Francisco I. Madero, Hgo., a 06 de marzo de 2014

Mensaje de la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, durante la colocación de la primera piedra del centro de acopio lechero Liconsa.

Muchas gracias. Me da muchísimo gusto estar aquí, en este municipio de Francisco I. Madero, en esta región del estado de Hidalgo.
Me da mucho gusto, porque estamos concretando lo que ha sido una instrucción del presidente: que la política social deje de ser asistencialista, que fomente la capacidad productiva de nuestro pueblo, y que el día de hoy estemos dando el banderazo de salida para la construcción de un centro de acopio lechero, indica que se va en el camino correcto, el de apoyar la producción de nuestros hombres y mujeres del campo, para que tengan un ingreso digno, porque eso es lo que debe hacer el Gobierno de la República: apoyarlos para que produzcan y convertirse en el comercializador de sus productos. Le agradezco mucho, gobernador Francisco Olvera Ruiz, el recibirnos una vez más aquí, en Hidalgo. Gobernador, muchas gracias por el trabajo conjunto y por toda esta gran sinergia y colaboración que hemos hecho para trabajar en los programas sociales y, particularmente, en la Cruzada Nacional Contra el Hambre.
Hoy, como decía nuestro director de Liconsa, Héctor Pablo Ramírez Puga, el día de hoy estamos dando buenas noticias: el centro de acopio es una de ellas, pero también, gobernador, de cinco municipios que tenía Hidalgo en la Cruzada Nacional Contra el Hambre, hoy vamos a tener a 13 municipios más como parte de este programa, para que en México no haya hambre. Le agradecemos mucho al presidente municipal, Joel González Gómez, que nos reciba hoy con tanto aprecio y afecto, aquí en su municipio.
Al presidente de la Unión de Productores de Leche del Valle del Mezquital, Juan Carlos Cruz Guerrero, gracias. Gracias también por confiar y sumar esfuerzos, porque eso estamos haciendo, sumar los esfuerzos de Gobierno y sociedad, porque es la manera como vamos a sacar a México adelante.
Gracias, Héctor Pablo Ramírez Puga Leyva, por tu esfuerzo, trabajo y compromiso, siempre presentes. Y por supuesto, Ernesto Vázquez, porque sé que el que se haya concretado este esfuerzo tiene que ver con los (inaudible) aquí en Hidalgo, a través de sus propios funcionarios.
Quiero agradecer también su apoyo y solidaridad a don Plácido Velázquez González; gracias por apoyarnos con este terreno, donde se va a edificar este centro de acopio. Habla de la confianza en el Gobierno. Gracias a los diputados locales, a los presidentes municipales, a los delegados federales, a nuestra delegada, Patricia González, muchísimas gracias Paty, por todo tu trabajo. Gracias a los funcionarios estatales pero, de manera especial, quiero agradecer su amistad, afecto, apoyo, respaldo y el trabajo que hemos realizado juntas.
Tuvimos un reto gigantesco en Guerrero y ahí estuvo las 24 horas, por eso le pusieron la novia de Guerrero, pero estoy viendo que es también la novia de Hidalgo, la novia de Francisco I. Madero: Nubia Mayorga, nuestra directora general de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI). Sé de su trabajo. Me ha tocado además, como parte de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, estar muy directamente vinculada a ese trabajo, porque una parte muy importante de los municipios de la Cruzada son municipios indígenas.
Estamos conscientes, y Nubia en primer lugar, de que son precisamente los indígenas de nuestro país a quienes más nos debemos y a quienes más tenemos que llegar hoy, con la Cruzada Nacional Contra el Hambre.
Quiero, en primer lugar, transmitirles un saludo muy afectuoso del presidente Enrique Peña Nieto.
Decirles que no están solos, que su Gobierno está con ustedes y que estamos trabajando para el bienestar y la prosperidad de todas las familias de México y, en particular, de las familias hidalguenses.
Un abrazo del presidente Enrique Peña Nieto. Justamente, siguiendo sus instrucciones, es que hemos emprendido está tarea, el día de hoy dando el banderazo a un centro de acopio, que como lo decía nuestro director de Liconsa: a significar una derrama de más de 4 millones de pesos al mes a los productores; que va a beneficiar a 600 familias, acopiando su producción de leche, 25 mil litros, que pudieran incluso incrementarse, y que van en la lógica de recuperar el carácter social de esta empresa pública que es Liconsa, apoyando a los productores nacionales.
Cada vez compramos más leche a los productores mexicanos y dejamos de comprar y de traer la leche del extranjero, porque primero está nuestra gente y para para eso está Liconsa, para los productores de leche a nivel nacional.
Pero también, con este esfuerzo que ha emprendido Liconsa, hemos contribuido a mejorar el precio de la leche.
Cuando el productor tiene que vender muy barato, llega Liconsa, pone su centro de acopio, compra la leche y eso beneficia también para que los otros compradores de leche tengan que ir un mejor precio, un precio justo para estos productores.
Liconsa, además, en el esfuerzo que ha tenido, importantísimo, en el marco de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, ha crecido de manera muy importante a los beneficiarios. Liconsa no llegaba a las comunidades pobres y alejadas del país. Hoy hemos incrementado la distribución de leche de Liconsa, porque ahí debe de estar, donde están los más pobres de México, porque esta leche, que vale producirla nueve pesos con 50 centavos, Liconsa la vende a 4 pesos con 50 centavos, cinco pesos menos, y eso tiene que llegar no a las familias pudientes, sino a las familias más pobres del país. Esto es lo que hacemos haciendo.
