Asimismo, a partir de una correcta focalización de los esfuerzos de las 19 dependencias que integran la Cruzada y a una coordinación nacional con los tres niveles de gobierno, los resultados muestran una mejoría en los indicadores de carencia social de la población atendida:

  • La carencia por acceso a los servicios de salud disminuyó en 23.7 por ciento, al pasar de 32.9 (en el periodo 2013-2014) a 9.2 en 2015.
  • En estos mismos periodos, la carencia por servicios básicos en la vivienda bajó 14.1, al pasar de 57 al 42.9 por ciento.
  • Igualmente, la carencia por acceso a seguridad social disminuyó en 10.6, al pasar de 97.6 al 87 por ciento.
  • El rezago educativo descendió 6.1 por ciento, al pasar de 32.7 al 26.6.
  • La carencia por calidad y espacios de vivienda decreció 18.3 por ciento, al pasar de 56.7 a 38.4.

En este mismo informe de resultados intermedios se presentaron disminuciones en los índices de carencia alimentaria (y otros indicadores de pobreza muldimensional) en cinco municipios: Zinacantán, Chiapas; Guachochi, Chihuahua; Mártir de Cuilapan, Guerrero; San Felipe del Progreso, Estado de México, y Tehuacán Puebla. Entre ellos destacan:

  • En Guachochi, Chihuahua, disminuyó 59 puntos porcentuales la carencia por acceso a servicios de salud.
  • La pobreza extrema disminuyó 19 puntos porcentuales en San Felipe del Progreso, Estado de México.
  • En Mártir de Cuilapan, Guerrero, disminuyó 8 puntos porcentuales la carencia por calidad y espacios de vivienda.
  • La carencia por acceso a los servicios básicos en la vivienda disminuyó 17 puntos percentuales en Zinacantán, Chiapas.