Ixcotel, Oax., a 26 de enero 2012.- El Ejército Mexicano detiene en Oaxaca a Oscar Santoyo Rodríguez (a) “El Mosco” integrante del grupo “Beltrán Leyva”.

-   Es identificado como el segundo hombre en importancia dentro de la estructura de ·la organización “Beltrán Leyva” en la región costa de Oaxaca.

La Secretaría de la Defensa Nacional a través de la Comandancia de la VIII Región Militar, informa a la opinión pública, que en el marco de la Estrategia Integral del Estado Mexicano en contra del Narcotráfico y Delincuencia Organizada, el día 18 del actual, personal militar jurisdiccionado a esta Región Militar, mediante la ejecución de una operación de precisión en Huatulco, Oax., logró la detención de OSCAR SANTOYO RODRÍGUEZ y/o IGNACIO CHÁVEZ HERNÁNDEZ (a) “El Mosco”, identificado como el segundo hombre en importancia dentro de la estructura de la organización delincuencial “Beltrán Leyva” en la región costa de Oaxaca.

Con la detención de SANTOYO RODRÍGUEZ se imprime una importante afectación a la estructura de control, operación y logística de la agrupación delictiva “Beltrán Leyva”, en el estado de Oaxaca, principalmente en el de tráfico de cocaína proveniente de Centro y Sudamérica.

SANTOYO RODRÍGUEZ desarrollaba sus actividades delictivas bajo las órdenes de JUAN ULISES GALVÁN CARMONA (a) “El Buda”, líder de la agrupación “Beltrán Leyva” en dicho estado, mismo que a su vez recibió el control de este grupo de MARTÍN GERARDO HERNÁNDEZ ESPARZA (a) “El Kalimba”, quien abandonó el estado después de ser herido en un enfrentamiento con un grupo antagónico.

Este grupo delictivo efectúa la recepción de cocaína vía marítima en las costas de Oaxaca, procedente de Centro y Sudamérica, mediante el empleo de lanchas rápidas; por lo que SANTOYO RODRÍGUEZ, fungía como encargado del control de un grupo de lancheros, que utilizando la cobertura de pescadores, trasladaban los cargamentos de cocaína desde embarcaciones en altamar hacia las costas de Huatulco, Oax., para posteriormente ser trasladados con medios terrestres hacia el interior de la República.

SANTOYO RODRÍGUEZ, contaba con una orden de aprehensión por los delitos de ataques a la paz pública y delincuencia organizada, por estar vinculado con el atentado en contra de las instalaciones de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal, mediante la detonación de un artefacto explosivo, el 15 de febrero del 2008, lo que provocó la muerte de una persona del sexo masculino y lesiones a dos mujeres más, motivo por el cual fue detenido.

Sobre el particular, SANTOYO RODRÍGUEZ manifestó que fue invitado a participar en el citado evento por el también implicado MAURICIO NAVARRO HERNÁNDEZ (a) “Mauro”, cobrando por ello 50 mil dólares americanos; después de la detonación, se trasladó a la colonia Cd. Azteca de Ecatepec, Estado de México, huyendo posteriormente a la ciudad de Acapulco, Gro.

Asimismo, que a través de DANIEL RAMÍREZ ÁVILA (a) “El Nazi” que igualmente es coparticipe en el intento de atentado con explosivos ya referido, conoció a MARTÍN GERARDO HERNÁNDEZ ESPARZA (a) “El Kalimba”, a quien en 2008 le solicitó apoyo para esconderse de las autoridades que lo buscaban, por lo que se estableció en Huatulco, Oaxaca, lugar donde comenzó a trabajar para el citado narcotraficante.

El detenido fue puesto a disposición del Agente del Ministerio Público Federal adscrito a la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada de la Procuraduría General de la República, de conformidad con las disposiciones legales.

Hechos como éste, reafirman la estrecha coordinación interinstitucional entre el Ejército Mexicano y las autoridades de los tres órdenes de gobierno, haciendo patente el avance en el cumplimiento de los objetivos diseñados para devolver la paz y la tranquilidad a todos los mexicanos.

El Gobierno Federal· ratifica su indeclinable decisión de continuar realizando acciones frontales en contra de las organizaciones delictivas del narcotráfico, en un marco de respeto a la legalidad y con estricta observancia a los Derechos Humanos de los detenidos.