Estamos trabajando precisamente en esta visión productiva.
 A todos lados que vamos la gente nos dice queremos que nos den; queremos que nos apoyen para producir, para trabajar, para generar con nuestras manos nuestros propios ingresos; no queremos dádivas, queremos que se nos y, sobre todo, esto nos lo han dicho las mujeres, porque yo como mujer lo sé muy bien: nosotras sacamos el puesto de quesadillas a la esquina, pero nuestros hijos no se quedan sin comer y nunca se quedarán desamparados.
Lo único que necesitamos es apoyo y respaldo de nuestro gobierno y eso es lo que estamos haciendo.
La Cruzada Nacional Contra el Hambre va justamente en esta lógica. Quiero decirles que a un año de que la pusimos en marcha, de siete millones de mexicanos que nos planteamos que tenían esta condición de hambre y que el presidente Enrique Peña Nieto dijo podemos aceptar que haya niños y niñas que van a la escuela sin haberse alimentado; no podemos aceptar que haya niños y niñas que se duerman sin tener el alimento suficiente; no podemos aceptar que haya mujeres que se quiten el plato de la boca para que sus hijos tengan algo de comer.
Por eso iniciamos esta Cruzada Nacional Contra el Hambre, y de los siete millones que nos planteamos que teníamos que llegar, a un año con un mes, estamos ya muy, muy contentos, porque tres millones de esos siete millones ya comen mejor. Tres millones en tan sólo un año comen mejor, mucho mejor que antes de que llegara el gobierno de Enrique Peña Nieto. Esto lo hemos logrado con los comedores comunitarios; con las tarjetas SINHambre; con los huertos familiares; con los proyectos productivos que hemos impulsado con CDI; con el apoyo a los pequeños productores sociales y a nuestros campesinos, porque son nuestros campesinos los que durante décadas alimentaron al pueblo de México, y necesitamos volverlos a apoyar si queremos que nuestra gente tenga un alimento adecuado.
Por eso es que estamos avanzando con la Cruzada Nacional Contra el Hambre. Hoy hay tres millones de historias, porque estamos hablando de hombres, de mujeres, de niños y de niñas; tres millones de sonrisas, porque están comiendo mejor.
De la misma manera, otros dos de los grandes compromisos presidenciales: el programa de adultos mayores, que el presidente Peña decidió que iniciara a partir de los 65 años de edad y no de los 70, como estaba antes. En un año afiliamos a este programa a dos millones y medio de adultos mayores.
Quiero que tengan claridad de lo que esto representa. Dos millones y medio de nuevos adultos mayores con su pensión, es el 70 por ciento de lo que se hizo durante ocho años.
En un año, hicimos el 80 por ciento de lo que se hizo durante ocho años que tenía el programa, porque estamos actuando con la gente, con responsabilidad y con honestidad. Aquí en Hidalgo, 116 mil 960 adultos mayores están en el programa; aquí tenemos cobertura universal en el programa de adultos mayores, y en Francisco I. Madero, 2 mil 308 ya reciben esta pensión, que no es un apoyo, no es una dádiva; es un derecho, es el reconocimiento al trabajo de toda la vida de nuestros mayores, a su legado, a que nos han dado Patria, y lo mínimo que puede hacer el gobierno de la República es apoyarlos con este pago mensual, con este apoyo mensual. Igualmente, tenemos el Programa de Jefas de Familia.
Este programa que en Hidalgo ya abarca 86 mil mujeres y que aquí en Francisco I. Madero tiene a mil 577. Un programa que pensó el presidente Peña para nosotras, porque la mayor preocupación que tenemos las mujeres, sobre todo si tenemos la responsabilidad de ser padre y madre, si somos la cabeza del hogar, es ¿qué pasaría con nuestros hijos si nosotras llegamos a faltar? Y este Seguro de Vida para Jefas de Familia garantiza que si nosotras no estamos, nuestros hijos estén  protegidos desde que son pequeños hasta que terminen la universidad.
Y aquí en Hidalgo, lamentablemente, y lo digo así porque cada vez que tenemos que entregar este apoyo es porque una madre ya no está, porque una madre falleció, pero dentro del dolor que esto representa, esos niños y esas niñas tienen ya un apoyo mensual que les garantizará, el día de mañana, ser hombres y mujeres de bien, que es lo que siempre queremos las madres, las madres mexicanas.
Estamos cumpliendo. Aquí hemos abierto una estancia infantil y la estancia se llama Eso es lo que queremos, que cada niño y niña de México, que cada hombre, que cada mujer, que cada joven, no importa el color de la piel, todos seamos triunfadores.
Lo ha dicho el presidente Peña: que cada quién escriba su propia historia de .
Por eso, el compromiso de este gobierno es con la prosperidad de todos, y la prosperidad no es más que una cosa: la felicidad de todos los mexicanos. Para eso está trabajando el equipo de Enrique Peña Nieto.
Muchas gracias a todos por recibirnos. Muchas gracias por estar aquí. Pronto vendremos a inaugurar este centro de acopio.
Muchas gracias.
 ooOoo