Lomas de Sotelo, D.F., a 26 de octubre de 2011.- La Secretaría de la Defensa Nacional informa a la opinión pública que con el fin de controlar los riesgos y mitigar el probable impacto destructivo que pudiera ocasionar el Huracán “Rina” en el Estado de Quintana Roo, el Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos han implementado la fase Preventiva del Plan DN-III-E, realizando las siguientes acciones:

Para hacer frente a este fenómeno, el Ejército Mexicano mantiene disponibles 1,500 efectivos militares y en situación de alerta una Fuerza de Apoyo para Casos de Desastre, establecida en la ciudad de Valladolid, Yuc., desde el 15 de junio del año en curso, la cual está integrada con material y equipo especializado de ingenieros, intendencia y sanidad, destacando 11 tractocamiones, 9 unidades de maquinaria pesada, una cocina comunitaria, dos vehículos de volteo, una planta purificadora, dos bombas de achique, así como cuatro contenedores de víveres.  

En este mismo sentido, se mantiene en alerta una Fuerza de Reacción Aérea, para monitorear el movimiento del citado fenómeno meteorológico y en su caso emplear las aeronaves para trasladar al equipo y personal capacitado a los lugares que resulten afectados.

Como una acción inmediata, se desplegaron 391 elementos, quienes ya realizan reconocimientos terrestres para auxiliar a los pobladores que se encuentran en las áreas probables de ser afectadas por este fenómeno y trasladarlos a sitios con mejores condiciones para recibir las atenciones necesarias.

Por otra parte, se estableció contacto con las autoridades de protección civil estatales y municipales, con la finalidad de establecer los albergues y refugios temporales necesarios para atender a las personas afectadas, comprobar el inventario de recursos y el estado físico de dichas instalaciones.

Aunado a lo anterior, se han realizado reconocimientos terrestres para verificar el estado de las vías de comunicación, consideradas como rutas de evacuación de las áreas susceptibles de ser afectadas por este huracán, y con el fin de detectar pobladores en situaciones de riesgo e invitarlos a ser trasladados a los albergues establecidos.

La Secretaría de la Defensa Nacional pone de manifiesto ante el pueblo de México su compromiso indeclinable de salvaguardar el bienestar de la ciudadanía, mediante la materialización de acciones para atender las necesidades públicas de manera pronta y oportuna.