La leche fortificada Liconsa desempeña un papel fundamental en la estrategia del gobierno de la República para abatir los índices de hambre y desnutrición entre la población, especialmente los menores de edad, las mujeres embarazadas y en lactancia, y las personas adultas mayores.

Con motivo de la conmemoración del Día Mundial de la Leche, el Programa de Abasto Social de Leche Liconsa dio a conocer los logros alcanzados en beneficio de gran parte de los mexicanos en pobreza extrema alimentaria.

Se mantiene la alta calidad de la leche fortificada Liconsa, adicionada con vitaminas y minerales como el hierro, que ataca el problema de anemia en millones de niñas y niños, y acido fólico, que ayuda principalmente a mujeres embarazadas.

En la administración del presidente Enrique Peña Nieto se han incorporado 2.5 millones de beneficiarios al padrón, por lo que hoy 6.5 millones de mexicanos reciben un producto alimenticio de calidad y bajo precio.

Se han instalado 1,322 nuevos puntos de distribución de la leche fortificada Liconsa, con lo cual se facilita el acceso a más familias mexicanas, sobre todo en las zonas rurales e indígenas de alta marginación. A la fecha, hay 9,449 puntos de venta en el territorio nacional.

Por otra parte, la empresa sectorizada de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) fortalece las economías locales y regionales, al ser garantía de compra para 11 mil productores mexicanos de leche fresca, la cual se paga a precio justo y oportuno. A la fecha se han adquirido 700 millones de litros de leche, que representan el 7 por ciento de la producción nacional.

Para fortalecer el apoyo a nuevos productores regionales, se instaló un nuevo Centro de Acopio en la Villa de Tututepec, Oaxaca, y está por iniciar la construcción de seis centros más.