Doctor Miguel Ángel Mancera Espinosa, Jefe de Gobierno del Distrito Federal;

Licenciado Héctor Serrano Cortés, Secretario de Gobierno;

Doctor Jesús Rodríguez Almeida, Secretario de Seguridad Pública;

Licenciado Rodolfo Fernando Ríos Garza, Procurador General de Justicia;

Licenciado José Manuel Ballesteros López, Jefe Delegacional en Venustiano Carranza.

Damas y caballeros.

Muy buenos días.

Agradezco la gentil invitación que me dispensa el ciudadano Jefe del Gobierno Capitalino, para acudir a esta ceremonia de destrucción de armamento.

Acto que es una expresión tangible de las bondades del federalismo, cuando se capitalizan en pro de la seguridad de la ciudadanía y la convivencia urbana, segura, democrática y justa.

Para toda sociedad, un entorno de seguridad, es elemento clave para su bienestar y productividad; aspecto que trasciende cuando incide en la perspectiva emprendedora de cada persona, al percibir la sensación que hace viable su desarrollo individual.

Los gobiernos del Distrito Federal, Estatales y Municipales, en coordinación con el Gobierno de la República, trabajan con ahínco para generar las condiciones apropiadas, que permitan a cada mexicano sumarse al esfuerzo nacional, para llevar a México a su máximo potencial y escribir su propia historia de éxito.

En este contexto, el Ciudadano Enrique Peña Nieto, Presidente de la República y Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, ha dado instrucciones precisas al Instituto Armado, como factor de estabilidad nacional, para continuar apoyando a los órganos encargados de la seguridad del país.

Ordenamiento basado en la política de estado por la seguridad y justicia de los mexicanos, cuyo enfoque integral y de coordinación, alinea programas sociales y acciones gubernamentales hacia los objetivos de reducir la violencia y abatir la impunidad, privilegiando la inteligencia sobre el uso de la fuerza.

Bajo este esquema, la Secretaría de la Defensa Nacional implementa el “Programa Nacional de Canje de Armas”, en coordinación con los diversos ámbitos de gobierno en todo el país y con el apoyo de la iniciativa privada, impulsando campañas de difusión e incentivos para motivar a la ciudadanía, para que haga entrega voluntaria de las armas de fuego en su poder.

El propósito es disminuir su posesión entre la población, dentro de los hogares, en las calles, acrecentando con ello, la seguridad de los mexicanos.

Las armas en manos inmorales e ilegales son símbolo de violencia. Su uso ilegítimo es una afrenta a la concordia social necesaria para lograr índices más elevados de productividad y crecimiento de la nación.

Esta concepción propositiva, se emprendió en las diferentes delegaciones políticas de nuestra ciudad capital, con el programa local: “Por tu Familia, Desarme Voluntario”, que consiste en intercambiar armas por equipos de computo, aparatos electro-domésticos, bicicletas e incluso numerario, y coadyuvar de esta forma a prevenir el delito.

A las mujeres y hombres que portamos el uniforme de la república, nos congratula la aceptación que tuvo esta visión, tanto en la ciudadanía como en las autoridades del Distrito Federal.

Construir soluciones para garantizar la convivencia social armónica, es un deber cívico que nos compete a todos.

Me es muy satisfactorio participarles que a nivel nacional ─desde diciembre del año pasado y hasta el día de ayer─ hemos recolectado casi 26 mil armas; de las cuales alrededor de 7 mil fueron entregadas en el Distrito Federal, esto representa aproximadamente el 25% del total, colocando a esta capital, en el primer lugar de participación.

Indudablemente, los programas: “Nacional de Canje de Armas” y “Por tu Familia, Desarme Voluntario”, son acciones gubernamentales que resultan exitosas y demuestran la estrecha coordinación y colaboración que prevalece entre el gobierno de la ciudad de México y las Fuerzas Armadas.

Resulta imprescindible la continuidad de estos programas.

Amable concurrencia:

Toda estrategia que implementa el Instituto Armado, es tributaria directa de la seguridad ciudadana; ello nos incentiva, para continuar materializando acciones que incidan en la prevención y el desarrollo social.

Para el Ejército Mexicano es prioritario privilegiar el diálogo y el acuerdo sobre la imposición y cerrazón.

Entendemos la preocupación de la población respecto a la seguridad de sus comunidades; el esfuerzo que realizan día y noche las tropas a lo largo y ancho del territorio nacional, es precisamente para garantizar este precepto; la intolerancia poco abona a resolver el problema, seamos todos parte de la solución… Por el bien de México… Por el bien de todos.

La Secretaría de la Defensa Nacional, tiene muy claro, que un sistema integral de seguridad conformado por instituciones de los diferentes niveles de gobierno, debe tomar en cuenta los principios de prevención, proximidad, participación y coordinación, para arrojar buenos resultados.

Finalmente, reitero las congratulaciones de los Soldados del Ejército ─de su ejército… el Ejército de todos─, por la cooperación y disposición de las autoridades locales; particularmente, la del Doctor Miguel Ángel Mancera Espinosa, Jefe de Gobierno del Distrito Federal, quien ha dado siempre su decidido apoyo y participado con el Instituto Armado, en la realización de actividades inherentes al desarme voluntario, y otras acciones coordinadas en beneficio de los habitantes de esta urbe.

Enhorabuena a los que han hecho posible estos resultados.

Mi gratitud a la ciudadanía, por su inédita participación y muestra de civilidad.

A todos, mi reconocimiento a su aportación para hacer de nuestra patria…Un México sin armas, seguro y mejor para todos.

Muchas gracias.