México, D.F., a 15 de febrero de 2013

Versión estenográfica de la participación de la Mtra. Rosario Robles Berlanga, secretaria de Desarrollo Social, durante la Instauración de la Comisión Intersecretarial para la Instrumentación de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, en el Salón Tesorería, de Palacio Nacional.

Señor Presidente, muy buenos días; Muchas gracias, con su permiso, señor Presidente; Muy buenos días para todos y para todas: Vamos a presentar en este momento ya la idea muy clara de cómo queremos aterrizar la Cruzada Nacional Contra el Hambre.
Hemos platicado mucho, nos hemos reunido, señor Presidente, con casi todos, no todos, pero casi todos los integrantes de la Comisión Intersecretarial. De manera paralela, hemos establecido estas reuniones para poder ir concretando la intervención de cada una de las secretarías y de cada una de las áreas en esta gran Cruzada Nacional Contra el Hambre. Y estamos aterrizando, justamente, una matriz para que tengamos en tiempo real, justamente, cada uno de los programas en que estamos interviniendo en cada uno de los 400 municipios. A partir de los cinco objetivos, que los menciono muy rápidamente, todos los sabemos: cero hambre a partir de una alimentación y nutrición adecuada para mexicanos en extrema pobreza y con carencia alimentaria severa; eliminar la desnutrición infantil aguda y mejorar los indicadores de crecimiento de niños y niñas; aumentar la producción e ingreso a los campesinos y pequeños productores agrícolas y evitar las pérdidas postcosecha y de alimentos, y promover la participación comunitaria y la movilización popular.
Estos son los objetivos que nosotros nos hemos planteado y que mediremos a partir de una serie de indicadores, que aquí están los más importantes, no los únicos: el componente alimentario y de nutrición lo mediremos a partir del porcentaje de disminución de la población con carencia por acceso a la alimentación; cuántos mexicanos menos logramos que estén en este rezago; disminución de la proporción de menores de cinco años que presentan desnutrición aguda. Este es otro de los indicadores.
En cuanto al componente de producción e ingreso, lo vamos a medir a partir del porcentaje de incremento de la inversión en programas de mejoramiento del ingreso de los habitantes de las regiones y municipios prioritarios.
El porcentaje de incremento de la inversión en programas de mejoramiento de la producción de alimentos en las regiones y municipios prioritarios, y en la disminución de la pérdida y merma de los alimentos. En cuanto al componente de atención integral, el porcentaje de disminución en condiciones de pobreza extrema multidimensional, y aquí entran muchos indicadores relacionados con la salud, con la educación, con la vivienda, con los servicios a la vivienda.
En cuanto al componente de participación social, el número de mexicanos participantes en la Cruzada Nacional Contra el Hambre y su organización en los Comités Comunitarios de su participación en las tareas de solidaridad. Usted ha señalado, señor Presidente, que la Cruzada -y esto es algo muy importante que tenemos que repetir- no es un maratón de entrega de despensas, no se trata de ir a los municipios a entregar despensas, darlas, salirnos y que todo quede exactamente igual. Se trata de una estrategia integral que busca transformar el entorno social y económico para fortalecer la seguridad alimentaria. En el entorno social, entonces, entramos con toda las tareas relacionadas con la salud, con la educación, con la vivienda, con los servicios básicos, con la seguridad social. En el eje de la inclusión productiva, pues todas las salidas productivas como un aspecto fundamental para trascender la visión asistencialista.
La participación social y el desarrollo comunitario. Y en cuanto al entorno económico, esto es muy importante porque la Cruzada Nacional Contra el Hambre no es estrictamente o solamente una estrategia social, sino es una estrategia integral, que implica también una política económica que garantice crecimiento, empleo, una mejor distribución del ingreso y que permita democratizar la productividad. Impulsar la competencia económica como uno de los principales instrumentos para garantizar la operación eficiente del mercado agroalimentario y evitar incrementos sustanciales en los precios de los alimentos.
