Monterrey, Nuevo León, a 27 de agosto de 2015.- México compartió con naciones de América Latina sus políticas públicas transversales para enfrentar el problema de la pobreza urbana, con la participación social y la aplicación de una metodología específica para su medición.

Los mejores analistas, académicos y expertos nacionales e internacionales, convocados por la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), analizaron diversas experiencias en el marco del Seminario Internacional sobre Pobreza Urbana.

México, a través de la Sedesol, presentó a funcionarios del Banco Mundial (BM) y de países latinoamericanos, su Metodología de Intervenciones Socio-Urbanas Conjuntas para la Atención de la Pobreza Urbana y la Prevención de la Violencia Social.

Se trata de un esfuerzo conjunto entre la Sedesol, la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) y la Secretaría de Gobernación (Segob) para alinear acciones con la sociedad civil en materia de inclusión social, económica y comunitaria para promover el desarrollo y desalentar la descomposición del tejido social.

Durante el desarrollo del Seminario participaron expertos internacionales como el director de Protección Social y Empleo del Banco Mundial (BM), Arup Banerji; la gerente de Protección Social y Trabajo para América Latina y el Caribe del BM, Margaret Grosh; la directora de Servicios Sociales de Bloomberg Associates, Linda Gibbs; el economista de la División de Desarrollo Social de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Simone Cecchini; la directora del Centro de Asuntos sobre la Ciudad de Nueva York, Kristin Morse; la vicealcaldesa de Salud y Servicios Humanos de la Ciudad de Filadelfia, Susan Kretsge, y el representante en México de ONU-Habitat, Erik Vittup, entre otros. 

En ese marco, el Banco Mundial hizo un reconocimiento pleno a México por su esfuerzo integral para la superación de la pobreza tanto rural como urbana, a través de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, que hoy está llegando con un padrón de beneficiarios y focalización de acciones a las personas que más lo necesitan.

El director de Protección Social y Empleo del Banco Mundial, Arup Banerji, afirmó que los ojos del mundo hoy están puestos en México para ver la evolución de Prospera, Programa de Inclusión Social.

"Vemos con beneplácito el desafío del Gobierno de México con Prospera, un experimento social que va más allá de las transferencias condicionadas, y busca asegurar el futuro de las nuevas generaciones incorporándolas al mundo productivo y laboral".

Una de las coincidencias de expertos y analistas fue que la pobreza debe enfrentarse con visión de Estado, impulso de la participación ciudadana en la solución de sus colonias y barrios, además de tomar siempre en serio y como prioridad todo aquello que dicen las personas.

El tema de la evaluación fue otro de los puntos importantes, donde se planteó buscar instrumentos de medición acorde a las necesidades de las ciudades, grados de marginación y pobreza.

El economista de la División de Desarrollo Social de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), Simone Cecchini, destacó la importancia de la participación y coordinación comunitaria, tal como sucede en México con la Cruzada Nacional Contra el Hambre

Ahora estamos viendo, señaló Cechini, cómo México está impulsando la participación comunitaria y eso es algo muy interesante, porque la ciudadanía es la mejor contraloría social, ella sabe dónde está la gente que necesita las intervenciones.