En videoconferencia con los responsables de Sedesol en cada uno de los estados del país, la Secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, destacó el enorme esfuerzo de coordinación interinstitucional que llevan a cabo, “con gran precisión y absoluto rigor” las 19 dependencias del Gobierno de la República que tienen en operación un total de 70 programas federales como parte de la estrategia de la Cruzada Nacional contra el Hambre.

Al hacer un corte de las acciones realizadas a la fecha en el marco del mes de la Cruzada Nacional contra el Hambre, la funcionaria resaltó el cumplimiento de los compromisos y las decisiones anunciadas por el Presidente Enrique Peña Nieto al inicio de su mandato.

Los delegados de la Sedesol informaron de su trabajo en todo el país, destacándose la incorporación de mujeres al Programa Seguro de Vida para Jefas de Familia y de personas adultas mayores al programa 65 y Más, así como la entrega de tarjetas SIN Hambre.

Asimismo, hicieron referencia a la entrega de numerosas obras y acciones de agua potable, electrificación y servicios en las viviendas, principalmente en los municipios atendidos por la estrategia federal de combate al hambre y a la pobreza.

Tras escuchar los reportes, la Secretaria Robles Berlanga exhortó a los delegados a redoblar esfuerzos y no quitar el dedo del renglón para apoyar a millones de mexicanos con las obras que requieren.

Reconoció además el notable trabajo que llevan a cabo los jóvenes brigadistas y los integrantes de los comités comunitarios, encargados de definir y priorizar sus necesidades, así como de vigilar el cumplimiento de las obras.

Las acciones que se llevan a cabo en los 31 estados del país están dirigidas a cumplir con los 5 objetivos de la Cruzada Nacional contra el Hambre que son:

1. Cero hambre a partir de una alimentación y nutrición adecuadas de los mexicanos en extrema pobreza y con carencia alimentaria severa.
2. Eliminar la desnutrición infantil y mejorar los indicadores de crecimiento de niños y niñas en la primera infancia.
3. Aumentar la producción y el ingreso de los campesinos y pequeños productores agrícolas.
4. Minimizar las pérdidas post-cosecha y de alimentos durante el almacenamiento y transporte, así como en los comercios.
5. Promover la participación comunitaria.