Este aspecto es realmente importante porque cuando hablamos de fomentar la competencia, cuando hablamos de combatir los monopolios, casi nunca pensamos en el sector agroalimentario. Y aquí es fundamental, porque tenemos una gran concentración en unos cuantos en el mercado de granos, en la producción de granos, y tenemos realmente que romper este monopolio para garantizar un mayor acceso a la alimentación y también mejores precios.
Esta gráfica que estamos viendo a continuación habla de los índices de privación social de la población objetivo de la Cruzada Nacional Contra el Hambre.
Si nos damos cuenta, la mayoría, o sea los 7.4 millones de habitantes que es la población objetivo de la Cruzada, se ubica de tres carencias en adelante. Tres millones tienen tres carencias. Si aquí trabajamos, si le pegamos a tres millones en estas tres carencias, vamos a estar dando un salto cualitativo; por eso es bien importante entender que salud, educación, vivienda… es decir, tenemos todos que trabajar para lograr mejorar estos rezagos, estas carencias y, en consecuencia, dar un paso hacia dos o hacia una o hacia cero carencias. Tenemos 2 millones 500 mil en cuatro carencias; casi un millón 500 mil en cinco carencias; es decir, mexicanos que están con carencias en salud, educación, rezago educativo, seguridad social, vivienda, servicios de la vivienda, y 430 mil en seis carencias, sin acceso también a la alimentación.
Es decir, estamos hablando de que -al trabajar de manera coordinada y éste es el objetivo de la Comisión Intersecretarial-, estaremos mejorando estos indicadores y aspirando a que en el 2015, que Coneval tiene la obligación de medir la pobreza en México, estemos ya dando resultados muy importantes. Entonces, insisto, no vamos a ir a entregar despensas, es transformar el entorno y esto implica una coordinación intersecretarial y no sólo un trabajo de la Secretaría de Desarrollo Social, sino de todas las secretarías que aquí estamos presentes y que tenemos que poner cada uno nuestro granito de arena para poder transformar esta realidad.
Aquí está la incidencia de las carencias por población urbana y rural; pues básicamente estamos en una condición similar, aún cuando en el caso de la vivienda estamos viendo que la carencia para la población rural es significativa. Aquí tendremos que hacer un gran esfuerzo para alinear los programas para vivienda popular y vivienda de bajos ingresos, autoconstrucción, etcétera, para lograr abatir este índice, en el caso del medio rural. Y ahora, de acuerdo a su instrucción, señor Presidente, yo quisiera hablar de dos municipios como ejemplos y en los que la instrucción es que ya pudiéramos iniciar de manera inmediata el trabajo de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, para que en el mes de abril, que tenemos el mes de la Cruzada, podamos ya mostrarle a la gente, mostrarle a los medios de comunicación y a la sociedad en su conjunto, cómo es que estamos trabajando de una manera integral. Escogimos dos municipios.
Éste es un municipio rural, Mártir de Cuilapan, que está en Guerrero, que es un municipio donde la inmensa mayoría de su población está en una condición de pobreza extrema y pobreza alimentaria. Y, como podemos observar en la gráfica, tenemos nosotros ya la posibilidad de detectar el tipo de programas que tenemos que establecer para cada uno de estos municipios. Tenemos ya la información, que nos proporciona INEGI, de población de 65 años y más; de población con jefatura femenina; ahí entran dos programas de manera importante, el 65 y más y el de Seguro para Jefas de Familia. Tenemos la población con rezago educativo, el 43.3 por ciento de la población tiene rezago educativo. Nosotros ya hablamos de hacer realidad que el bachillerato sea universal; aquí estamos hablando de que la gente no termina ni la primaria ni la secundaria; de que los niños no terminan primaria ni secundaria.
