Autoridades de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) y del Instituto Nacional de Desarrollo Social (Indesol) se reunieron con habitantes de Guerrero para diseñar y echar a andar la Cruzada Nacional Contra el Hambre en la entidad, informó María Angélica Luna Parra.

La titular del Indesol dijo que gracias a los diálogos permanentes entre Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC), el Grupo Toronjil, A. C. y autoridades del Gobierno de la República, encabezadas por la Sedesol, realizaron este fin de semana diversas actividades en torno a la Cruzada.

Luna Parra señaló que en Guerrero se organizó un taller para elaborar una Agenda Integral Comunitaria, con la participación de los pobladores de Totolzintla y Apango, cabecera del municipio Mártir de Cuilapan, quienes definieron sus prioridades para atender los problemas de pobreza extrema y de hambre en estas comunidades.

Destacó que el subsecretario de Desarrollo Urbano y Ordenación del Territorio, Javier Guerrero García, encabezó la mesa intersecretarial, en la que participaron las secretarías estatales y las delegaciones de las dependencias y organismos de la Administración Pública Federal.

Mauricio Bermeo Mendoza, encargado de la Dirección General Adjunta de Fomento, Profesionalización e Investigación para las OSC, informó que en los municipios de Acapulco y Mártir de Cuilapan se aplican los modelos piloto de la Cruzada Nacional Contra el Hambre.

“Nos reunimos en Apango, cabecera municipal de Mártir de Cuilapan, con más de 50 habitantes, principalmente mujeres y personas adultas mayores, quienes respondieron a dos preguntas claves en esta estrategia: ¿cuáles son las principales necesidades de la comunidad? y ¿cuáles son las actividades que la comunidad se compromete a instrumentar?, con el propósito de tener un diagnóstico más claro de la situación”, dijo.

El funcionario federal indicó que en la mesa de trabajo participaron 13 OSC dedicadas al desarrollo comunitario, la alimentación y la nutrición.

Finalmente, Bermeo Mendoza dijo que se realizarán otras mesas regionales gracias al consenso entre la sociedad civil organizada y el gobierno federal para trabajar a favor de la Cruzada Nacional contra el Hambre.