Ciudadano Enrique Peña Nieto, Presidente de la República y Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas.

Distinguidos integrantes del gabinete e invitados especiales.

Almirante Vidal Francisco Soberón Sanz, Secretario de Marina.

Señores almirantes y generales.

Capitanes y jefes, oficiales, tropa y marinería.

Muy buenos días:

El marco de esta emblemática plaza de la lealtad es escenario idóneo para honrar a los marinos y soldados caídos en el cumplimiento de su deber.

Nos recuerda que la lealtad, es imprescindible en la vocación militar y que junto con el honor, constituyen los preceptos más importantes que rigen y recompensan nuestro diario quehacer castrense.

Nuestra patria se encuentra en momentos de transformación y desarrollo, oportunidades que implican afrontar grandes retos, varios ya se atienden a través de reformas sustantivas en diferentes áreas de la vida nacional y otros más, se harán frente en el futuro inmediato con el empeño e interés de todos los mexicanos.

Mediante su participación decidida para contribuir a reducir la violencia en el país, las fuerzas armadas coordinadas y hermanadas, en apoyo de la seguridad pública y en estrecha coordinación y colaboración con la policía federal, se suman al esfuerzo gubernamental para encarar estos desafíos.

Así, el Instituto Armado cumple cabalmente la instrucción de nuestro comandante supremo para lograr un México en paz, acción determinante que converge con la voluntad nacional y el compromiso de las demás instancias del estado para llevar a México a su máximo potencial.
En este contexto, sabemos y sentimos que la sociedad mexicana toda, deposita altas expectativas en sus fuerzas armadas.

Por ello:

Adecuamos constantemente nuestros sistemas educativos y de adiestramiento, así como nuestros procedimientos de actuación, lo que garantiza que las misiones y tareas que nos asigna la ley, se realicen al nivel que demanda la vida democrática nacional.

Nos modernizamos en aspectos torales como: la política de defensa, la actualización del plan militar de defensa nacional conjunto, reajuste del despliegue militar, la renovación de nuestra doctrina, la generación y optimización de sistemas, activos e infraestructura entre otros.

El ejército, la armada y la fuerza aérea, avanzan con guía y rumbo claros, impulsados y motivados para continuar siendo factor de estabilidad nacional, convencidos que no debe haber obstáculos que afecten la tranquilidad, la seguridad y el desarrollo de la población.

En esta misión se han destacado por su alto desempeño, celo y esmero, 9 corporaciones del ejército, 9 de la armada y 5 de la fuerza aérea, que hoy son reconocidas con mención honorífica por el gobierno de la república.

Nos distingue y motiva la presencia del comandante supremo de las fuerzas armadas, su asistencia es acción de mando y liderazgo, que imprime timbre de honor y enaltece la labor castrense.

Señor presidente:

¡Las tropas aquí representadas le han cumplido a México!….. Han cumplido con eficiencia, con legalidad y con irrestricto respeto a los derechos humanos, enfrentando las diferentes manifestaciones de la delincuencia.

Su empeño fortalece la confianza que la ciudadanía deposita en sus fuerzas armadas y honra la memoria de los compañeros de armas que han ofrendado su vida por un México mejor.

Compañeros de armas integrantes de las unidades que hoy se reconocen:

Les expreso mi satisfacción y orgullo por su lealtad, honor y compromiso, reflejo del esfuerzo y ahínco con el que ustedes y las tropas a su mando han puesto en alto el buen nombre de sus corporaciones.

¡Mantengamos firme la guardia!... Por el bien de los mexicanos… por el bien de México.

¡Continúen comportándose con probidad!, tanto en su vida privada como en todos los actos del servicio, ¡con fibra, tesón e iniciativa!, distintivos que les permitieron alcanzar tan sobresaliente logro.

Enhorabuena y felicidades por su significativa entrega.

Muchas gracias.