Estamos hablando de pobreza extrema con carencia alimentaria, 35.5 por ciento de la población; la población en pobreza extrema es el 55 por ciento. Y tenemos además por carencia en acceso a los servicios de salud, seguridad social; el 92 por ciento no tiene acceso a la seguridad social. Ahí el programa, por ejemplo, de 65 y más va a ser muy relevante y nos va a permitir atacar de manera contundente ese indicador.
 Carencia por calidad y espacios de la vivienda, el 49 por ciento tiene esta carencia; servicios en la vivienda, el 75 por ciento de la población tiene carencia por servicios en la vivienda. Estamos hablando de que no tienen drenaje, de que no tienen agua, etcétera. Por acceso a la alimentación, el 45 por ciento. En fin, ahí tenemos una serie de indicadores que ya nos están diciendo por dónde tenemos que trabajar.
Quiero aclarar que además vamos a hacer el barrido casa por casa para abarcar a estos 7.4 millones de habitantes. Y este fin de semana hacemos el barrido en Mártir de Cuilapan para poder contrastar en campo esta información que tenemos estadística, poderla confirmar, ratificar o rectificar en campo. Y entonces la instrucción es que, de acuerdo a lo que usted me comentaba, cómo empezar a trabajar de manera concreta en un municipio. ¿Qué tenemos que hacer en Mártir de Cuilapan? Primero, disminuir el porcentaje de personas con ingreso inferior a la línea de bienestar.
Esto es un primer gran indicador. ¿Qué tenemos que hacer para esto? Tenemos aquí, ya aquí, área por área, establecida la línea de acción, el tipo de apoyo, la dependencia que participa y los programas que estarían involucrados de manera indicativa. Por ejemplo, pues obviamente, cómo aumentamos el ingreso.
A través de la transferencia monetaria, a través del apoyo a la producción y generación de ingreso, como un aspecto central, y a través de la capacitación. ¿Qué tipo de apoyos? Obviamente, tipo Oportunidades, por poner un ejemplo. La transferencia monetaria de ingresos, subsidio a los alimentos, las agencias de desarrollo local, la asistencia técnica, proyectos integradores con financiamiento, capacitación, apoyos para la ejecución de proyectos y la formación para la vida, la asistencia técnica para actividades productivas. ¿Qué dependencias? Pues, Sedesol, la Secretaría de Trabajo y Previsión Social, la de Economía, la de Comunicaciones y Transportes, Semarnat, la Comisión de Pueblos Indígenas, con la que vamos a trabajar muy de la mano porque alrededor del 60 por ciento de estos municipios son indígenas; Sedesol, Sagarpa y la Secretaría del Trabajo y Previsión Social. ¿Cuáles son los programas? Oportunidades, Apoyo Alimentario, Pensión para Adultos, Seguro para Jefas de Familia, programa de Organización Productiva para Mujeres Indígenas, Empleo Temporal, Programa de Opciones Productivas, etc.
Lo que quiero decir con esto es que nosotros ya podemos entrar a Mártir de Cuilapan. Este indicador, que es disminuir el porcentaje de personas con ingreso inferior a la línea de bienestar, ya tenemos detectadas las líneas de acción, los apoyos, las dependencias y los programas con los que tendremos que entrar inmediatamente si queremos en abril empezar a dar resultados. También otro indicador: disminuir el porcentaje de personas con carencia de acceso a los servicios básicos de vivienda; que en el caso de Mártir de Cuilapan, veíamos es el 78.1. Bueno, líneas de acción: agua, drenaje, saneamiento y electrificación. Tipo de apoyo: agua potable, alcantarillado, sistema de tratamiento de aguas residuales, subsidios a los municipios para la ejecución de estas acciones. ¿Qué tipo de secretarías y áreas? Por ejemplo, en este caso, Conagua, de manera muy importante, o la Comisión Federal de Electricidad. Y el tipo de programas que estaríamos realizando para poder abatir este indicador.
