Lomas de Sotelo, D.F., a 9 de agosto de 2012.- Ejército Mexicano detiene en Tapachula, Chis., a SERGIO ARMANDO BARRERA SALCEDO (a) “EL CHECO”.  
  • El detenido era operador en México de una relevante red internacional de trasiego de cocaína y precursores químicos, para el Cartel del Pacífico.
La Secretaría de la Defensa Nacional informa a la opinión pública que en el marco de la Estrategia Integral del Estado Mexicano en contra del Narcotráfico y la Delincuencia Organizada, el 7 de agosto del 2012, Fuerzas Especiales del Ejército Mexicano al realizar una operación de precisión en Tapachula, Chis., detuvieron a SERGIO ARMANDO BARRERA SALCEDO (a) “El Checo”, presunto operador en México de una relevante red internacional de trasiego de cocaína y precursores químicos, para el “Cartel del Pacífico”.

Mediante el análisis y seguimiento de información tropas castrenses lograron identificar que SERGIO ARMANDO BARRERA SALCEDO realizaba actividades de recepción de droga proveniente de Sudamérica y su transporte en territorio nacional, por lo que se llevó a cabo la citada operación de precisión en la colonia Centro de Tapachula, Chis., en donde fue detenido con otras seis personas, asegurándoseles aproximadamente 1 kilo 100 gramos de cocaína, medio kilo de cristal, siete armas largas, dos cortas y medios de comunicación.

BARRERA SALCEDO (a) “Checo” y/o “Chiapaneco”, al iniciar su actividad delictiva se desempeñó como operador en Huatulco, Oax., bajo las órdenes de Ismael Zambada García (a) “El Mayo Zambada”, y era el encargado de recibir mensualmente dos toneladas de cocaína provenientes de Sudamérica vía marítima.

En el año 2008, tras la ruptura entre Joaquín Guzmán Loera (a) “El Chapo Guzmán” y Arturo Beltrán Leyva (a) “El Barbas”, este último asumió el control de la plaza a través de Martin Gerardo Hernández Esparza (a) “El Kalimba”, quien por instrucciones de Arturo Beltrán expulsó de Huatulco, Oax. a BARRERA SALCEDO, obligándolo a ocultarse en la Cd. de Guadalajara, Jal.

Bajo la anuencia del “Cartel del Pacífico”, BARRERA SALCEDO inició la recepción de droga en el Estado de Chiapas, procedente de Centro y Sudamérica vía marítima, para su posterior traslado y distribución en el área metropolitana de Guadalajara, Jal. Actualmente trabajaba con el consentimiento de José Ángel Carrasco Coronel (a) “El Changel”, líder del “Cartel del Pacífico” en Jalisco y Colima, y de Nemesio Oceguera Cervantes, líder del “Cartel de Jalisco Nueva Generación”.

A fin de establecer relaciones con organizaciones narcotraficantes de Centro, Sudamérica y el Caribe, BARRERA SALCEDO viajó a diferentes países como Colombia, Venezuela, Panamá, Nicaragua, Belice, Cuba y República Dominicana, convirtiéndose en operador relevante en nuestro país de una red internacional de tráfico de Cocaína y Precursores Químicos bien compartimentada, siendo su enlace un colombiano de alias “Elena” y/o “El Enano”.

Al momento de su captura se encontraba en Tapachula, Chis., coordinando la recepción de media tonelada de cocaína procedente de Sudamérica, misma que arribaría vía marítima, para tener como destino final la ciudad de Guadalajara, Jal., en donde sería almacenada para su posterior venta y/o distribución, operación que se realizaría en coordinación con (a) “El Dorado” en Centroamérica y con Luis (a) “Cardenal” radicado en Guadalajara, Jal., contando con la anuencia de Manuel Torres Félix (a) “El M-1” y/o “El Ondeado”, lugarteniente del Cartel del Pacífico que controla la ruta Tapachula, Chis.-Guadalajara, Jal.

Junto con BARRERA SALCEDO se detuvo a:
  • JUAN ULISES GALVÁN CARMONA (a) “El Buda”, que inicialmente fungió como operador de Barrera Salcedo en la plaza de Huatulco, Oax., para el “Cartel del Pacífico” y posteriormente de Martín Gerardo Hernández Esparza (a) “El Kalimba”, asumiendo a la postre el control de dicha plaza para la organización “Beltrán Leyva”, siendo además responsable de coordinar la recepción y distribución de droga en los Estados de Chiapas y Oaxaca, información que se confirmó con la detención de Oscar Santoyo Rodríguez (a) “El Mosco” realizada por personal militar el 18 de enero del presente año, identificado como coordinador de los lancheros que recibían droga en Huatulco, Oax., quien señaló que su jefe era GALVÁN CARMONA.
Tras la detención de Santoyo Rodríguez, GALVÁN CARMONA recientemente decidió volver a colaborar con· Barrera Salcedo por la amistad que mantenía con éste, separándose de los Beltrán Leyva y aliándose al Cartel del Pacífico.
  • IGNACIO MAY NAVARRETE, quien fungía como encargado de las comunicaciones entre Barrera Salcedo y las embarcaciones que transportaban la droga procedente de Sudamérica.
  • SALUSTINO CRUZ SANTOS, que auxiliaba a May Navarrete para establecer una red de comunicaciones entre los diversos colaboradores en el trasiego de droga vía marítima.
  • RAMIRO MOJICA ALARCÓN, encargado de dirigir las embarcaciones empleadas para transportar la droga en aguas mexicanas.
  • EDUARDO JIMÉNEZ HUITRÓN, asesoraba en el trasiego de droga y era escolta personal de· Barrera Salcedo.
  • RAMIRO GALARZA MENDOZA, era escolta personal de Galván Carmona.
Con la detención de BARRERA SALCEDO se afectan sensiblemente las actividades de las redes internacionales de trasiego de droga procedente de Sudamérica.

Los detenidos junto con lo asegurado fueron puestos a disposición de las autoridades correspondientes, ante las cuales, coincidieron en señalar que se encontraban bajo las órdenes de SERGIO ARMANDO BARRERA SALCEDO y que al momento de su captura estaban a la espera de un cargamento de aproximadamente media tonelada de cocaína, mismo que aun no arribaba a territorio nacional.

Es importante señalar· que con el objeto de que no se genere especulación entre la opinión pública, el nombre del detenido es homónimo de un general perteneciente al Ejército Mexicano en servicio activo.

Hechos como este, reafirman la indeclinable decisión del Gobierno Federal y de la Secretaria de la Defensa Nacional de continuar realizando acciones frontales y contundentes en contra de las organizaciones delictivas nacionales e internacionales, en un marco de respeto al Estado de Derecho, con el firme propósito de fortalecer el clima de paz, orden y seguridad que merece la sociedad mexicana.