En la Cruzada Nacional Contra el Hambre no hay lugar para la mezquindad ni para las diferencias políticas, porque el objetivo es mejorar la vida de las personas en pobreza extrema y carencia alimentaria, afirmó la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga.

Durante la firma de convenios con la Universidad Autónoma del Estado de México y con el Gobierno de la entidad, Robles Berlanga agregó que “aquí no caben mezquindades ni distingos de carácter político; aquí estamos todos empeñados en que no haya hambre en México, por lo que quien ataca a un programa tan generoso como éste se olvida de que cada hora muere un mexicano a causa de la desnutrición y que cientos de mujeres se quitan, diariamente, el pan de la boca para dárselo a sus hijos”.

“En la Cruzada no hay tiempo para discusiones políticas; la Cruzada significa un verdadero compromiso social: estamos o no estamos con los que menos tienen, con los más pobres entre los pobres, con los que han sido excluidos pero que, como mexicanos, tienen todos los derechos. Hoy la gente tiene hambre de vivir con dignidad y justicia y por eso estamos trabajando”.

Posteriormente explicó que la Cruzada Nacional contra el Hambre (CNCH) se ha convertido en un espacio de convergencia al generar nuevos esquemas de coordinación entre los tres órdenes de gobierno y movilizar el capital social de las comunidades para la construcción de un México mejor, como lo muestra la integración de 31 comités interinstitucionales.

Al encabezar, junto con el gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila Villegas, la Segunda Reunión Intersecretarial de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, la titular de la Sedesol señaló que con el impulso de esta estrategia incluyente se construyen coincidencias en medio de la pluralidad y se entrelazan las voluntades de autoridades de filiación política diversa.

En el Centro Ceremonial Mazahua, ataviada con la ropa tradicional y con la Banda de la Fraternidad que le entregó el Jefe Supremo, Crisanto Maya Miranda, como visitante distinguida, la funcionaria federal sostuvo que la Cruzada ha generado nuevos esquemas de coordinación al interior del Gobierno Federal y entre los tres niveles de gobierno, en un renovado federalismo.

“A todos nos une el mismo objetivo: hacer efectivos los derechos constitucionales de 7.4 millones de mexicanos en materia de alimentación, salud, educación, vivienda, servicios e ingresos”, sostuvo ante presidentes municipales, responsables de los programas sociales y funcionarios estatales.

Robles Berlanga señaló que la instrucción del presidente Enrique Peña Nieto es construir un país de derechos, donde la democracia vaya más allá del voto y se refleje en las libertades de los ciudadanos para disfrutar una vida digna y ejercer una ciudadanía efectiva.

La Cruzada Nacional contra el Hambre, enfatizó la funcionaria federal, permite movilizar el capital social de las comunidades, la energía de los ciudadanos, de miles de jóvenes dispuestos a ejercer su voluntariado donando tiempo al servicio de los mexicanos que más lo necesitan.

La Cruzada “ha comenzado generar esperanza entre los mexicanos y a creer en ellos mismos”; el mejor ejemplo son los convenios de colaboración que la Sedesol firmó esta tarde con la Universidad Autónoma del Estado de México para potencializar la participación social en comunidades que se encuentran en pobreza extrema y carencia alimentaria.

Durante la firma del convenio con el rector de la UAEM, Jorge Olvera García, la secretaria de Estado dijo que el esfuerzo que realizan las instituciones de educación superior al sumarse a la Cruzada contribuye a generar oportunidades de desarrollo, propicia la democratización del conocimiento y la aplicación de la tecnología en donde más se necesita.

Además, con el servicio social de los jóvenes universitarios, miles de personas y comunidades tienen acceso por primera vez a proyectos que mejoran su calidad de vida, al tiempo que los jóvenes conocen el México real y se solidarizan con sus habitantes. 

Con los convenios signados con la UAEM se promoverán acciones de participación social en los 32 municipios del Estado de México considerados en la primera etapa de la CNCH, para lo cual se prevé incorporar a 1,700 promotores comunitarios, en su mayoría egresados de instituciones públicas de educación superior.

Durante el evento, la funcionaria federal y el gobernador Eruviel Ávila Villegas firmaron el Acuerdo de Coordinación para la Concurrencia de Recursos Federales y Estatales, con lo cual se hará posible la operación de los diferentes programas sociales en esta entidad para mejorar la infraestructura física y la calidad de vivienda de las comunidades con mayores rezagos y, al mismo tiempo, generar ingresos y canalizar mano de obra a proyectos de desarrollo comunitario.

A través de la Cruzada, la Sedesol trabajará en 32 municipios del Estado de México, lo que permitirá atender con acciones eficaces a casi 850 mil mexiquenses en condiciones de pobreza extrema y carencia alimentaria.

La secretaria Robles Berlanga estuvo acompañada por Ernesto Nemer Álvarez, subsecretario de Desarrollo Social y Humano; Enrique González Tiburcio, coordinador de Asesores; Fernando Alberto García Cuevas, delegado de la Sedesol; por parte del gobierno estatal, por Erasto Martínez Rojas, secretario de Finanzas; Elizabeth Vilchis Pérez, secretaria de Desarrollo Social, y por Cruz Juvenal Roa Sánchez, secretario del Medio Ambiente; Abraham Monroy Esquivel, presidente municipal de San Felipe del Progreso, y Dora Elena Real Salinas, Diputada local del distrito XII. 

 Descarga esta información en formato PDF