En el caso de disminuir el porcentaje de personas con carencia por calidad y espacios de la vivienda. Igual el paquete básico de atención, que significa estufas ecológicas, letrinas, sistemas de captación de agua, piso firme, obviamente. ¿Qué tipo de dependencias y los programas que estaríamos desarrollando en este caso? Para mejorar la vivienda y los espacios de la vivienda, obviamente, construcción, ampliación y mejoramiento de la vivienda, en este municipio que es rural. Para disminuir el porcentaje de personas con carencia por acceso a la alimentación, el abasto de alimentos a partir del abasto comunitario, de la dotación de leche. Entrarán aquí, obviamente, dos dependencias: Sagarpa y Sedesol, Liconsa, Diconsa, el mantenimiento de almacenes.
La producción de alimentos a través de proyectos productivos de traspatio, semilla mejorada, insumos para la producción, apoyo a minifundistas y los programas que estarían en esa lógica; asistencia y orientación alimentaria: las cocinas comunitarias, los desayunos escolares, los paquetes alimentarios y a partir de qué programas estaríamos desarrollando y mejorando este indicador. Lo que quiero decir es que nos estamos organizando en función de indicadores de acciones y ahí alineamos los programas y, entonces, el objetivo es modificar estos indicadores para que a lo largo del tiempo podamos decir: “realmente logramos disminuir estos indicadores de carencias”.
El indicador del porcentaje de personas con carencia de acceso a servicios de salud. Estamos hablando del acceso integral de servicios integrales de salud a través del Seguro Popular, del Seguro Médico Siglo XXI, de las Caravanas de la Salud. Disminuir la mortalidad materna infantil a través de una serie de líneas de apoyo y programas que tienen, sobre todo, la Secretaría de Salud y el DIF. Y mejorar la nutrición a partir de la atención a la población vulnerable, particularmente estamos hablando de mujeres embarazadas y de niños de cero a dos años de edad.
Orientación sobre alimentación saludable, que esto también es muy importante. Tenemos la gran distorsión de que entregamos la transferencia monetaria y la gente utiliza ese recurso para comprar alimento, que muchas veces no es nutritivo, porque es el único que tiene a la mano y además porque no hay una educación que nos permita mejorar nuestros hábitos alimenticios. Entonces, es una de las tareas importantes en este programa. Y, finalmente, disminuir el porcentaje de personas con carencia por rezago educativo. La línea de acción es combatir la deserción escolar a través de las becas de apoyo a la educación básica para madres jóvenes, jóvenes embarazadas, para estudiantes de educación media superior, superior y posgrado.
 Los programas están alineados; un acceso efectivo a partir de la formación de docentes y ampliación del horario a partir del Programa de Escuelas de Tiempo Completo. Y, obviamente, la parte que tiene que ver con adultos y todo el tema de rezago y alfabetización, fundamentalmente para quienes hoy no saben leer ni escribir en esa comunidad. Esa sería, perdón, me falta uno, que es disminuir el porcentaje de personas sin acceso a la seguridad social. Y estas son las carencias.
Cada indicador está relacionado con una de las carencias. Y la línea de acción la pensión no contributiva a partir del Programa de Adultos Mayores; la Red de Protección Social a partir del apoyo económico para garantizar educación a niños en situación de orfandad, que es el Programa de Seguro de Vida para Mujeres Jefas de Familia en caso de que fallezcan. Y la formación de empleo, formación para la vida, asistencia técnica para actividades productivas; es decir, captar y poder generar una mayor, una visión de seguro social universal. Entonces ¿qué estamos diciendo con esto? Aquí estamos estableciendo ya un mapa, una línea de acción en Mártir de Cuilapan.
