En el marco del Año Internacional de la Agricultura Familiar, integrantes de la Red Mexicana para la Agricultura Familiar y Campesina, así como representantes de organizaciones de la sociedad civil (OSC) vinculadas con la temática, asistieron a la tercera sesión de trabajo de este movimiento que está conformado por más de 50 asociaciones.

Yunuel Cruz, representante de The Hunger Project México, mencionó que esta sesión, celebrada en el Salón Colosio del Indesol, versó sobre la consolidación de la Red y el debate de una propuesta para la reforma del campo desde el enfoque de la agricultura familiar, en apoyo a la Cruzada Nacional Contra el Hambre, estrategia del gobierno de la República para combatir la pobreza extrema alimentaria, la cual es coordinada por la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol).

Durante el evento, cuatro organizaciones de la sociedad civil presentaron sus avances y logros en sus buenas prácticas:

El Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT) es el primer centro en el mundo dedicado a la investigación y desarrollo de variedades de maíz y trigo para garantizar la seguridad alimentaria y reducir la pobreza. En México, este centro cuenta con tres estaciones de trabajo y alrededor de 700 investigadores dedicados a proyectos que fomenten el desarrollo.

Víctor López Saavedra, integrante del CIMMYT, informó que actualmente se plantea una estrategia de posicionamiento en América Latina, que contempla utilizar una menor cantidad de tierra e insumos para producir masivamente, aprovechar mejor los recursos naturales y garantizar mayores ingresos a los productores locales.

A nivel nacional se trabaja en un proyecto de desarrollo rural que incremente, en 10 años, los rendimientos de maíz y trigo, y brinde empleo a productores, técnicos y compañías semilleras mexicanas para duplicar el promedio de producción.

Yamel Guerrero González, de la organización Mujeres Indígenas en Lucha, señaló que en nuestro país se busca la participación equitativa de mujeres y hombres en eventos y como líderes en las comunidades campesinas.

Esta asociación pertenece al Programa de Intercambio, Diálogo y Asesoría en Agricultura Sostenible y Seguridad Alimentaria (PIDAASSA) -integrado por 75 OSC de América Latina- y se ha destacado por sus avances respecto del mejoramiento en la alimentación; el rescate de semillas nativas y especies propias, el mejoramiento de ingresos y nivel de vida y el cuidado del medio ambiente.

El Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), con 34 años de trabajo y presencia en el continente, tiene como objetivo mejorar las actividades de los gobiernos mediante propuestas que ayuden a potenciar los ingresos de las naciones, que garanticen el logro de la seguridad alimentaria y mitiguen el cambio climático.

Ena Reséndiz, representante de IICA, señaló que junto con la Coordinadora Nacional de Fundaciones Produce (Cofupro), constituyeron la Red de Gestión de la Innovación en el Sector Agroalimentario (Red Innovagro), que articula experiencias en temas alimentarios en la región.

Jorge Alfredo Lango Alemán, de Aquaculture Services, presentó el proyecto de acuacultura rural que consiste en el cultivo intensivo de camarón blanco. A fin de mejorar el aprovechamiento de recursos, la producción orgánica y el fomento de la acuicultura, esta buena práctica se complementa con el diseñó de un sistema de camas flotantes para el cultivo de vegetales, con lo que se reutiliza el agua del cultivo de camarón.

Demandas para la reforma al campo

Durante la sesión, la Red debatió sobre la necesidad de implementar programas de compras públicas para la agricultura familiar; programas de protección a las semillas nativas y promoción del modelo agroecológico de siembra.

Las propuestas y demandas puestas a debate incluyen la creación de un registro nacional de agricultores familiares; la inversión pública para la ejecución de políticas a favor de la agricultura familiar; la priorización de la juventud rural y mujeres en el centro de las políticas de fortalecimiento del sector, entre otras.

La Red Mexicana para la Agricultura Familiar y Campesina se integró en noviembre de 2013 por OSC, organismos internacionales e instancias gubernamentales con el fin de promover acciones para impulsar la agricultura familiar y campesina en México, y durante la tercera sesión consideró la inclusión de más organizaciones que desean sumarse a este esfuerzo.