Núm. 113 México, D. F., a 24 de abril de 2015

La Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) acordaron reforzar la agenda de cooperación común en el ámbito de las políticas públicas, aseguró el representante del organismo internacional en México, Fernando Soto Baquero.

En lo que fue su presentación y primera reunión con la secretaria de Desarrollo Social y con funcionarios de primer nivel de la dependencia, Soto Baquero destacó el propósito de colaborar, reforzar, fortalecer y ampliar las relaciones y la agenda de trabajo con el Gobierno de la República y, en especial, con la Sedesol.

El nuevo representante de la FAO reconoció el trabajo y reiteró el apoyo a la Cruzada Nacional Contra el Hambre y a los esfuerzos que se realizan en el ámbito de la producción, donde el país tiene resultados importantes. De ahí, agregó, el ánimo y la voluntad de consolidar la relación FAO-Sedesol, pues se apoyan “nacional e internacionalmente los esfuerzos de México Sin Hambre y existe toda la voluntad de reforzar la relación”.

Destacó que la FAO puede contribuir en el diálogo de políticas públicas y aportar sus experiencias para la consolidación de una estrategia de seguridad alimentaria, de acceso a derechos, “con la visión de construir la seguridad alimentaria desde la comunidad, como elemento central para que la población tenga alimentos, pueda producir y mejorar su productividad, acceder a mercados y mejorar sus ingresos.”

Soto Baquero subrayó que la agenda de la FAO tiene que ver con la erradicación del hambre y la pobreza extrema; con el aumento de la productividad y de la producción a nivel nacional, con énfasis especial en pequeños productores con potencial para aumentar su productividad y que puedan aportar a la sociedad mucho más de lo que lo hacen hasta ahora.

En este sentido, precisó que la FAO puede hacer una contribución muy fuerte “en la relación y vinculación entre la política social y las políticas productivas, entre llegar a las familias pobres con programas sociales y, al mismo tiempo, con programas y acciones que aumenten su productividad, su aporte a la producción, para que mejoren las condiciones de seguridad alimentaria y nutricional hasta en la última localidad del país, de manera que todas las familias puedan sentirse seguras de tener acceso a los alimentos.”

Por último, enfatizó que la FAO pone a disposición de la Sedesol toda su experiencia para una agenda que se va a construir con la Sedesol, paso a paso, con su liderazgo técnico y político.

FUNDAMENTAL, EL APOYO DE LA FAO

En su intervención, la secretaria de Desarrollo Social agradeció el apoyo de la FAO y calificó como fundamental el intercambio entre ambas instituciones en el marco de la Cruzada Nacional Contra el Hambre.

Destacó que uno de los retos comunes es incrementar la productividad de los pequeños productores agrícolas, ya que es uno de los objetivos de la Cruzada y en su cumplimiento la colaboración de la FAO será muy importante.

Explicó el rediseño de los programas sociales, en especial el de transferencias monetarias, con la visión de que la única manera de romper con el círculo intergeneracional de la pobreza es involucrar productivamente a ese sector de la población.

Ante los trabajos de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, celebró esta consolidación de la relación con la FAO e invitó al representante de la agencia a “encontrar y trabajar en detallar más los puntos de contacto y la relación tan importante que se tiene”.

Acompañaron a la titular de la Sedesol el subsecretario de Desarrollo Social y Humano, el coordinador de Asesores, el secretario técnico de la Comisión Intersecretarial de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, el director general de Desarrollo Regional y la directora general adjunta de Relaciones Internacionales, así como el representante adjunto en México de la FAO, Eduardo Benítez.

11315 2jpg