Antes de fin de año la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) dará inicio a programas piloto en algunos de los 4 mil 500 comedores comunitarios instalados, en los que además se permitirá que empresas privadas aporten capital en alguna de las etapas de su formación, explicó Vanesa Rubio Márquez, subsecretaria de Planeación Evaluación y Desarrollo Regional.

La funcionaria federal señaló que el objetivo antes de que termine la administración del presidente Enrique Peña Nieto no sólo es alcanzar los 5 mil comedores comunitarios que indica el Plan Nacional de Desarrollo, sino perfeccionarlos con la visión de Prospera y utilizarlos como puntos asistenciales, pero también de capacitación “para empoderar a las personas y que sean dueños de su propio desarrollo”.

“Si vemos a futuro el programa queremos expandirlo a nivel nacional o poner más donde se necesiten, pero en otros casos lo que se necesita es darles un sentido más productivo y de sustentabilidad con proyectos que de 4 de la tarde a 9 de la noche, cuando ya no se utilizan esos espacios, sirvan como puntos de capacitación. Por ejemplo, poner computadoras para que los niños hagan actividades escolares por la tarde o tomen clases de inglés o se pueda certificar a los adultos mayores en primaria y secundaria. También dar capacitación para tener huertos”, explicó.

De 2014 a 2015 el Programa de Comedores Comunitarios, parte de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, duplicó su presupuesto al pasar de mil 555 a 3 mil 55 millones de pesos. Para 2016 se prevé un incremento de casi 95 millones más hasta alcanzar los 3 mil 150.


comunicado ultimojpg