Al participar en el panel “La contraloría social y la participación ciudadana en las políticas públicas” de la VIII Reunión Nacional de Contraloría Social.

En este sentido, es pertinente que la ciudadanía realice las tareas de supervisión y fiscalización de lo que se invierte para combatir la pobreza extrema y la pobreza extrema alimentaria. Así, se genera un círculo virtuoso que permite que los recursos tengan los resultados que el país demanda.

En la Cruzada Nacional Contra el Hambre se han constituido más de 60 mil Comités Comunitarios que son los responsables de garantizar los objetivos y metas de esta estrategia, así como de verificar que todas las acciones se realicen. Del mismo modo, cada comité certifica las obras que se llevan a cabo. Al día de hoy se han entregado 138 mil certificados.

La contraloría social se ha convertido en un instrumento básico en la política social de nueva generación, al grado que todos los programas de Sedesol la contemplan en sus reglas de operación.

En un esfuerzo por canalizar mejor los recursos al desarrollo social se modificó la Ley de Coordinación Fiscal que permitió a Sedesol recuperar la rectoría sobre alrededor de 60 mil millones de pesos del Ramo 33, con los cuales se avanza para impactar en los indicadores de carencias en los municipios, como alimentación, salud, educación, seguridad social, ingreso, acceso a la vivienda y calidad de la vivienda.