Mártir de Cuilapan, Gro. Julio 17, 2013

PALABRAS DEL PRESIDENTE DE GUATEMALA, OTTO FERNANDO PÉREZ MOLINA, DURANTE EL RELANZAMIENTO DE LA CRUZADA NACIONAL CONTRA EL HAMBRE.

 Muchísimas gracias.
Quiero iniciar, primero que nada, dándole gracias a Dios que nos permite estar visitando esta bella República de México.
Quiero agradecerle al señor Presidente Enrique Peña Nieto por esta invitación que me hace en esta jornada de trabajo, para venir a visitar al Estado de Guerrero y estar acompañando a miembros de su Gabinete, al señor Gobernador del Estado de Guerrero, al Presidente Municipal y a todas las autoridades que hoy están aquí presentes.
Quiero mencionar brevemente algunos temas: Primero. Quiero decirles que felicito al Presidente Enrique Peña Nieto por ese gran esfuerzo que está haciendo en esta Cruzada Nacional en Contra del Hambre.
Un tema que ya lo mencionaron, no tiene colores, no tiene partidos, no tiene ideologías, y tampoco tiene fronteras. Y se los digo así porque igual nos está pasando a nosotros, también, en nuestro país, en Guatemala. Estamos en una lucha similar a la que está llevando el Presidente con todo su equipo. Nosotros le hemos denominado allá Pacto Hambre Cero, en donde se han venido sumando organizaciones, fundaciones, empresa privada, miembros de la sociedad civil de Guatemala para hacer una lucha conjunta para poder bajar los niveles de desnutrición y de hambre y por supuesto de pobreza que tenemos en Guatemala.
El primer año de gobierno logramos en la desnutrición aguda bajar el 50 por ciento y esto fue un paso importantísimo en nuestro país. Nos hemos propuesto en la desnutrición crónica bajar el 10 por ciento en los cuatro años de Gobierno.
Estamos haciendo un esfuerzo muy grande y estoy seguro que lo vamos a lograr. Por eso esta visita para mí, para el equipo de Gobierno que me está acompañando es importantísima, porque venimos a ver en el campo, por eso le agradezco al señor Presidente Enrique Peña Nieto, porque nos invita a venir al campo, al terreno, a venir a ver dónde están los problemas, donde están las necesidades, donde está la respuesta que cada día los ciudadanos demandan más de sus gobiernos.
En Guatemala, como estoy seguro aquí, en México, están exigiendo respuestas, el pueblo quiere resultados y nosotros como gobernantes estamos en la obligación de darles esas respuestas y de darles esos resultados. Me alegra muchísimo ver a los jóvenes que hoy acaban de ser juramentados, a los Brigadistas.
 Felicitaciones a ustedes jóvenes que se suman a este esfuerzo y a esta lucha, porque es una lucha no del Gobierno, sino de todos. Me alegra ver también muchísimo la participación de la mujer, porque las mujeres ya lo dijeron, son la columna vertebral en este esfuerzo para luchar en contra del hambre. Ya lo mencionaron, y yo quiero repetir algo que siempre digo en mi país cuando tengo estas reuniones: A las mujeres sólo hay una forma de tratarlas y es con respeto y con amor.
Es la única forma de tratar a las mujeres. Porque las mujeres son las que cada día más están ayudando a la economía familiar, son las que cada día están preocupadas por los niños, son las que cada día están viendo que vayan a la escuela, que cumplan con sus tareas, atentas para recibirlos, haciendo el trabajo en la casa, haciendo el trabajo fuera de casa para ayudar a la economía familiar, atendiendo al esposo.
Por eso, se convierten en un pilar muy fuerte para el desarrollo de las comunidades y juegan un papel más importante cada día. Yo hoy quiero decirles que ustedes verdaderamente tienen a un gran Presidente.
Felicito aquí públicamente al Presidente Enrique Peña Nieto, que está teniendo un liderazgo importante. Porque el liderazgo lo está demostrando con hechos en los lugares donde se necesita. Pero además de eso, tienen un Presidente que en poco tiempo se ha ganado el cariño y el respeto también de la comunidad internacional, proyectando a México fuera de sus fronteras y poniendo a México en el liderazgo que le corresponde aquí, en la región y también a nivel mundial. Me siento honrado y me siento muy contento de poder estar compartiendo con un país vecino. Un país que nos lleva la delantera y que nos lleva el ejemplo de muchos casos.
Esta Cruzada, esta lucha que están haciendo, es también un ejemplo que nosotros estamos llevando a cabo, guardando las distancias, con nuestros recursos y con nuestras limitaciones, pero que creo que son esfuerzos que se hermanan, que se conjuntan.
Y estoy seguro que la respuesta que el Presidente Peña Nieto y la respuesta que me toca darle a mí a los guatemaltecos es la misma respuesta: Bajar los índices de pobreza, erradicar el hambre, luchar para bajar los niveles de desnutrición, luchar para que hayan mejores condiciones y más oportunidades de empleo dignos, especialmente en el área rural, que es donde más se necesitan.
Estos esfuerzos los compartimos.
Estos esfuerzos, con esta visita que tuve el honor de que me invitara el Presidente Enrique Peña Nieto, me llevo de verdad en el corazón y en el pensamiento al Estado de Guerrero. Me llevo en mi corazón y en mi pensamiento a esta bella comunidad, Mártir de Cuilapan, y les digo que juntos, trabajando los gobiernos con sus pueblos, con los jóvenes, con las mujeres, con la sociedad civil, es la única forma como vamos a lograr salir adelante.
Felicitaciones a ustedes.
Que Dios los bendiga.
Y muchos éxitos en estos programas para salir adelante.
oo0oo