Feliz año tengan todas y todos ustedes. Que este año 2016 sea para Tlaxcala un año de bendiciones, un año de sueños cumplidos, un año que traiga consigo cosas muy buenas.

Estoy muy contento de estar en Tlaxcala y estoy muy contento de estar acompañando aquí a principio de año al gobernador Mariano González Zarur.

Él hacía referencia al mucho tiempo que tenemos de conocernos, a las muchas oportunidades que la vida nos ha dado de trabajar juntos y a la oportunidad que hoy me da la vida de volvérselo a agradecer, de hacerlo públicamente, de hacerlo aquí en Tlaxcala.

Cuando yo conocí a Mariano González Zarur era yo funcionario menor de la Secretaría y él era un senador de la República y cada vez que teníamos necesidad de un apoyo para construir un consenso, para construir una ruta legislativa, para que alguien nos dijera cuál era la mejor forma de lograr un objetivo en el tránsito legislativo de cualquier iniciativa, pasábamos a pedirle consejo a Mariano, que nos lo daba siempre de manera generosa.

Un político que nunca estuvo satisfecho con el México que veía y que trabajó por transformarlo. Un político que nunca estaba satisfecho con el Tlaxcala que veía y que la vida le dio la oportunidad de transformarlo.

Tlaxcala hoy no es igual que hace unos años y no es igual por muchas razones y en muchas dimensiones. Si recorre uno las diferentes ciudades encuentra un trazo diferente. Si recorre uno las diferentes carreteras las encuentra rehabilitadas. Si recorre uno los distintos proyectos encuentra grandes proyectos que van desde centros culturales, talleres artesanales, ciudades de la justicia, ciudades administrativas, desde la que se va a impartir y construir justicia no sólo para los tlaxcaltecas, sino incluso a nivel nacional.

Un trabajo que refleja el valor y el temple de un político con compromiso social y con una gran capacidad técnica, que ha servido de inspiración a los que lo hemos conocido y lo hemos acompañado.

Yo he tenido la fortuna, en todos mis desempeños, de encontrar en Mariano a un amigo, a un político, a un mexicano comprometido, a un tlaxcalteca valioso al que el país tiene mucho que agradecerle y al que yo estoy seguro, Tlaxcala también por la emoción que le ha impreso a su trabajo, por el compromiso, por las ganas de hacer de Tlaxcala un estado diferente.

Y esas ganas se ven ya reflejadas en los números, números que en su frialdad a veces esconden historias de familias que se han transformado gracias al trabajo coordinado.

El presidente Peña Nieto cuando empezó su administración pidió que la política social se hiciera de la mano de los estados y se hiciera de forma coordinada entre las diferentes dependencias federales.

Nos invitó a una cruzada, nos invitó a que pusiéramos todo nuestro empeño en hacer que México fuera diferente en su desarrollo social.

Reconoció que en México había hambre, que en México había problemas y que eran muchas las razones que aquejaban y que explicaban esa pobreza y esas dificultades. Y reconoció que sólo las íbamos a superar si trabajábamos juntos todas las dependencias del gobierno Federal y si nos coordinábamos con los gobiernos de los estados y con los presidentes municipales.

Y este evento al que hoy nos convoca, esta firma que hoy hicimos en presencia de ustedes da testimonio del compromiso que tenemos de trabajar juntos, de trabajar juntos para hacer de Tlaxcala un estado en donde nunca más una niña o un niño deje de ir a la escuela, de hacer de Tlaxcala un estado en donde no haya preocupación por alimentación propia o de la familia, de hacer de Tlaxcala un estado en donde la salud esté presente y que cuando se pierde, solamente nos preocupemos por recuperarla, y no nos preocupemos por el impacto que esta enfermedad pueda tener en nuestro patrimonio.

Un Tlaxcala en donde las viviendas sean dignas, en donde los servicios lleguen a la vivienda, un Tlaxcala que se coordina con la Federación y pone ejemplos de resultados importantes, un Tlaxcala que tan sólo en dos años, del 2012 al 2014, redujo la pobreza extrema en casi 30 por ciento.

Atrás de todas estas cifras que hemos dado, atrás de cada uno de estos temas hay un esfuerzo conjunto entre la comunidad tlaxcalteca su gobierno y el gobierno del presidente Peña Nieto, y el convenio que firmamos nos compromete a redoblar esfuerzos, nos compromete a concentrarnos muy bien en consolidar ese legado.

Este año, como dijo el gobernador, habremos de trabajar con transparencia, con honestidad, de cara a los ciudadanos, sin ningún desvió de los recursos públicos, sin ningún uso electoral de los mismos, pero junto con los ciudadanos trabajando por un Tlaxcala mejor y por un Tlaxcala diferente.

Ayer se instaló aquí en Tlaxcala un comité que habrá de darle blindaje al recurso electoral y al manejo de nuestros programas. Ese blindaje nos va a permitir que trabajemos con entusiasmo y que trabajemos todo el año, y que al término del año, cuando nos volvamos a encontrar para revisar lo que en el año hicimos, para revisar los proyectos que aquí hoy se están detonando, estemos satisfechos de haber puesto lo mejor de nosotros para hacer un Tlaxcala mejor, lo vamos hacer juntos, lo vamos hacer bien, lo vamos hacer de forma exitosa, y le vamos a seguir cambiando el rostro a Tlaxcala y a México como nos lo ha pedido el presidente y como está haciendo el gobernador.

Muchas gracias, muy buenos días, muy feliz año.


Tlaxcala, Tlaxcala, 8 de enero de 2016