y los municipios, ahora hay una serie de normas que tienen que seguir para que esos recursos se inviertan para combatir indicadores de pobreza y no para pintar el palacio municipal o para pavimentar todo, sino básicamente para vivienda, para infraestructura en vivienda, para combatir el hambre, la estrategia alimentaria.
¿Por qué? Porque se trata de recursos que se asignan de acuerdo a la Ley de Coordinación Fiscal en función de las características de pobreza de un municipio, entonces son para combatir la pobreza.
Hay presidentes municipales: "Es que tengo que techar la cancha del pueblo". Sí, pero no tienes agua potable, eso es muy importante el techo de la cancha, pero no hay agua potable, no hay drenaje. Entonces primero son estos aspectos antes que cualquier otro y entonces hemos logrado reorientar con el apoyo de Sedesol a los municipios.
Una parte importante de estos recursos que van a reflejarse en la evaluación de Coneval como una disminución de las carencias. Entonces, ¿qué espero yo de esta evaluación? Probablemente que en términos de ingreso no haya una modificación sustancial pero sí en términos de las carencias que sabemos también es la otra forma de medir la pobreza en México y ahí creo que vamos a tener buenos resultados. 
JY: Fíjate que viendo cómo se están desempeñando los distintos programas que han sido esenciales a lo largo del tiempo de combate a la pobreza, ha seguido aumentando la pobreza a pesar de estos programas. 
Ahora ustedes están haciendo ese cambio de Prospera pero, ¿se puede esperar a que ahora sí no sólo la combatimos sino que realmente la disminuyamos? 
RR: Yo pienso que sí porque se están trabajando en las dos vías y vinculando lo económico y lo social; primero con esta vía económica en el sentido de apostarle a este mayor crecimiento; segundo, el Presidente ha puesto en marcha una serie de programas que son muy importantes.
El Plan Nacional de Infraestructura, por ejemplo, implica obras de gran trascendencia en el sur, en el sureste del país que van a modificar las condiciones regionales, no en el corto plazo, todos estos planteamientos son para el mediano y largo plazo. Por ejemplo, el Transístmico va a modificar la condición de esa parte del sur del país que hoy es muy pobre.
Entonces todo esto va a contribuir a modificar el entorno de pobreza, además de este rediseño de las políticas sociales que no solamente es desde Sedesol, sino es también desde la Sagarpa y desde una serie de secretarías que también están combatiendo la pobreza, por ejemplo, en el ámbito rural, en el campo, como una estrategia para fortalecer a estos pequeños productores que generen más ingresos y puedan estar en una mejor condición económica y social.
Entonces son diversas estrategias que se articulan, lo importante ahora es que nos estamos coordinando, nos estamos articulando y esto va a tener un mayor impacto desde el punto de vista de los indicadores de pobreza en el país.
Insisto, todo esto no es de la noche a la mañana, esto tendrá que irse construyendo y sentando las bases para que hacia finales del sexenio el legado del presidente Peña sea, en efecto, un país con menos pobreza. 
MAM: Rosario, y qué bueno que lo comentas en ese sentido porque efectivamente las políticas de desarrollo social, las políticas sociales son de mediano, de largo plazo, con un largo alcance. Sin embargo en la coyuntura, en las dificultades que se vive luego se buscan recetas de fácil alcance, o aparentemente recetas fáciles que podrían llevar al aumento de los ingresos.
¿Crees tú que sea necesario en este momento que hubiera una modificación a los salarios para que se mejore la situación económica de los mexicanos? 
RR: Hay debate en el país y al propio secretario del Trabajo han dado un punto de vista sobre eso. En lo que corresponde a la Sedesol, esta vía para mejorar el ingreso es a través de las transferencias monetarias. Y nosotros decimos, esas transferencias monetarias han sido muy importantes, probablemente para que haya más pobres en condición extrema; sin embargo no son suficientes. Sí se tiene que generar una vida productiva, sí se tiene que generar una vía de ingreso que mejore la condición de estas familias y aquí solamente es a través de un empleo o de una actividad productiva que vincule su ingreso a la productividad. 
Yo creo que esto es lo más importante que se está planteando. En la medida que esa familia sea productiva, tendrá un mejor ingreso y ésta es la idea que queremos sembrar. No es por decreto, " esto es, vamos trabajando para que estemos mejor. Mientras tanto no vas a perder tu transferencia monetaria" porque ahora, lo que pasa es "mejor me quedo estancado, mejor me quedo mal para recibir la transferencia". 
Nosotros lo que ahora estamos diciendo "no, tú prospera, vas a seguir teniendo esta transferencia mientras tu proyecto tiene éxito, mientras tienes un mejor ingreso".
JY: Esto es importante en esto de Prospera, si tú eres un joven ibas a invertir en un proyecto ¿te van apoyando todavía, te van cuidando durante el periodo del proyecto, que sería dos años? 
RR: En el caso de los jóvenes el apoyo es para educación, así es como está el programa. Ahora, hemos incorporado el esquema de educación no escolarizada para que al mismo tiempo que están estudiando también pueda tener acceso a un proyecto productivo, a un empleo y puedan complementar estas dos vías; como le hacen muchos jóvenes en el país que estudian y que trabajan al mismo tiempo.
Aquí no había este reconocimiento y estas becas al sistema no escolarizado, lo hemos incorporado como parte de este rediseño y como parte ahora de Prospera.
En el caso de las mujeres ahí sí se mantiene la transferencia, porque estos proyectos productivos tardan en asentarse tres años, cuatro años, no son automáticos. Entonces les daban el proyecto y les quitaban la transferencia, no, nosotros ahora vamos a seguir dando la transferencia monetaria como un sostén, como una plataforma, como un apoyo, mientras el proyecto florece.
¿Qué pasaba? Que todos los proyectos productivos y yo decía mucho que la gente se comía al proyecto en lugar de comer del proyecto. ¿Por qué? Porque la necesidad los llevaba a eso. Acá vas a tener mientras este ingreso, mientras lo otro va floreciendo. Entonces este es otro de los cambios, de los giros más importantes.
La gente te decía, "no me pongas en piso firme o en techo firme, no hay que mejorar la casa no hay que incorporar al marido que se ponga chambear porque entonces vamos a perder el Oportunidades", decían. Ahora lo que les decimos es, "entre mejores de familia vas a seguir teniendo los apoyos y vas a prosperar", esa es la idea fundamental que queremos.
Es un cambio también cultural importante en cuanto a la visión. Era muy fácil decir "ahí les estamos dando". Las mujeres sobre todo lo que le han dicho al Presidente es "nosotras sabemos trabajar, nosotros queremos trabajar, nosotras no queremos que nos den, lo que queremos son las herramientas que nos permitan salir adelante".
Entonces todos esos esquemas, por ejemplo en los medios urbanos, que muchas de estas mujeres se contratan como trabajadoras domésticas, es muy difícil que tengan que ir seis veces al mes a certificar alguna corresponsabilidad y que alguien las contrate. ¿Quién va a querer con a una mujer que de antemano seis veces se tiene que ausentar? 
Entonces ahí tenemos que cambiar el programa para la corresponsabilidad permanezca pero que no sea un obstáculo para el ingreso al trabajo de estas mujeres. Todos estos cambios son los que ya está considerando Prospera.
MAM: Claro. Rosario Robles, secretaria de Sedesol muchísimas gracias por haber estado aquí con nosotros.
RR: Muchísimas gracias a ustedes, un abrazo muy grande. Gracias.