Licenciado Jesús Mena Campos, Director General de la Comisión Nacional De Cultura Física Y Deporte;
Licenciado Carlos Padilla Becerra, presidente del Comité Olímpico Mexicano;
Distinguidos funcionarios de la Secretaría De La Defensa Nacional;
Apreciables atletas del Ejército y Fuerza Aérea mexicanos;
Compañeros de armas;

Muy buenos días.

Esta mañana, nos sentimos muy complacidos de poder reunirnos con ustedes destacados atletas, en estas instalaciones del Heroico Colegio Militar, y aun que donde se forjan con honor, valor y lealtad, el temple y carácter de las nuevas generaciones de oficiales, futuros mandos del ejército, para reconocer el esfuerzo y los resultados que lograron durante los pasados juegos centroamericanos.

El deporte es actividad física y social que une a las personas, que une a las naciones; es motivo de inspiración, de esperanza y determinación.

A su vez, la competencia, característica inherente a toda justa deportiva, fomenta la preparación constante, el espíritu de cuerpo para alcanzar objetivos, la fortaleza mental y la salud.

No hay nada mejor para ejemplificar virtudes que la práctica del deporte; se requiere disciplina para llegar a ser de los mejores; perseverancia, dedicación y entrega para superar obstáculos, obtener triunfos y medallas; pero además, y sobre todo, acendrado patriotismo para competir y triunfar por México.
Para la Secretaría De La Defensa Nacional la práctica del deporte es parte fundamental del fomento de la disciplina y de los valores que distinguen a todo militar.

La fortaleza de México radica en su gente; en cada niño, en cada mujer, en cada hombre, en cada familia; pero especialmente radica en ustedes, en la juventud, etapa de la vida en la que se conjugan el ímpetu, los bríos y los anhelos que nos impulsan a alcanzar sueños y metas.

En este tiempo en que la república escribe momentos trascendentales de su historia ─etapa de cambio… de transformación─ requiere de mexicanos comprometidos y entusiastas que se unan al proyecto de nación que permitirá tener un país más próspero, desarrollado y seguro.

¡Todos los esfuerzos y las voluntades suman para lograr este elevado propósito!

Ustedes son los herederos de la gran nación que hoy ─sociedad, gobiernos y fuerzas armadas─ estamos construyendo.

Nos complace que ustedes sean mensajeros del deporte; que sean portadores de espíritu de perseverancia, unidad y fortaleza para todos los mexicanos; que sean embajadores de las fuerzas armadas nacionales.

Todo México, en especial nosotros, nos sentimos honrados y satisfechos por el brillante papel que desempeñaron durante los vigésimos segundos Juegos Centroamericanos y del Caribe Veracruz 2014.

Importante justa deportiva regional, en donde pusieron en alto el nombre de México, y del ejército y fuerza aérea nacionales.

Ustedes son claro ejemplo de que nuestro país cuenta con ciudadanos que no se dejan intimidar ante cualquier obstáculo, que saben llevar el esfuerzo al límite y que tienen temple para encarar las adversidades.

Características que les reconocemos ampliamente y que se pusieron de manifiesto al lograr 33 medallas durante los citados juegos.

Por todo ello, nos unimos al reconocimiento nacional y especialmente al de nuestro comandante supremo, ciudadano Enrique Peña Nieto, Presidente de la República, quien por mi conducto les envía a todos un cordial saludo y efusiva felicitación.

Desde aquí felicitamos también a Paola Longoria, que recibió el Premio Nacional del Mérito Deportivo 2014, y que al estar cumpliendo compromisos deportivos ─al igual que muchos otros destacados atletas─ no le es posible estar aquí con nosotros.

Jóvenes, continúen preparándose como hasta ahora lo han hecho, propónganse metas cada vez más altas, sigan perseverando en los objetivos que se han trazado en bien del deporte.

Pongan su mira en los próximos juegos panamericanos de Toronto 2015, y en los juegos olímpicos de Rio de Janeiro 2016; nosotros haremos nuestro mejor esfuerzo por apoyarlos.

¡Su ejemplo nos motiva a seguir contribuyendo a lograr un México más próspero, más incluyente y más seguro!

Reitero mi agradecimiento a los licenciados mena campos y padilla becerra, por todos los apoyos proporcionados a nuestros atletas militares, por distinguirnos con su presencia y por sus mensajes expresados.

Por último agradezco su disposición para asistir a este desayuno en su honor y aprovecho la ocasión para desearles felices fiestas decembrinas en compañía de sus apreciables familias y que el 2015, les traiga nuevos triunfos, más éxito, salud, bienestar y felicidad.

¡Enhorabuena!

Muchas gracias.