Lomas de Sotelo D.F., a 26 de diciembre de 2011.- La Secretaría de la Defensa Nacional y la Procuraduría General de la República informan, que personal militar en funciones de apoyo a la estructura de Seguridad Pública, en el marco de la Estrategia Integral del Estado Mexicano en contra del Narcotráfico y la Delincuencia Organizada y como resultado de las acciones de la “Operación Laguna”, en contra de las organizaciones delictivas con presencia en la Comarca Lagunera, el día 23 del actual, Fuerzas Especiales del Ejército Mexicano efectuaron una operación de precisión en la ciudad de Culiacán, Sin., en la que se logró la detención de FELIPE CABRERA SARABIA (a) “EL INGE”, lugarteniente de JOAQUÍN GUZMÁN LOERA (a) “EL CHAPO GUZMÁN” y responsable de las actividades de narcotráfico y violencia por parte de la organización criminal “CARTEL DEL PACÍFICO” en el estado de Durango y sur de Chihuahua.

Los trabajos especializados en organizaciones de narcotráfico, que se realizan como parte de la “Operación Laguna”, permitieron conocer en detalle, las actividades delictivas que realizaba CABRERA SARABIA, para la estructura de la citada organización criminal. La información obtenida reveló que este narcotraficante huyó del estado de Durango dónde operaba y residía, hacia la ciudad de Culiacán, Sinaloa con el fin de evitar su captura.

El análisis de su comportamiento permitió ubicar el inmueble donde se refugiaba, por lo que se planeó una operación para lograr su detención de forma precisa y segura para la población, empleando a una unidad de fuerzas especiales, la que una vez detenido lo puso a disposición de las autoridades correspondientes, cabe destacar que durante esta acción no fue necesario el uso de fuerza de ningún tipo.

FELIPE CABRERA SARABIA integró un grupo delictivo conformado por sus hermanos LUIS ALBERTO, JOSÉ LUIS y ALEJANDRO, quienes inicialmente se dedicaron a actividades de siembra y cultivo de marihuana en la zona serrana del estado de Durango. Por diferencias con MARIO NÚÑEZ MEZA (a) “EL M-10”, líder del grupo delictivo los “Ms”, iniciaron una pugna por el control de las zonas de producción en Durango y sur de Chihuahua, originando un alto índice de violencia el cual se manifestó mediante inhumaciones clandestinas, secuestros, extorsiones, quema de negocios y casas habitación y publicación de narcomensajes en contra de la ciudadanía y otros grupos antagónicos.

La violencia con la que CABRERA SARABIA, mantenía el control de sus actividades delictivas le valió para escalar en importancia al interior de la organización del “CHAPO GUZMÁN”, logrando ser pieza clave en el trasiego de droga, incluso proporcionarle seguridad a este capo en su zona de operación en la Sierra de Durango.

La “Operación Laguna”, obtuvo la información que llevó a la localización y detención de este importante narcotraficante la cual se suma a otras logradas bajo este esfuerzo, del que destaca la detención de 23 miembros relevantes de las estructuras de liderazgo, de operaciones, narcomenudeo, comunicaciones y financiera de los “ZETAS” y del “CARTEL DEL PACÍFICO” en la región de la Comarca Lagunera.

Dichas afectaciones son efectuadas sin distingo de organizaciones de narcotráfico a la que pertenecen los delincuentes buscando en todo momento acotar por igual su capacidad de operación.

Con esta acción lograda por el personal militar, se afecta la estructura de liderazgo y la capacidad operativa del “CARTEL DEL PACÍFICO”, de forma equiparable a la causada con la detención de NOÉL SALGUEIRO NEVARES (a) “FLACO SALGUEIRO”; ya que ambos, en sus respectivas áreas controlaban la actividad de narcotráfico en todas sus vertientes.

Durante la detención de CABRERA SARABIA, se le aseguraron armas de fuego, equipos de cómputo y documentación diversa.

FELIPE CABRERA SARABIA con lo asegurado, fue puesto a disposición del Agente del Ministerio Público de la Federación adscrito a la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (S.I.E.D.O.).

Hechos como este, reafirman la indeclinable decisión del Ejecutivo Federal por continuar realizando acciones frontales en contra de las organizaciones delictivas del narcotráfico, atendiendo al justo reclamo de la sociedad mexicana.

Esta Secretaría de Estado, ratifica su compromiso de continuar fortaleciendo la cultura de respeto a los derechos humanos en el personal del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos; y con las políticas implementadas por el Gobierno Federal, contribuir a recuperar la seguridad que reclaman los ciudadanos, principalmente en aquellas ciudades y poblados que presentan un mayor índice de delincuencia, tráfico y venta de estupefacientes y así crear las condiciones de seguridad necesarias para el desarrollo y bienestar de la sociedad mexicana.

La Procuraduría General de la República por conducto de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada, informa: 

El agente del Ministerio Público de la Federación el 23 de diciembre de dos mil once, a las 21:00 horas, inició la averiguación previa con motivo de la puesta a disposición realizada por elementos del Ejército Mexicano, de MIGUEL VELÁZQUEZ MANJARREZ y/o FELIPE CABRERA SARABIA (a) “EL INGE”, “EL INGENIERO”, “EL 1”, “EL SANTA ANA”, “EL LEO” y/o “EL SEÑOR DE LA SIERRA”.

En esa indagatoria, con base en las pruebas recabadas hasta el momento, en que se incluye la declaración de esa persona, se realizó cateo en un domicilio, así como se obtuvo orden de arraigo contra éste por cuarenta días. 

En este momento el Ministerio Público de la Federación investiga los siguientes delitos:

a) Delincuencia organizada. 
b) Contra la salud (narcotráfico). 
c) Portación de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército, Armada o Fuerza Aérea; y, 
d) Falsificación de documento público. 

En el transcurso del plazo de arraigo esta subprocuraduría procederá a la investigación de esos hechos delictivos, hasta su comprobación legal, así como de las conductas criminales que vaya teniendo conocimiento el Ministerio Público de la Federación. 

Así, la Procuraduría General de la República hace patente a la sociedad su compromiso de proteger a la sociedad con fundamento en sus atribuciones legales.