Si queremos entrar de manera inmediata, tenemos que entrar alineados en todos estos programas de acciones e indicadores, a partir de estos programas, con estas dependencias, y estaremos mostrando, al mismo tiempo, que generamos el proceso de desarrollo comunitario y de organización de la comunidad y de construcción de estos comités; estaremos mostrando que no vamos a distribuir despensas, sino que vamos a una estrategia integral de transformación del entorno en que se desarrollan estas comunidades y en el que viven estas familias. Este es el ejemplo de Mártir de Cuilapan. En el otro ejemplo en el que vamos a entrar simultáneamente, porque nos parece muy importante mostrar, por qué estamos yendo a zonas urbanas. Hay un debate en los medios de comunicación que dicen ¿por qué escogieron las ciudades? Y que es un criterio electoral. Nosotros estamos mostrando que estamos, primero, cumpliendo una de las recomendaciones de Coneval, de atender la pobreza urbana, una pobreza olvidada durante años y que es generadora de violencia y de situaciones que hoy tenemos que enfrentar.
Esta pobreza urbana, a lo mejor no es el 80 por ciento del municipio, como acabamos de ver en Mártir de Cuilapan. Es el caso de Acapulco, con el 11 por ciento del municipio, pero estamos hablando de 86 mil personas que están en esta condición, frente a Mártir de Cuilapan, que eran 10 mil. Ahí sí era el 80 por ciento del municipio, pero estamos hablando de 10 mil mexicanos y mexicanas. Aquí en Acapulco es el 11 por ciento del municipio, pero estamos hablando de 86 mil mexicanas y mexicanos.
De ahí la importancia, porque aquí nos estamos yendo al criterio de volumen poblacional, del número de personas, es muy importante. Entonces ahí tenemos Acapulco.
Luego tenemos, como usted sabe, están las áreas de intervención a partir de las AGES y de la definición manzana por manzana, que además vamos a hacer el barrido casa por casa, pero aquí ya tenemos, de acuerdo a INEGI, en qué manzanas tenemos que intervenir. Y, obviamente, aquí es bien contrastante el Acapulco turístico, el Acapulco de los ricos, con el Acapulco de los pobres, en donde se concentran estas 86 mil personas.
Ahí es donde vamos a ir nosotros, no vamos a ir a todo Acapulco, nos vamos a ir a estas AGES de alta y muy alta marginación. Y escogimos particularmente dentro de estas AGES de alta y muy alta marginación para trabajar este fin de semana y preparar el que podamos incidir en Acapulco también para tener un ejemplo urbano. Una de las colonias, que es la Simón Bolívar, justamente es donde vamos a tener, igual que en Mártir de Cuilapan, los mismos indicadores.
También los programas de Jefatura Femenil, de 65 y más, de hogares sin drenaje, sin electricidad, sin agua potable, con rezago en salud, en rezago educativo, con hacinamiento, conflicto de tierras, porque toda esta información nos las proporciona el INEGI a través de las AGES.
Y entonces, lo mismo, no quisiera yo repetir exhaustivamente, pero simplemente el indicador ¿qué tenemos que hacer, cuál es nuestra línea de acción, cuáles son los apoyos, qué dependencias entran y qué programas para cada uno de los indicadores? De tal manera que si alineamos todos estos esfuerzos, que además no es que se nos haya ocurrido a nosotros. De las pláticas bilaterales que hemos tenido con cada uno de los secretarios y las secretarias, hemos desprendido estos programas como programas de intervención.
Y estaríamos en condiciones también de iniciar de manera inmediata en esta región de Acapulco y poder mostrar en abril ya avances en cuanto al desarrollo de la Cruzada Contra el Hambre.
Entonces tenemos dos modelos de actuación, un ámbito urbano de partir de diversas AGES, perdón, organización comunitaria, desarrollo humano, infraestructura social y básica, opciones de ingreso y vivienda. Y tenemos un modelo de actuación rural, que también implica el desarrollo y capital humano, capacidades, organización comunitaria, apoyo a la producción del autoconsumo, las opciones de ingreso, el mejoramiento de vivienda, infraestructura social básica y la transferencia en especie, todo como ejes de actuación en cada uno de los 400 municipios. Los que son rurales tienen sus líneas específicas, y los que son urbanos tienen sus líneas específicas; son dos modelos de atención diferentes, justamente por las características de cada uno de los municipios.
