• El titular de la Sedesol encabezó la firma de convenio entre Liconsa y la Federación Mexicana de Lechería

El secretario de Desarrollo Social, Luis Enrique Miranda Nava, afirmó que la paraestatal Liconsa ha recuperado su visión social en la actual administración, al beneficiar con leche fortificada a cerca de 6.5 millones de mexicanos, en su mayoría niños menores de 12 años, mujeres embarazadas, adultos mayores y personas con discapacidad.

Al inaugurar el Segundo Foro Nacional de Lechería, el responsable de la política social del país expresó que es compromiso del gobierno de la República “procurar que nunca falte la leche en los hogares de las familias, sin importar su condición socioeconómica”.

Dijo que para lograr este objetivo se requiere la suma de esfuerzos de los tres órdenes de gobierno, de empresas y de productores, “para asegurar la buena alimentación de los mexicanos, que es un derecho social que debemos hacer efectivo”.

El titular de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) encabezó la firma de convenio entre Liconsa y la Federación Mexicana de Lechería, mediante el cual más de 11 mil productores en toda la República, inscritos en la red de acopio y enfriamiento de la paraestatal recibirán capacitación para entregar un producto de mayor calidad.

Acompañado por el director general de Liconsa, Héctor Pablo Ramírez Puga Leyva, el secretario Miranda Nava dijo que la empresa produce casi 3.4 millones de litros de leche al día, y en la presente administración ha recuperado su visión social en beneficio de los que menos tienen.

El programa de abasto social de leche, señaló, se reorientó de las zonas urbanas a las zonas rurales, donde la anemia y la desnutrición son más agudas.

Hoy, dijo, se apoya con la leche de Liconsa a medio millón de personas más que hace cuatro años, y se brinda una mayor protección a la economía familiar por medio de un esquema de diferenciación de precios.

Explicó que en la mayor parte del país el litro de leche Liconsa se vende a 5 pesos con 50 centavos; mientras que, en los estados de Guerrero, Oaxaca y Chiapas, donde se concentran los índices más altos de pobreza, el litro cuesta 4 pesos con 50 centavos; y en los 300 municipios más pobres de México, el litro de leche se vende a un peso.

Miranda Nava destacó también que la producción del lácteo es el motor del desarrollo económico y social en varias regiones del país, y actualmente casi 80 por ciento de la leche que distribuye Liconsa proviene de productores mexicanos.

Este año, Liconsa garantizará la compra a productores nacionales por hasta 600 millones de litros de leche, que significa una inversión de 3 mil 720 millones de pesos.

En su intervención el presidente de la Federación Mexicana de Lechería, Vicente Gómez Cobo, reiteró el compromiso de los productores de leche de ofrecer un producto de calidad para Liconsa y todos los mexicanos.

Ciudad de México, a 15 de marzo de 2017