Uruapan, Mich., a 5 de julio de 2014.- Niños que pasan la mayor parte del día en la calle, tratando de convencer a los transeúntes y a los automovilistas de que les compren dulces, chicles o les den una moneda por limpiar los parabrisas; según las ventas y la “suerte” a veces logran comer lo que cae, pero muchas veces se van a dormir sin haber comido.

Esa rutina de varios menores que deambulan por las calles de Uruapan, la ha transformado la operación del comedor comunitario “La Cedrera”, ubicado en pleno centro de la ciudad, abierto para toda persona con necesidad alimentaria, pues tengan o no dinero, pueden comer ahí dos veces, todos los días.

Al comedor llegan quienes realmente necesitan el apoyo, explica Nancy Esquivel Huerta, coordinadora municipal de Comedores Comunitarios. “Son las personas más pobres, quienes viven en las colonias de mayor marginación, como La Cedrera y las cuatro secciones de La Ferrocarrilera.

“Ellos son los principales beneficiados con los dos alimentos calientes que a diario se sirven; aquí a nadie se le niega el alimento. Si traen dinero para pagar la cuota de recuperación, está bien, se les acepta, pero si no, de todos modos comen, porque estamos aquí para servir a quienes tienen mayor necesidad”, señaló.

Este comedor empezó a funcionar el pasado 9 de febrero. A cinco meses, recibe un promedio de 120 personas diariamente, entre niños, niñas, adultos mayores, personas con discapacidad y mujeres embarazadas o en lactancia.
El de La Cedrera es uno de los 82 comedores comunitarios creados en Uruapan, en el marco de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, los cuales a su vez forman parte de los 450 instalados en el estado, en beneficio de las familias en pobreza extrema alimentaria.

Recientemente estuvieron en el comedor el Presidente Enrique Peña Nieto y la Secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, a quienes la voluntaria Teresa Irapan agradeció el esfuerzo en favor de la población más vulnerable de Uruapan “porque se garantiza la comida a las personas, tengan o no dinero”.

Recuerda: “sólo les pedí continuar con este apoyo, porque quienes vienen aquí viven en colonias marginadas, prácticamente de lo que le gente les quiera dar, y a veces no les alcanzaba ni para medio comer”.

26214 1jpg

26214 3jpg