Es muy importante, señor Presidente, que en los programas que tienen reglas de operación y que van a participar en la Cruzada Contra el Hambre, podamos evitar cualquier camisa de fuerza, para que realmente podamos incidir, para que realmente podamos aterrizar.
Entonces hemos propuesto un párrafo transversal, propusimos a la Secretaría de Hacienda, a quien le toca verificar todas estas reglas de operación, que nos permita que todos los programas, con el objetivo de contribuir al cumplimiento de los objetivos de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, que se estableció mediante el decreto que usted emitió, este programa dará prioridad a las personas, familias y localidades que para estos fines se determinen como población objetivo.
Es decir, el programa en específico en que estemos hablando, la regla de operación de este programa dará prioridad, para que no tengamos ninguna camisa de fuerza, para que no tengamos ningún obstáculo. Y tengamos esta leyenda en todas las reglas de operación.
De tal manera que realmente podamos cumplir los objetivos.
Que las reglas de operación no sean una limitante, como suelen ser a veces, y que impidan por más que haya voluntad y que ya hayamos alineado los programas y que estemos todos muy claros de qué tenemos que hacer en el territorio, finalmente la regla de operación se convierte en un obstáculo que tenemos que evitar.
Por eso esta propuesta. Y finalmente, tenemos una ruta crítica que estamos estableciendo de aquí a abril, que abril es el mes de la Cruzada Contra el Hambre, que habremos de desarrollar una serie de actividades que estamos preparando y trabajando para que sea un mes muy intenso. Y, como usted me instruyó, pues realmente sea un mes donde se aborden diversas problemáticas y no caiga la atención ni la actividad de la Cruzada durante este mes. Y preparar una serie de elementos para que estemos justamente ya con todos los lineamientos para dar un salto gigantesco en este mes de la Cruzada Contra el Hambre, en este mes de abril. Entonces, pues de adecuar las reglas de operación; estamos firmando los acuerdos con los gobiernos estatales. Tenemos que firmar los 32 acuerdos con cada uno de ellos para la Cruzada.
La suscripción de convenios con organizaciones de la sociedad civil; estamos armando el esquema de promoción social y desarrollo comunitario, que implica capacitar a todos nuestros promotores y levantar la información a personas rurales y urbanas. Instalar el Consejo Nacional Contra el Hambre que, de acuerdo al decreto, los lineamientos tienen que estar ya antes del 21 de febrero, pero la instalación la queremos hacer durante el mes de la Cruzada Contra el Hambre, para que sea uno de los eventos relevantes de este mes.
Los esquemas de corresponsabilidad y trabajo solidario para la Cruzada, que tenemos que armarlos durante este periodo. La presentación del Catalogo Nacional de Programas Sociales que vamos a hacer con Transparencia Mexicana y Coneval para que estemos muy avalados por estos organismos, y se elimine toda suspicacia de que estamos trabajando con un sentido político-electoral, sino que es una causa social la que anima al gobierno.
Y el mes de la Cruzada, que sería durante abril. Cada uno de estos puntos, pues, los pudiéramos desplegar, tienen ahí los hipervínculos, no me quiero detener mucho en eso. Simplemente quería, con esta presentación, dar la idea de que podemos ir a trabajar ya directamente, ahorita en estos dos municipios ejemplo, modelo, pero ya preparar simultáneamente con todas las secretarías nuestra intervención en los 400 municipios en los que estamos trabajando por la Cruzada Nacional Contra el Hambre, señor Presidente. No sé si tenga usted alguna duda.
EL. C. PRESIDENTE: (fuera de Micrófono)
SECRETARIA ROSARIO ROBLES BERLANGA: Estamos trabajando en ello, pero vamos hacia allá…
Además le queremos entregar a cada dependencia participante en la Cruzada la información municipio por municipio, igualito que aquí.
 Así es.
----000---