El hambre que padecen millones de mexicanos es un reto moral y político, donde no cabe la indiferencia ni la pasividad, expresó la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, al firmar con el rector de la Universidad de Guanajuato, José Manuel Cabrera Sixto, un convenio de colaboración dentro de la Cruzada Nacional Contra el Hambre.

En la sala del Consejo Universitario de la UG, con el gobernador Miguel Márquez como testigo, la titular de la Sedesol señalo que las universidades están asumiendo un papel cada vez más importante en la solución de los grandes desafíos del país, a través de la educación, el conocimiento, la información, la cultura y los avances científicos y tecnológicos.

“Hoy las universidades asumen un papel cada vez más importante en la resolución de los grandes desafíos, y uno de ellos es el hambre que padecen millones de mexicanos, un reto moral y político en el que, como ha dicho el Presidente Enrique Peña Nieto, no se valen la indiferencia ni la pasividad, y en el que todos tenemos algo qué hacer: gobierno, sector empresarial, organizaciones civiles, iglesias, actores políticos y sociales”, dijo la funcionaria federal.

Ante académicos e investigadores de la máxima casa de estudios guanajuatense, celebró que con la firma de este convenio se posibilite la participación de 482 jóvenes universitarios que canalizarán sus energías y talentos a favor de más de 800 mil personas en pobreza extrema y carencia alimentaria en los nueve municipios contemplados en la Cruzada Nacional Contra el Hambre: San Miguel de Allende, Celaya, Dolores Hidalgo CIN, Irapuato, León, Pénjamo, San Felipe, San Luis de la Paz y Silao.

Al referirse al rol de los jóvenes en la Cruzada, que ya suman más de diez mil en todo el país, la secretaria de Estado sostuvo que “se convertirán en líderes gestores y agentes del cambio en las comunidades de mayor pobreza, donde generarán proyectos con base en las demandas sociales, de acuerdo con las prioridades que marquen los propios habitantes mediante sus procesos de planeación participativa”.

Advirtió que “no se trata de conformar un ejército vinculado a partido político alguno; se trata de integrar un ejército de jóvenes cercano a sus comunidades y conocedores de la realidad que enfrentan. Por eso estamos conformando una fuerza juvenil para trabajar a nivel territorial, donde los universitarios donarán tiempo y talento en la batalla contra la pobreza extrema y el hambre”.

Por eso, señaló, insistimos en que el éxito de la Cruzada dependerá de la participación de la sociedad civil y de las propuestas que de ella emanen para solucionar las carencias de millones de mexicanos.

Por su parte, el gobernador Miguel Márquez Márquez sentenció que a la Cruzada Nacional Contra el Hambre “o le entramos o le entramos para que haya desarrollo en Guanajuato, porque no se trata de polarizar entre quienes tienen mucho y quienes carecen de todo; se trata de un asunto solidario, que no admite distingos, por lo que el gobierno del estado va en el mismo sentido que el gobierno de la República”.

Con la suscripción del convenio de colaboración, la UG se suma al trabajo que ya realizan otras instituciones de educación superior, como la UNAM, el IPN, la UAM, así como las universidades de Guerrero, Puebla, Guadalajara, Michoacán, Chiapas y el Tecnológico de Monterrey, entre otras.

 Descarga esta información en formato PDF